INVERSIÓN CON LETRAS DE ORO

Instrumentos de escritura

INVERSIÓN CON LETRAS DE ORO

Por Óscar Granados Bartolo

Boligrafo1En 1851 un periodista escribió en el Scientific American: “Lo que todo el mundo quiere es un sustituto del lápiz y de la pluma (aquel viejo y orgánico instrumento cuya punta se empapaba de tinta para escribir)”. Este fue un deseo modesto que se hizo realidad hasta 1938, cuando otro periodista –José Biró, de origen húngaro y nacionalizado argentino– inventó el bolígrafo.

Desde entonces estos instrumentos se han considerado artículos de uso cotidiano. Se producen millones de ellos a diario y ahora los hay de todos los colores, tamaños, formas y precios. Algunos se cotizan por los materiales con los que están elaborados y otros por la mano que los usó.

Las diferencias

Los bolígrafos, al igual que otros objetos de valor como las grandes colecciones de arte, autos de lujo y joyería, han sido artículos cuyo valor ha tomado importancia desde la crisis económica de 2008. A diferencia de otros objetos, como las pinturas o los automóviles, los instrumentos de escritura no ocupan un lugar de gran relevancia entre las inversiones denominadas de “pasión”, porque suelen tener un menor valor que las joyas o monedas, expone la consultoría Passion Investments.

A diferencia de otros objetos como los vinos, relojes y obras de arte que tienen fondos de inversión respaldados por grandes inversionistas, las plumas han sido relegadas a objetos considerados como joyería, por las piedras o materiales con las que se adornan. Por ejemplo, en vino se tiene a los fondos de inversión The Vintage Wine Fund y al AWM Wine Fund. En relojes están Precious Time, mientras que instrumentos musicales se tienen fondos de inversión como Artist Rare Instruments Fund o Fine Vioilins Fund.

Sin embargo, valen

Agustín Sevilla, coleccionador de bolígrafos, explica que estos instrumentos ofrecen al usuario cierto prestigio. “Usar una pluma, es como usar una buena corbata o un buen traje. Te da presencia”, afirma.

Sevilla comenta que colecciona plumas por la misma razón que otros guardan sellos o monedas. “Porque me gusta, porque siento placer al ver el pequeñísimo conjunto que forman, porque disfruto el día de limpieza de mis tesoros, porque disfruto sintiéndolas entre mis dedos. En fin, son mi pasión”, resalta.

Mr. Pen, una consultoría especializada en bolígrafos, afirma que un buen bolígrafo es como un reloj fino. “Tiene que ver con la propiedad, el deseo de poseer un prestigioso instrumento. Además, cuando se escribe para alguien con una pluma fina o se firma una carta con ella es un gran complemento para el lector”, agrega.

La empresa instalada en Inglaterra expone que el dilema para los coleccionistas de plumas es la elección de aquella típica conocida como bolígrafo o aquella cuyo valor estético es mucho mejor: la pluma fuente o estilográfica. De acuerdo con la consultoría, Montblanc, Tibaldi, Parker, Visconti, Waterman, Ancora, Delta y Aurora cuentan con los mejores modelos.

Boligrafo2

Rompiendo récords

Para Passion Investments, las plumas más caras no son aquellas con las mejores tintas, si no las que tienen un diseño innovador y que están elaboradas con diamantes o cualquier otra piedra preciosa. “Estos objetos han significado riqueza; tienen un valor económico y estético que permite su revalorización a lo largo del tiempo”, detalla.

Por ejemplo, en 2010, se subastó en Shanghai una pluma de la marca italiana Tibaldi por cerca de $8 millones de dólares. La pluma tiene el nombre de Fulgor Nocturnus y refleja el antiguo concepto de la Divina proporción o Phi, que es una constante matemática descubierta por los griegos que se refiere a la relación entre las partes de un cuerpo y que podemos encontrar en la naturaleza.

Pero digamos que este es el menor de los detalles. La pluma está fabricada en oro de 18 quilates, cuenta con 945 diamantes negros clavados en la tapa de la pluma y más de 113 en el cuerpo. Además tiene cerca de 130 rubíes rojos. La decoración que se empleó para el diseño de la pluma estilográfica es la misma que se empleaba para los antiguos relojes suizos.

Agustín Sevilla, coleccionador de bolígrafos, asegura que las plumas pueden ser buenos instrumentos de inversión, cuando están elaboradas con piedras preciosas como las mencionadas, pero difícilmente una pluma que se compró por $1,000 o hasta por $2,000 dólares puede generar un rendimiento en el futuro. “Todo depende de la calidad de sus materiales”, agrega.

Otra de las más caras de las que se tienen registro en las casas de subastas es la pluma Aurora Diamante, que ha sido valuada en cerca de $1.5 millones de dólares. Esta tiene más de 30 diamantes y su punta está hecha de oro blanco de 18 quilates.

Sevilla explica que los grandes coleccionistas de bolígrafos o plumas fuente están a la espera de un comprador millonario en las casas de subastas. Si lo que se busca es coleccionar o comprar y después vender más caro, es importante documentarse sobre la pluma que se va a adquirir. Muchas de las piezas tienen certificado de compra y autenticidad de marca, donde se da detalle del año y modelo.

Boligrafo4

Letra de oro

En instrumentos de escritura de alto valor se recomienda que la investigación sea a fondo, porque se conoce poco sobre el mercado. “Las casas de subastas suelen dar toda la información del objeto, porque su prestigio está en juego. Más vale hacer una doble investigación. Sin embargo, debo decir que al final, no es la pluma lo más importante, lo esencial son las ideas y las palabras que con ella se escriben”, concluye el amante de estos instrumentos.

Boligrafo3

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s