QUE NO TE TOMEN EL PELO

Mitos y realidades

QUE NO TE TOMEN EL PELO

Por Dr. Gonzalo Solís

La calvicie es un problema real que tiene que ver más con lo social que con lo médico, pero para todo existen tratamientos. No te dejes llevar por lo que escuches y mejor consulta a un especialista.

La calvicie es un problema real que tiene que ver más con lo social que con lo médico, pero para todo existen tratamientos. No te dejes llevar por lo que escuches y mejor consulta a un especialista.

El pelo ha constituido uno de los pilares básicos de la presentación física de las personas, además de su valor estético, ha estado lleno de mitos desde la antigüedad, y se le ha dado un valor cultural casi comparable al de la sexualidad.

Por ejemplo, se caricaturiza a los hombres de las cavernas jalando por el pelo a su pareja, aunque es posible que en la realidad fuese al revés, o bien que me dicen de las sofisticadas pelucas que usaban los jueces de hace muchos años, cuyo real origen era ocular la calvicie, pues un pelo abundante era símbolo de virilidad.

Es más, Julio César, el antiguo emperador romano, para ocultar su prematura calvicie, usaba una corona de laureles, y esto sin dejar atrás la relación de alta femineidad relacionada con el largo del cabello, y si este está suelto y flota en el aire, es mucho más sexy.

En nuestros tiempos, el cabello se ha vuelto uno de los negocios más lucrativos de la industria de la belleza, que por sí misma es de alcances multimillonarios, ya que se fabrican tintes, enjuagues, tratamientos capilares, aromatizantes, texturizadores y cuanto se les ocurra.

El pelo crece a una taza de 1 a 1.3 cm por mes y cada cabello crece entre 2 y 6 años antes de caer, y al hacerlo es sustituido por uno nuevo, y cuando este proceso falla es cuando se presenta la alopecia o calvicie.

Médicamente se considera a la calvicie como la pérdida progresiva y persistente del pelo. Tiene diferentes causas, formas de presentación y afecta a hombres y mujeres, aunque de diferente manera.

La causa

El 90% de las ocasiones es de tipo hereditario; es decir, los hijos de personas con calvicie tienen hasta un doble de probabilidades de padecerla que quienes tienen parientes con pelo resistente. Además se sabe que afecta mucho más a hombres que a mujeres.

Existen diferentes formas de presentación de la calvicie: la androgénica, característica de los varones, que inicia con la pérdida capilar de la frente hacia atrás, y se va irradiando hasta dejar un rodete capilar periférico.

En el caso de las mujeres, la pérdida es coronal; esto es al centro de la cabeza y se puede ocultar con el resto del cabello, pues ellas casi siempre mantienen los bordes del implante original del pelo.

Pero lo importante no es el diagnóstico, pues para eso basta con mirarse al espejo, sino el tratamiento. Aquí es donde debemos extremar precauciones, pues existen ofertas de lo más extrañas; incluso algunas peligrosas, otras cómicas, grotescas o elegantes, pero ninguna de ellas da resultado.

Tratamientos reales

Desde el punto de vista dermatológico existen dos formas de tratarse: una con un compuesto conocido como minoxidil, que está aprobado por la FDA (Fud and Drugs Administration) de Estados Unidos, agencia muy severa en la autorización de tratamientos médicos. Este medicamento ha demostrado generar cabello nuevo y duradero hasta en 60% de las personas que lo han usado conforme a sus indicaciones.

Vienen en una presentación de loción capilar y debe de usarse regularmente entre una y dos veces al día. Logra el mantenimiento del cabello por tanto tiempo como se prolongue su uso, pero eso sí: en cuanto se suspende, el cabello puede volver a perderse en unas cuantas semanas.

La otra opción es un compuesto llamado finasteride, que se utiliza habitualmente en el tratamiento de una enfermedad prostática, la HPB (Hiperplasia Prostática Benigna); por lo que solo tiene aplicación en varones. Aunque la dosis es 80% menos potente que la usada para la próstata, tiene como efecto secundario la presencia de DSE (Disfunción Sexual Eréctil) en uno de cada cinco usuarios.

Existe una tercera probabilidad: la quirúrgica. Es una técnica ya muy dominada por los especialistas y se trata del implante, pelo por pelo, de cabello que se extrae casi siempre de la zona de la nuca y se implanta, con mucho éxito, en las partes afectadas, y este cabello puede vivir como si hubiera nacido en esta región.

El procedimiento lleva de tres a cuatro horas, casi no genera molestia, difícilmente se infecta o complica, se trasplantan cerca de 4,000 cabellos en una sesión, el resultado es a largo plazo y los costos son variables.

Así que lo primero que hay que hacer es no jalarse los pelos de coraje, no seguir tratamientos “mágicos” ni usar enjuagues o jabones de los que anuncian en la tele, pues son puros engaños.

Sí hay solución y afortunadamente está controlada por una metodología médica. Invierte en su imagen si lo deseas, pero siempre hazlo de forma correcta y segura. Recuerda que la mejor inversión es tu salud.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s