EL EFECTO BERNANKE

¿Cómo nos pega?

EL EFECTO BERNAKE

Por Eduardo Ávila*

Ante el posible cambio en política monetaria de Estados Unidos, anunciado por el titular de la Reserva Federal (Fed), Ben Bernanke, pareciera que el mercado financiero mexicano ya no será tan atractivo. Sin embargo, estas declaraciones, más que restar interés hacia los países emergentes, generará que los inversionistas seleccionen mejor dónde invertir. Bajo esta óptica, México seguirá siendo destino de inversiones extranjeras.

¿Abandono de laxitud?

Cada mes, la Fed compra $40 mil millones de dólares en bonos hipotecarios y $45 mil millones en bonos del Tesoro. En su comparecencia ante el Congreso, en mayo pasado, Bernanke abrió la puerta a una reducción en el programa de compra de bonos. Ese mismo día, se publicaron las minutas de la reunión de marzo del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC por sus siglas en inglés). Se menciona en esta que en junio el FOMC evaluaría cambios en dicho programa. Finalmente, en la reunión del 19 de ese mes, Bernanke dio a conocer la intención del comité de reducir la compra de bonos hacia finales de 2013 y terminarla a mediados de 2014.

Motivaciones

Al analizar con detalle la economía de EU, no hay elementos contundentes que muestren una mejora. Por el contrario, existen preocupaciones en torno al ciclo de inventarios negativo, manufacturas en contracción, empleo moderado, gasto débil, etcétera. Lo anterior resta justificación para iniciar un retiro de estímulos. Sin embargo, la motivación de Bernanke fue la de mover expectativas; darle a los inversionistas un aviso claro: no se acostumbren a tomar demasiados riesgos. Al final, Bernanke trató de ordenar el mercado, acotar la posibilidad de burbujas y limitar la toma excesiva de riesgos.

Reacciones

La respuesta de los mercados financieros fue clara: se registraron ventas importantes. El 21 de junio, ante la publicación del comunicado del FOMC y las declaraciones de Bernanke, los mercados de deuda y acciones en EU experimentaron pérdidas significativas. La tasa del Bono a 10 años norteamericano pasó durante la sesión de +2.16% a +2.36%, mientras que el mercado accionario (Dow Jones) operó de los 15,322 a los 15,112 puntos (-1.4%).

Las reacciones en los emergentes también fueron relevantes. En México, el IPC cerró con una pérdida de -1.0% en la misma jornada, en tanto que el M24 (bono de referencia) aumentó de +5.37% a +5.72% (+35pb / -2.6% en precio). Finalmente, el peso frente al dólar reflejó la salida de extranjeros del mercado mexicano, pasando de $12.82 pesos por dólar a $13.25.

Declaraciones

Previo a los comentarios del titular de la Fed, el mercado mexicano presentaba un buen panorama. Las tasas de los bonos habían alcanzado mínimos históricos, y la moneda llegó a cotizar por debajo de los $12 pesos por dólar.

La demanda de activos financieros mexicanos se explicaba por dos factores:

  1. Un favorable panorama para México en materia de cambios estructurales. La entrada de inversión extranjera (de cartera y directa) era resultado del optimismo ante cambios que elevan el PIB potencial y disminuyen el riesgo.
  2. La enorme liquidez a nivel mundial. Es precisamente este punto en el que el panorama ha cambiado. 

¿Menos atractivo?

Anterior a la posibilidad de un cambio en la política monetaria, las mediciones de riesgo en el mercado accionario y de deuda (VIX y MOVE, respectivamente) en EU se encontraban en mínimos históricos. Lo anterior indicaba el grado de confianza o baja incertidumbre que prevalecía. Esta situación podía llevar a distorsiones potenciales en los mercados. Con el cambio en la perspectiva, los niveles de riesgo aumentaron, tanto para el mercado accionario como para el de deuda (más de 60% desde sus mínimos). Lo anterior tendrá como consecuencia un reordenamiento de las carteras a nivel internacional, afectando principalmente a los mercados emergentes. Significa que los inversionistas seguirán invirtiendo en mercados como México, Brasil, India o Rusia, pero de manera más cauta y en algunos casos de forma más moderada.

Beneficio para México

El gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, ha mencionado que uno de sus principales temores era la generación de burbujas en mercados emergentes. Implicaba un elemento de riesgo para el mercado mexicano, considerando la enorme cantidad de inversión extranjera en Cetes y Bonos. Con el reordenamiento provocado por las declaraciones de Bernanke, se puede considerar que el riesgo a la generación de burbujas disminuyó.

Riesgo

Después de analizar la economía estadounidense y el curso de su política monetaria, es posible valorar que el FOMC está sobreestimando el posible curso económico del país y subestimando el tema de la desinflación. En el mediano plazo, es probable que el tema de mayores estímulos tome intensidad, en caso de presentarse un mayor deterioro en la inflación y ralentización en la generación del empleo. De concretarse lo anterior, los esfuerzos de Bernanke por reposicionar el riesgo en la toma de decisiones de los inversionistas se habrán diluido.

Las ganancias en el mercado financiero mexicano se explicaban por la enorme laxitud monetaria a nivel internacional y lo buenos fundamentales de la economía nacional. Con el anuncio de Bernanke, los inversionistas tendrán que posicionar sus activos de forma más educada, razonada y analizada. Considerando el potencial de nuestra economía, ante los cambios estructurales que se esperan, seguiremos siendo destino de inversión extranjera, pero bajo un mejor criterio.

* Eduardo Ávila es subdirector de análisis de Monex. Correo: eavila@monex.com.mx
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s