LA CULTURA SÍ ES NEGOCIO

Inversión rentable

LA CULTURA SÍ ES NEGOCIO

Por Jesús Franco

Cuando se habla de cultura en México en materia económica se tiene una idea generalizada: es un sector dormido que no genera ingresos representativos, por lo tanto no es visto como negocio. Sin embargo, los números dicen otra cosa y lo vamos a demostrar.

El desarrollo cultural de nuestra nación, además de proveer bienestar social, tiene una participación importante en el Producto Interno Bruto: en 2008 representó cerca del 7.3%, según el estudio ¿Cuánto vale la cultura en México?, realizado por Ernesto Piedras, economista y director general de la consultora The Competitive Intelligence Unit. Este ha sido uno de los pocos esfuerzos en la última década por entender el valor monetario de la cultura.

El problema, siendo realistas, es que la industria cultural en nuestro país aún está en pañales y necesita esquemas financieros que la lleven a convertirse en un ecosistema rentable que genere ganancias reales. Pamela Escamilla, Art Dealler, interiorista y valuadora de arte dice que en México el mercado es frágil, volátil e influenciable. En él entra en juego poder, deseo, moda, concepto y prestigio, lo que crea una esfera de valores agregados al producto y lo hace una inversión excelente, pero con un riesgo alto.

InvierteCultura1

Suma de esfuerzos

Carlos Acosta es fundador y director de InCultura, una incubadora dirigida a los emprendedores creativos. Aunque la cultura es una de sus pasiones, también es realista y admite que falta mucha información del sector, pero está seguro de que invertir en un artista puede resultar rentable.

Para Carlos, México es una mina de oro en industrias culturales. En primer lugar, porque es un país con una gran producción artística. Segundo, porque poco a poco comienza a transformarse en un sector profesional, que no solo apela a lo estético, sino también a los pesos y centavos. Sin embargo, está consciente de que en nuestro país aún adolecemos de un modelo que conciba a la cultura como una industria productiva.

En 2012, InCultura construyó un instrumento tipo crowdfunding. Esto es una actividad a través de la cual una persona u organización de cualquier tipo solicita a usuarios de internet una aportación de dinero para la realización de un proyecto, aportación por la que recibirá a cambio algún tipo de contraprestación, ya sea económica, material o de reconocimiento social.

A través de este sistema de recaudación, la incubadora buscó darle un primer impulso a los proyectos creativos pero al no tener los resultados que esperaban, se pensó en un método distinto de trabajo.

Así, lograron crear el primer Encuentro de la Industria Creativa, que es una red donde se busca fomentar y generar recursos para las industrias culturales. Aquí convergen la sociedad civil, la iniciativa privada y el gobierno, con el objetivo de generar recursos en común. El objetivo de este proyecto es crear una plataforma integral para el desarrollo económico y sustentable de la industria cultural en México.

InvierteCultura3

Planeación estratégica

No conformes con los primeros intentos, al momento de pensar en el binomio arte-dinero, InCultura desarrolló un programa para sustentar los modelos de negocios, ya que uno de los principales problemas de este tipo de empresas, según Acosta, es que no han logrado profesionalizarse ni visualizar el potencial económico de sus creaciones artísticas.

Este programa llamado Espacio Nodo busca crear una relación entre empresarios expertos del sector y personas que están dispuestas a invertir y fungir como mentores. Es aquí donde el inversionista tiene la posibilidad de evaluar las diferentes oportunidades de negocio que ofrece la incubadora. “La idea es hacer cada dos meses presentaciones de nuevos proyectos para crear sinergia”, comenta Carlos Acosta.

Resultados tangibles

Al primer Nodo se integraron nuevos agentes, es decir, personas o empresas ajenas a lo estrictamente cultural. Por ejemplo, se invitó a Nacional Financiera para vincular algunos fondos de inversión. También se adhirió la Secretaría de Economía para dar a conocer el programa y definir la situación de la industria cultural en el país.

Asimismo, la Comisión de Cultura y Cinematográfica de la Cámara de Diputados, y la de Cultura de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal se sumaron a esta iniciativa para gestionar recursos gubernamentales.

