DINERO INESPERADO: Pólizas de seguro y herencias

DESPUÉS DEL LUTO, ¿QUÉ?

Silvia, 20 años

Dinero inesperado: $1 millón de dólares (póliza de seguro)

GInesperadas1Nunca se pudo despedir de ellos. La última vez que Silvia habló con sus padres, fue para pedirles permiso de llegar de madrugada a casa. No hubo tiempo para enviarse besos ni decirles “los quiero”. Nada. Solo un acuerdo –que nunca se cumplió– para desayunar el domingo.

Sandra tenía 20 años cuando sus padres, ambos profesionistas, fallecieron en un accidente automovilístico. Hija única, estudiaba diseño gráfico en una universidad privada. En cierta ocasión su madre le habló sobre un seguro de vida que había contratado. “¡Ay mamá! ¡Por qué dices eso? Si vamos a estar mucho tiempo juntos”. Se equivocó.

Ahora, después del velorio, Silvia ya sabía –al menos en la parte económica– por donde empezar.

¿Qué hacer?

Ya que la joven carece de experiencia y tiempo en el manejo de dinero, la recomendación es que concentre su capital en las opciones que ofrece el sistema financiero y que obtenga asesoría de un promotor en inversiones.

El primer acercamiento puede ser con el banco emisor de su tarjeta de crédito o de débito. Por su inexperiencia asumirá una posición moderada, pero con expectativas de rendimiento en el largo plazo.

El millón de dólares ($12.95 millones de pesos, al tipo de cambio actual) le permite integrarse al segmento de banca patrimonial o banca privada, así como a una casa de bolsa. Ello dependerá de los montos que solicite cada institución. Por fortuna, en estas opciones existe asesoría personalizada.

Es vital que se cerciore de que la institución elegida esté supervisada por las autoridades del sistema financiero mexicano. La página web www.condusef.gob.mx tiene el Sistema del Registro de Prestadores de Servicios Financieros (SIPRES), el cual contiene información de todas las instituciones autorizadas.

Tanto los diferentes segmentos de la banca como las casas de bolsa ofrecen una amplia gama de productos en mercado de dinero (bonos), capitales (acciones nacionales e internacionales), y metales con diversos horizontes de inversión, permitiéndole a Silvia balancear la relación riesgo/rendimiento, y diversificar su portafolio.

GInesperadas3

Su juventud es una ventaja para realizar inversiones con un horizonte de largo plazo. Las acciones ofrecen atractivos rendimientos, superiores a otros instrumentos financieros. Por ello, puede destinar el 70% ($9.07 mdp) de su capital en acciones patrimoniales, más de tres y menos de siete: dos de empresas extranjeras y cuatro nacionales; todas con montos similares. Ese margen en el número de títulos es recomendable para que la joven pueda dar seguimiento a cada emisora. Y aunque dependerá de la habilidad y experiencia del promotor, es fundamental que Silvia también se informe del comportamiento de su cartera de inversión, que conozca su estado de cuenta y las características y riesgos de los productos donde invierte. Con el restante 30% ($3.88 mdp) puede adquirir títulos de deuda, distribuidos como sigue:

  • 70% ($2.71 mdp) en bonos de largo plazo (tres años), con grado de inversión AAA. En mayor porcentaje emitidos por el Gobierno Federal y en menor medida por instituciones privadas.
  • 25% ($971,250 pesos) en bonos de mediano plazo (un año), con calificación AAA. Allí estará invertida su colegiatura anual. Para reducir el riesgo, puede ser papel emitido por el Gobierno.
  • 5% ($194,250 pesos) en fondos de inversión de corto plazo (menos de un año), AAA, tratándose de papel que emite el Gobierno Federal y con liquidez diaria para cubrir sus gastos corrientes, como manutención y seguros de gastos médicos mayores, auto y vivienda. Esta cultura de planeación fue una de las mejores herencias de sus padres.

******

LA CASA DE LA ABUELA

Cecilia, 30 años

Dinero inesperado: $2.5 millones de pesos (herencia)

GInesperadas2De pequeña corrió sin parar alrededor de la higuera, se ocultó detrás del pesado cortinaje al jugar escondidillas y comió en ese largo y pesado comedor de caoba. Ahora todo eso no son más que recuerdos… y una herencia.

Durante muchos años, Cecilia fue la única nieta que siguió visitando a su abuela. En agradecimiento, la matriarca familiar le dejó en su testamento aquella casa (que se veía mucho más grande cuando era niña, recuerda) en la zona de Satélite, al norte de la Ciudad de México.

Cecilia abre el cerrojo del portón de la casa, recién cambiado. El abogado de su abuela le recomendó que lo hiciera para evitar que la familia se siguiera llevando “recuerdos”: fotos, ropa, una que otra figurilla de Lladró, una que otra joya, el antiguo reloj de la sala. Al entrar a la casa, Cecilia es invadida por imágenes de su infancia, pero también por dudas. Ella está recién casada y junto con su esposo está pagando el crédito de su hogar, al sur de la Ciudad de México. La pareja baraja varias opciones.

¿Qué hacer?

a)    Mudarse: descartado. ¡La casa es muy grande para ellos! Además, la ubicación para trasladarse a sus trabajos no les favorece y los costos de reparación, así como de mantenimiento, superan sus presupuestos personales, pues el inmueble no gozó de un mantenimiento recurrente. Finalmente, su plan financiero de vida matrimonial no incluye un gasto de tal magnitud.

b)    Rentarla para oficinas: descartado. Aunque por su tamaño y ubicación la casa lo permite, la pareja no tiene el tiempo, conocimientos o persona de su absoluta confianza que los ayude con las gestiones necesarias para cambiar el uso del suelo (ni con los recursos para acondicionarla como oficina). Además, se repite el asunto del mantenimiento: ellos tendrían que hacerse responsables de reparar, acondicionar y pagar mes tras mes de los gastos de la casa (jardinería, limpieza, plomería, vigilancia).

c)     Venderla: ¡bingo! Es lo más práctico y conveniente, pues desean liquidar el crédito hipotecario de su vivienda.

Ello les tomará varios meses. Primero es necesario realizar la sucesión testamentaria en todas sus etapas para efectuar la adjudicación del inmueble a la heredera, es decir, reconocer el derecho que Cecilia tiene de gozar de ese bien patrimonial como legítima propietaria. Obviamente debe efectuar el trámite de cambio de propietario, quedando su nombre en el Registro Público de la Propiedad. Una vez legitimada como la nueva propietaria, Cecilia podrá disponer del inmueble para venderlo o rentarlo (pues el procedimiento sería el mismo).

GInesperadas4

¿Cómo invertir?

Tras efectuarse la venta del inmueble, realizar los pagos notariales y otros gastos relacionados, la pareja liquida $1.3 millones de pesos de su actual vivienda. El resto, $1.2 millones, lo destinan a fondos de inversión que divide de la siguiente manera:

  • 50% de los recursos, o sea $600,000 mil pesos los invierten en fondos de inversión de renta variable con una clasificación agresiva. La pareja está consciente de que los recursos se están invirtiendo en un horizonte de inversión de largo plazo.
  • $300 mil pesos los canalizan a un fondo de deuda de largo plazo y los otros $300 mil a uno de mediano plazo, ambos con clasificación AA. Lo hacen con el propósito de que en los siguientes tres o cinco años estos recursos puedan utilizarse para diversos fines, como que Cecilia abra un despacho formal de contabilidad cercano a su hogar. De esta forma, podría dedicar mayor tiempo a los hijos que planea tener, sin que el horario laboral o la distancia al trabajo sean impedimentos.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s