CINCO ACCIONES TELEFÓNICAS

Tecnología ganadora

CINCO ACCIONES TELEFÓNICAS

Por Clem Chambers / Traducción Genaro Grajeda

En el centro de Londres, cerca de los sitios históricos más emblemáticos de la ciudad -como la Catedral de Saint Paul, el Banco de Inglaterra y el Globe Theatre de Shakespeare- encuentras una cuadra de oficinas extremadamente moderna, con flujo constante de tráfico y peatones, tal como la imaginas en uno de los centros financieros más grandes del mundo. Desde allí, Guglielmo Marconi realizó la primera transmisión pública de señales inalámbricas.

El impacto que las comunicaciones inalámbricas y la tecnología telefónica ha tenido es incuantificable. Ha conectado esta y todas las esquinas del planeta. A través del internet, continua transformando los negocios y los mercados. Por ello, hoy nos parece imposible que alguna vez hayamos operado y comerciado sin red.

Quien ocupa en la actualidad las oficinas donde ocurrió la histórica primera transmisión de Marconi es, apropiadamente, el cuartel general de una de las mayores compañías de telecomunicaciones del orbe: Grupo BT. Paso por allí cada mañana; al momento de escribir este texto sobre telefónicas, sabía que sería uno de los finalistas.

Así como con mis otras selecciones, hay razones válidas y no sentimentales, pero una fuerte historia es excelente justificación para elegir una emisora. Si una empresa demuestra capacidad para sobrevivir varias décadas en un mundo tan cambiante, y defenderse de sus competidores, es buen augurio para su futuro.

No significa que los inversionistas se relajen cuando ponen la mira en empresas establecidas. En los últimos años hasta los gigantes de Wall Street han caído y desaparecido. Hoy día, Estados Unidos es apoyado por China, su supuesto enemigo económico. Incluso Japón, una de las naciones más tecnológicas, ha sufrido décadas de lento crecimiento.

Los inversionistas que sigan otra de mis selecciones de este mes: SoftBank de Japón, necesitan conocer la situación actual de la nación asiática. He hablado de un renacimiento económico desde hace varios meses, antes de que Shinzo Abe fuera electo Primer Ministro. Creo que este mercado de valores se dirige a los 16 mil  puntos como primera parada en un crecimiento multianual. Al momento de escribir este texto, el índice Nikkei se encontraba en 15 mil.

Si algo puede detener el progreso vertical del mercado nipón, al menos por un tiempo,es la deuda pública: los Bonos del Gobierno (JBC, Japanese Government Bonds).

Los rendimientos de los bonos JGB se han disparado, al menos para los estándares japoneses. En las primeras etapas de la nueva flexibilización cuantitativa las tasas de interés se desvanecieron. Ahora reaparecieron y se están acercando rápidamente a 1%. Esto es aterrador. El Gobierno, que tiene deudas titánicas, no puede darse el lujo de pagar altas tasas, por lo menos no a largo plazo. Este no es un problema tan grave como para forzar una corrección, pero los bancos tienen una buena parte de sus activos en deuda pública. Altas tasas de interés podrían golpear duro el capital activo de esos bancos.

BT Group (LSE: BT.A)

Es la compañía de telecomunicaciones más vieja del planeta. Su historia comienza en 1846. Su capacidad de resistencia queda demostrada:

  • Por haber evolucionado de empresa privada a industria nacionalizada.
  • Debido a los cambios tecnológicos se ha convertido en uno de los principales proveedores de internet y entretenimiento de Reino Unido.

Esto no significa que BT sea inmune a los problemas. Las últimas cincuenta y dos semanas el precio de su acción ha fluctuado en un rango de £197.4 a £324 libras esterlinas. Afortunadamente la tendencia es alcista. Es importante para los inversionistas definir si esta tendencia es una burbuja o se trata de crecimiento sustentable a largo plazo, antes de su próximo anuncio de ganancias, teniendo en cuenta que su crecimiento de dividendos a 5 años ha caído -10.79%. Apostar contra BT a largo plazo puede ser un error, pero en un sector tan movido, debe demostrar la innovación que los inversionistas quieren ver.

