CATANDO UNA PASIÓN

CATANDO UNA PASIÓN

Por María Josefa Cañal / Fotos: Sofía Felguérez

Iniciar una buena colección de vinos puede brindarte grandes satisfacciones. Te decimos cómo hacerlo y triunfar en el intento.

Iniciar una buena colección de vinos puede brindarte grandes satisfacciones. Te decimos cómo hacerlo y triunfar en el intento.

Los amantes del vino son cada vez más numerosos en nuestro país (como dato: su consumo pasó de 350 a 600 ml. en última década). No puede decirse lo mismo de los escasos coleccionistas, que guardan sus valiosas cavas en secreto –a pesar de lo cual ha trascendido que el empresario Carlos Hank Rhon atesora un buen número de botellas del cotizadísimo Château Pétrus, marca por la que siente una especial predilección.

Aunque no es una inversión redituable como la Bolsa, iniciar una buena colección de caldos puede convertirse en un hobby que brinda muchas satisfacciones y, para los más osados que pueden esperar a tiempos mejores, en una importante fuente de ingresos.

El vino, para beber

“Aquel que compra vinos caros y los guarda para enseñárselos a sus amigos es un esnobista, no un conocedor”, apunta el enólogo Jesús Díez. “Todos los vinos son para beber, no para coleccionarlos. Un principio básico de una cava es que tenga movimiento, si no, en unos pocos años, los vinos van a empezar a morir. A diferencia de los destilados, su ciclo de vida es corto”, añade, e indica que los amantes del vino, quienes lo consumen todos los días, acaban por convertirse en eruditos y, muchas veces, en especialistas en ciertas regiones. Por eso recomienda que quien desee formar una cava de cierto nivel, debe aprender de vinos o buscar a un experto que lo asesore.

Crear una cava

Vinos2Dueño de Vinicultura, una escuela de vino, Díez cuenta cómo un amigo suyo “empezó probando vinos, viajó para conocer distintas regiones e inició una cavita para sus cuates. Después de muchos años, es uno de los mayores expertos en vino de México, gran conocedor de vinos de Burdeos y Borgoña, y poseedor de una cava de más de 3,500 botellas, cuyo precio oscila entre $500 y $3 mil pesos”.

Si te encuentras entre los no iniciados que desean, pian pianito, formar una colección de vinos, el enólogo menciona cuatro aspectos que debes tomar en cuenta:

  • Define el nivel de precios de los vinos que vas a comprar. Si quieres acceder a vinos de más de $ 500 pesos, requieres de una inversión importante. Cuando hablamos de vinos caros, la gente suele ir a buscarlos a otro país o acude a la bodega y compra una remesa. Si eres un simple mortal, quizá puedes encontrarlos en las tiendas especializadas.
  • Adquiere un armario climatizado. Debe reunir las condiciones idóneas para almacenar 40, 60 o 180 botellas, según tus necesidades.
  • Empieza a probar distintos vinos. Adquiere unas cuantas botellas de aquellos que te gusten. Vale la pena tener una variedad de caldos para beberlos con diferentes comidas. Procura reunir blancos, tintos, espumosos o rosados, procedentes de diferentes regiones.
  • Asesórate de especialistas. No pierdas de vista que lo más importante de este bonito hobby es que generes un buen conocimiento del vino, a fin de que puedas gozar con su elección y consumo.

Levanta la paleta y… compra

Vinos3Las subastas son otra forma de adquirir añadas de escasa circulación en el mercado. Cualquier persona puede asistir a una subasta de vinos, donde existen excelentes oportunidades de compra, a partir de un catálogo que especifica características como el año de la cosecha, la cápsula, el nivel de llenado y el estado en que se encuentra la etiqueta.

“Es importante saber del tema porque nuestros precios son la mitad, de la mitad, de la mitad de lo que valen los vinos en una subasta de Lehmann, en Nueva York,  donde otorgan al comprador la garantía de que el vino está bien cuidado, mientras que aquí no lo hacemos. Por esto mismo, no rompemos precios en el vino, ni tenemos récords mundiales”, apunta Luis López Morton, director general de Morton Casa de Subastas.

Negocio a largo plazo

Una última modalidad es la guarda de vino para hacer negocio, a través de fondos de inversión especializados que se encargan de comprar las botellas a nombre de sus clientes y las conservan en sus propias cavas, hasta que el precio sube y llega el momento o la oportunidad de venderlo.

Para quien cuenta con un capital importante, “existen expertos -como los comerciants, en Francia- que acuden a una compañía vinícola a probar un vino joven, con poco tiempo en barrica”, explica Díez. Si les gusta, lo compran para sus clientes, aunque el vino permanece en las bodegas hasta la fecha de entrega, unos años después. Puede ocurrir que un caldo por el cual se pagó $500 pesos, con el tiempo llegue a valer $20 mil. “Así, el vino se convierte en un futuro muy importante. Con suerte, incluso más redituable que los metales preciosos”, remata Diez.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s