Durante esta primera reunión se acordó la creación de una agenda de fomento en la que se proponen tres cosas:

  • La creación y consolidación de un fondo de inversión dirigido a la creación de proyectos culturales rentables.
  • La constitución de un observatorio de economía creativa y de derechos culturales.
  • La incorporación de agentes estratégicos e inversionistas para inyectar recursos al fondo.

InvierteCultura2

Caso de éxito: Foro Shakespeare

Hacer teatro independiente en México puede significar para muchos un fracaso anticipado. Sin embargo, para las más de 30 personas que forman parte del Foro Shakespeare representa una forma de vida.

Pero pagar la renta de un par de casas en la colonia Condesa, una de las zonas más exclusivas del Distrito Federal, ha sido la gran preocupación para los que forman parte del foro. Ante este panorama y la negativa de hacer usos de subvención pública, los directivos de este espacio decidieron buscar inversionistas para poder crecer.

¿Por qué es un buen negocio?

El giro comercial del foro está compuesto por un teatro comercial, una librería, una editorial llamada Zamora 7, talleres de teatro conocidos como Dramalab y una cafetería. Además su ubicación es inmejorable: están a un costado del metro Chapultepec, uno de los más transitados en el Distrito Federal. Tan sólo el teatro, con un aforo de 250 personas, puede generar utilidades de entre $15 y $30 mil pesos por función. El teatro ofrece un espectáculo diario, excepto los miércoles.

La facturación mensual de esta empresa cultural equivale al precio de un auto de lujo o un departamento pequeño, lo que demuestra que la inversión a largo plazo que pudiera hacerse tendría buenos dividendos.

Experiencia de inversión

José Carlos Balaguer, uno de los directivos del Foro Shakespeare, define este proyecto como una inversión con impacto social, ya que ayuda a que los valores y la cultura prevalezcan en la sociedad mexicana, y gracias a esto han logrado estar vigentes durante 30 años, tiempo que les ha permitido convertirse en una empresa confiable y que puede entregar buenas utilidades. Asegura que el inversionista –del que nos pidió confidencialidad– que está dispuesto a entrar al proyecto, les permitirá comprar ambas casas y así rediseñar el espacio para hacerlo aún más atractivo.

Otra de las modalidades de inversión que ellos proponen es la búsqueda de patrocinadores para la cafetería, que es una parte esencial de su negocio.

Según datos del foro, aproximadamente 1,500 personas pasan por ahí diariamente en busca de algún espectáculo o simplemente para tomar un café, generando ganancias de nueve ceros que desmienten la idea de que la cultura no es un negocio rentable.

Con la ayuda de InCultura, el Foro Shakespeare ha logrado entender que la profesionalización del negocio es lo que le permitirá mantener un esquema financiero sano y le dará confianza a los inversionistas al momento de pensar en ellos como el lugar indicado para multiplicar su dinero.

Los números no mienten

  • Para la Secretaría de Economía, las actividades culturales se dispersan en 3 categorías: servicio, comercio y, en menor medida, industria.
  • De las 699 registradas mediante el instrumento Contacto Pyme, 47 son vinculadas a lo cultural. Este panorama nos recuerda la urgencia de profesionalizar este tipo de empresas y darles el valor que tienen.

El alcance de la industria

Según criterios de la UNESCO, la industria cultural incluye medios impresos y audiovisuales, producciones editoriales y cinematográficas, programas de radio, televisión, diseño y producción artesanal, producción de espectáculos de artes escénicas, producción y comercialización de obra plástica, visual y fonográfica, manufactura y comercialización de instrumentos musicales y materiales artísticos.

Mecenazgo del siglo XXI

El mecenazgo se enmarca dentro del concepto de filantropía empresarial y se dirige fundamentalmente al terreno de la cultura y del arte; además genera conciencia cívica y ayuda a las empresas a generar empatía con el mercado local.

Anuncios

Un pensamiento en “LA CULTURA SÍ ES NEGOCIO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s