AT&T (NYSE: T)

Casi tan monolítico y simbólico es el proveedor de telefonía móvil y fija dominante en Estados Unidos. Sostener esta posición en la economía más grande del mundo tiene muchos beneficios, uno de ellos es generar ingresos por $127.434 mil millones de dólares.

Podemos rastrear las raíces de AT&T hasta el inventor de la tecnología telefónica, Alexander Graham Bell, convirtiéndose en un pedigree de primera clase para los inversionistas. Mas, con un cuarto de millón de empleados, muchos se preguntarán si la compañía es lo suficientemente ágil para tener éxito en un sector cada vez más competitivo. El precio de las acciones ha tenido un año difícil, con fuertes subidas y caídas. Sin embargo, se trata de una empresa que cotiza a $39 dólares por acción en el NYSE (New York Stock Exchange), con crecimiento de 15.38% de ganancias anuales, y un P/E estimado en 2013 de 14.6963.

SoftBank  (TYO: 9984)

A diferencia de la energía, la utilidad de las telecomunicaciones se ha mantenido en gran medida dentro de fronteras nacionales. Esto permite acuerdos exclusivos entre empresas multinacionales. SoftBank sería reconocida como una compañía tipo BT y AT&T para un mercado domestico, de no ser porque su historia la convierte en un prospecto diferente para los inversionistas: es el vendedor exclusivo del iPhone, y recientemente compró 70% de la empresa de telecomunicaciones estadounidense Sprint, que cotiza en la NYSE.

Generó ingresos de ¥3.202 billones de yenes en 2012. Aumentó su posición en la Bolsa de Tokio por cerca de 4 mil puntos en el último año. Experimentó un crecimiento de dividendos a 5 años de 74.11%. SoftBank será realmente una oportunidad para los inversionistas. Más allá de esto, cuando observas de cerca las figuras, te encuentras un rendimiento de dividendo indicado bruto de solo 0.77%. Muestra que las empresas que parecen la apuesta perfecta deben ser analizadas a detalle. SoftBank se mantiene como una firma que vale la pena investigar y preguntarse: ¿el periodo de 2014 a 2016 traerá el mismo nivel de crecimiento que 2013?

Telstra (ASX: TLS)

Los gobiernos a menudo son incapaces de involucrarse y comprender el funcionamiento de las empresas. Sin duda debe ser la presión de los accionistas lo que ayuda a estas a adquirir forma, y no los políticos (que se habrán ido en 5 años). La firma de comunicaciones australiana Telstra es un excelente ejemplo. En este momento sufre cambios estructurales impuestos por un programa de banda ancha del Gobierno.

Una intrusión de tipo oficial normalmente me hace desconfiar, aunque si sigues el caso de Telstra, observas un crecimiento continuo y una compañía que se encuentra en la parte alta de su rango de 52 semanas. Posee un rendimiento de dividendo indicado bruto de 8.13%, y un crecimiento en ganancias a un año de 49.51%.

La recomendación es que los inversionistas vean de cerca no solo a la empresa, sino al Gobierno. La posibilidad de futuras imposiciones y la inhabilidad de una compañía a actuar libremente son siempre problemas de importancia.

Telkom (JSE: J653)

Después de décadas de restricciones comerciales, tensiones políticas y una sociedad fracturada, la reciente historia de Sudáfrica ha impresionado al mundo en cómo un país puede abrazar el futuro de forma positiva. Lo mismo sucede con el continente Africano en general. Esto convierte a Telkom en una empresa fascinante para investigar a fondo.

Con operación en 38 países, el Gobierno sudafricano es propietario de 38% de Telkom. En un país en desarrollo esto podría ser obstáculo, pero, en una economía emergente, otorga a los inversionistas ciertas garantía de que contarán con apoyo, dado que la empresa desempeña un rol vital en el crecimiento nacional. Existe una presión interna para que el Gobierno ponga fin a su participación en Telkom, así que este es el momento de comenzar a ver en serio el futuro de la firma.

Aunque el precio de la acción se ha reducido 40% comparado con 2012, no olvidemos que los inversionistas enriquecen lentamente y no de golpe. Sería aconsejable, antes de que se recupere, analizar si la acción ha tocado fondo y este es el momento de invertir. Cuando una compañía cae de 2452 a 1134  South African Rand, en el mercado es posible que sea el momento de entrar. Aunque, como siempre digo: “ten cuidado”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s