¿QUÉ LE FALTA A MÉXICO?

En términos de progreso

¿QUÉ LE FALTA A MÉXICO?

Por Raymundo Tenorio

La calidad de una nación para ser identificada como desarrollada tiene que ver con varias consideraciones que merecen un escrutinio.

Cuando México ingresó como país miembro a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, en el sexenio del expresidente Carlos Salinas de Gortari, se decía que había entrado al mundo de los ricos. Ni qué decir cuando en el último año de gestión del mismo mandatario, se concretaba el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA, por sus siglas en Inglés). Nuestro país se encontraba entonces, a decir de muchos, en la antesala del gran salto hacia el conglomerado de los desarrollados. Sin embargo, no es cuestión de membresías o acuerdos de carácter comercial; tampoco se adquiere esa calificación por simple simbiosis de vecindad con Estados Unidos y Canadá, dos países ampliamente desarrollados.

El nivel de desarrollo de un Estado puede presentarse y contrastarse con el de otros en función de indicadores cuantitativos y cualitativos. Esto hacen, de manera continua, organismos como las Naciones Unidas y el Banco Mundial.

Los retos

Para revisar y proponer qué falta para tener un país desarrollado –y entender no sólo el carácter evolutivo del desarrollo, sino las precondiciones que otras naciones han recorrido con extraordinarios resultados– hay varias puntos esenciales:

Variables

De ninguna manera esta breve descripción pretende justificar nuestras debilidades y escasez de satisfactores, y menos que esto sea utilizado para rasgarnos las vestiduras y lamentarnos de nuestra condición. Al contrario, son la mejor excusa para retarnos conjuntamente –empresas, gobierno y sociedad– a construir las condiciones que se traduzcan en mejores niveles de bienestar y calidad de vida.

El Índice de Desarrollo Humano (IDH) registra la evolución en la mejora de la calidad de vida de los ciudadanos y es una alternativa a la medición tradicional por indicadores económicos. La esperanza de vida, la educación y el nivel de vida digno son agregados de toda una serie de variables que permiten establecer una clasificación desde muy alto a bajo. México se encuentra en el lugar 61 de 186 (en el grupo de “IDH Alto”), según el último informe publicado en marzo de 2013. Los únicos latinoamericanos ubicados en el “IDH Muy Alto” son Chile y Argentina.

A la luz de estos informes surgen interrogantes acerca de lo que se puede y no se puede hacer para ser una nación desarrollada. Según la tesis del proceso evolutivo, todo país en algún momento debió pasar por la fase previa, es decir, “subdesarrollado” o “en vías de desarrollo”, para llegar a la superior (desarrollado). Sin embargo, esto no es así siempre. Tenemos en la historia a naciones cuya infraestructura fue destruida totalmente (como Alemania y Japón durante la Segunda Guerra Mundial) y también a otras (como Canadá) que no han registrado conflicto alguno que afecte su desarrollo evolutivo.

El proceso evolutivo mexicano hacia el desarrollo está en construcción. Necesitamos hacerlo de manera ordenada, planificada, con igualdad de oportunidades para disminuir la pobreza, deshaciéndonos de las prácticas corruptas, con actores políticos dignos de confianza, con empresarios que al tiempo que obtengan beneficios, procuren el bienestar de los trabajadores. Requerimos constituir un Estado de derecho donde la libre concurrencia en el mercado sea sinónimo de orden y competencia leal. Precisamos que la seguridad de nuestra integridad física y sicológica, y la de nuestros bienes, nos aliente a creer en las autoridades. Así mismo, potenciar el crecimiento con mayor inversión productiva y ahorro, con gobiernos que cumplan su mandato fundamental de redistribución de la riqueza. Finalmente, que la educación sea el capital más importante para la consecución del desarrollo.

Sabías que…

El Índice de Desarrollo Humano (IDH) por país fue elaborado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). Es un indicador social estadístico compuesto por tres parámetros: vida larga y saludable, educación y nivel de vida digno.

* Raymundo Tenorio Aguilar es director de la carrera de economía y finanzas en el Tecnológico de Monterrey, campus Santa Fe.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s