DINERO INESPERADO: Premios y liquidaciones

¡PREMIO MAYOR!

Alberto, 35 años

Dinero inesperado: ‘El Gordo’ (es decir, $50 millones de pesos)

GInesperadas7Un mes compraba billete de lotería, dos no. Cuatro meses permanecía en un trabajo, un año y medio en otro. Sí: Alberto era un hombre irregular. ¿Con suerte para los juegos y sorteos? Digamos que lo normal: lo mismo se sacaba una cafetera que un blu-ray en la rifa navideña del trabajo, pero nunca se llevaba ‘los grandes’: un viaje a Nueva York, una pantalla LCD de 50 pulgadas.

Ese diciembre, después de recibir su aguinaldo, compró toda una serie de la Lotería Nacional para el sorteo del día 25. “¡Premio mayor, premio mayor!”, dijo el niño gritón en el inmueble art-decó de Paseo de la Reforma. Se recitó un número. ¡Bingo! Alberto era millonario.

Tras la inesperada llegada de $50 millones de pesos (mdp), Alberto decidió renunciar a su trabajo de tiempo completo y dedicarse a las actividades que siempre soñó.

¿Qué hacer?

Después de la retención de impuestos y otros gastos, Alberto dispone de $40 mdp. Como lo primero es materializar sus deseos a corto plazo, destinó $5 millones a comprar una camioneta ($800 mil pesos); realizar un viaje de 30 días por Europa con su hermano y su primo ($1.2 mdp) así como liquidar su departamento de interés social, venderlo y con esos recursos más $3 mdp adquirir uno más confortable.

Por el monto que posee, Alberto sabe que ahora puede dirigirse a la banca privada de un banco o a una casa de bolsa y tener una cartera de inversión altamente diversificada y sofisticada. No solo eso; también puede:

a)    Adquirir una franquicia. Lo mejor para él es elegir la figura de inversionista capitalista: estar ausente pero con un segundo inversionista que realice las funciones de responsable de la unidad. La franquicia puede ser un hotel ($20 mdp), una inversión de largo plazo cuyo retorno de su inversión será en siete u ocho años. Además, así destina recursos a la economía real, donde se generan empleos.

b)    Comprar un bien raíz. Un local nuevo en un centro comercial ($3 mdp) le asegura un ingreso mensual para hacer frente a sus gastos corrientes mensuales. Lo ideal es tener un administrador.

c)    Inversión en capital humano. Perfeccionar su inglés en el extranjero por un año y realizar una especialización son propósitos a los que destinará $2 mdp. Mientras va disponiendo de estos recursos puede invertirlos en un fondo de deuda de corto plazo.

Inversiones financieras. Antes de pegarle a ‘El Gordo’, Alberto tenía fondos de inversión: le gustaba la renta variable (acciones), pues poseía clara la visión de largo plazo y conocía los riesgos. Sabía de la existencia de otros productos más sofisticados, pero no estaban a su alcance.

GInesperadas5

Hoy su inversión en instrumentos financieros quedaría así:

  • 50% ($5 mpd) en acciones en directo. Desde la banca patrimonial o privada de un banco o una casa de bolsa integrará un portafolio de entre tres y siete acciones (todas por montos iguales, para llevar su seguimiento). Lo ideal son seis: tres nacionales y tres mundiales.
  • 20% ($2 mdp) en instrumentos de deuda AA o A con un horizonte de largo y mediano plazos, para diversificar.
  • 20% ($2 mdp) en monedas (dólar y euro). Por los viajes que realizará, para perfeccionar su inglés (EU, Canadá) y su paseo por Europa.
  • 10% ($1 mdp) para familiarizarse en la inversión en commodities en metales como oro, plata, cobre, aluminio y platino, así como energéticos (gas, petróleo), donde puede obtener rendimientos atractivos o abrumadoras pérdidas. También puede hacerlo con el dólar, ya que los derivados utilizados como cobertura son poderosos desde el punto de vista de la administración de riesgos. De hecho, puede funcionar como un seguro en el precio de la divisa, en especial si planea un viaje al extranjero.

******

PUESTO DUPLICADO

José, 45 años

Dinero inesperado: $600 mil pesos (liquidación)

GInesperadas6Hace varios años que José (Pepe, para los amigos) se fue a vivir a Monterrey. Lo hizo motivado por sus amigos de la universidad, quienes le aseguraban que allí todos los negocios eran posibles.

Como realizar sus sueños era una idea imperiosa, un buen día Pepe se subió a un avión con su esposa y su hija de siete años. Llevaba por valija todo lo aprendido, una necesaria dosis de ambición y la voluntad de salir adelante.

Pepe soñaba con poner su propio negocio, pero le faltaban dos requisitos indispensables: dinero y un buen plan. Pensó en pedir fondos al banco, pero comprendió que primero debía saber cómo realizar sus objetivos. Así, pasó varios años trabajando en una firma de alimentos, donde vio cómo funcionaba todo, desde el suministro hasta la materialización.

Este año, el dueño de la empresa decidió vendérsela a otra firma más grande y de mayor valor en el sector. El puesto de Pepe quedó duplicado. La nueva directiva lo liquidó por $600 mil pesos y le dio las gracias por sus servicios.

José se vio de pronto sin trabajo, pero con el capital suficiente para emprender su anhelado negocio.

¿Qué hacer?

El primer paso es poner todo por escrito en un plan de negocio. Aunque no es un requisito imprescindible, sí incrementa las posibilidades de éxito. ¿Qué debe contener? Toda la información del negocio de manera clara y sucinta, con rubros como objetivos, mercado meta, potencial de crecimiento, competencia, diferenciadores y riesgos, así como posibles soluciones a problemas que pudieran surgir.

Lo que más se le dificulta al emprendedor es ofrecer estimaciones de la rentabilidad esperada y necesidades financieras para arrancar y mantener operando el negocio, hasta que este sea rentable y autosuficiente. Esto incluye elaborar el estado de resultados anual (ingresos, costos y gastos; con ello determina necesidades financieras presentes y futuras) y el flujo de caja mensual de los próximos tres años, el cual ayuda a determinar cuánto dinero se necesita, cuándo se requiere y de dónde se obtendrán los fondos.

El plan de negocio es la llave para conseguir financiamiento o socios capitalistas, pues facilita la negociación con proveedores y provee herramientas para medir el cumplimiento de metas en diferentes plazos. Permite ordenar ideas, estructurarlas y otorgarles un valor económico.

En el caso de Pepe, él dispone de $600 mil pesos derivados de su liquidación. Poner en marcha su negocio le requiere $500 mil pesos, de los cuáles $200 mil va a necesitar como capital de trabajo, es decir, para mantener operando sin problemas de liquidez un año.

Al hacer su business plan, estimó una rentabilidad del 30% de su negocio. Esto significa que hasta el cuarto año será rentable y autosuficiente. Mientras tanto, debe asegurarse de tener $200 mil pesos cada año (lo cual puede cumplir el primer año, pero solo le quedan $100 mil para el segundo y nada para el tercero). Aquí su opción es tener un financiamiento o un aportación de capital de inversionistas que quieran fungir como socios.

Difícil, pero posible

No todos los emprendedores son expertos en el manejo de la contabilidad como Ppep –aunque deben perfilarse para serlo–, así es que probablemente les cueste trabajo elaborar un plan de negocio y evaluar si es viable el proyecto.

Para tener un plan de negocios profesional existen varias instancias a las que puedes acudir. De hecho, ellas te pueden enviar al canal idóneo para recabar recursos financieros. Algunos contactos útiles son:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s