PETRÓLEO INSUFICIENTE

Medio Oriente por debajo de su capacidad

PETRÓLEO INSUFICIENTE

Iraq es el país con la tercer mayor reserva convencional de petróleo del planeta. Su producción y capacidad productiva son decisivas en medio de todos los conflictos del mercado energético mundial. Sin embargo, tiene también importantes retos.

Iraq es el país con la tercer mayor reserva convencional de petróleo del planeta. Su producción y capacidad productiva son decisivas en medio de todos los conflictos del mercado energético mundial. Sin embargo, tiene también importantes retos.

En el mediano plazo, la economía global necesitará generar alrededor de 3.2 millones de empleos al mes para absorber la expansión poblacional. Muchas de esas plazas están vinculadas a la globalización, industrialización y urbanización. Visto así, el petróleo se coloca como uno de los insumos más importantes para el crecimiento y la creación de empleos. Mantener los precios del petróleo estables, mientras se absorbe toda esta nueva mano de obra, requerirá de un incremento anual en la producción de alrededor de 1.4 millones de barriles diarios.

Fuera de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), el crecimiento de la producción en los próximos años se puede atribuir, en gran medida, a Estados Unidos. Gracias al auge de sus yacimientos de esquisto, esta potencia estará aportando 3.1 millones de barriles diarios a la oferta de crudo, del total de 3.9 millones que agregará este grupo de naciones entre 2012 y 2017, según los estimados del equipo de commodities de Bank of America-Merrill Lynch Global Research. Queda claro que las contribuciones de esta región no serán suficientes para cubrir la demanda internacional prevista para los próximos cinco años. Entonces nos queda la pregunta: ¿Podrá la OPEP aumentar su capacidad y proveer los barriles faltantes?

Según las cifras más recientes de la Agencia Internacional de Energía, la capacidad excedente del grupo OPEP-11 es de 4.4 millones de barriles diarios; de ellos, 2.7 millones se encuentran en Arabia Saudí. Sin embargo, los gobernantes de Medio Oriente, incluyendo los saudíes, han estado tratando de salir del lío socioeconómico de la Primavera Árabe gastando más, y el precio de equilibrio (breakeven) que sus presupuestos requieren se ha elevado. Arabia Saudí necesita ahora $80 dólares por barril, contra los $50 que presupuestaba en 2007.

Otros países con capacidad excedente enfrentan problemas adicionales:

  • La situación de inseguridad de Nigeria genera volatilidad en su producción.
  • El resurgimiento de la inestabilidad política en Libia apunta a que la recuperación de su sector petrolero podría estancarse.
  • Las sanciones a la industria iraní han propiciado bajísimos niveles de producción.
  • Kuwait, Catar y Ecuador no tienen nuevos proyectos en el horizonte de cinco años.
  • Argelia sólo comenzará a expandir su capacidad en la segunda mitad de este periodo.
  • Finalmente, tras años de rezagos, Venezuela ha comenzado a ver resultados en el Cinturón del Orinoco, pero estimamos que sus actuales problemas financieros y los ya crónicos retrasos harán que el crecimiento de la producción ahí sea lento.

Ante un panorama tan incierto para el crecimiento de la capacidad del OPEP-11, la expansión en Iraq será cada vez más importante dentro de la oferta mundial de petróleo. Con reservas estimadas de 143 mil millones de barriles, Iraq sólo se encuentra detrás de Arabia Saudí e Irán en la lista mundial de las mayores reservas convencionales de petróleo. Además, el país tiene muchas ventajas en términos de su geografía (reservas terrestres de fácil acceso localizadas en regiones planas y poco pobladas). Además, su geología (poco compleja y con tasas de perforación exitosas, superiores al promedio) vuelve atractivo el desarrollo petrolero (menor costo en pozos, oleoductos y otra infraestructura). Desde una perspectiva técnica, los proyectos petroleros en ese país se encuentran entre los más simples y menos costosos del orbe, tanto en términos del costo unitario de capital como del gasto operativo.

Iraq: retos y dificultades

  1. La principal limitante para la producción iraquí es su problemática economía de contratos para los operadores extranjeros. Con los ajustes realizados a los volúmenes y al timing de la producción máxima, la recuperación de costos se ha visto impactada dos veces. Las cuotas de remuneración ahora comienzan más tarde y por menos barriles. Además, las cuotas de entre $1 y $3 dólares por barril son muy bajas, particularmente en vista de las grandes inversiones de capital que el desarrollo requiere. Estos factores y otros relacionados están incitando a algunas empresas petroleras internacionales a abandonar sus posiciones.
  2. Las relaciones con Kurdistán siguen tensas a causa de disputas financieras y contractuales. Iraq argumenta que la venta y exportación de hidrocarburos desde Kurdistán sin aprobación de Bagdad es ilegal. Kurdistán exige el derecho a gobernarse con independencia. Desafortunadamente para Iraq, algunos de los principales consorcios, como ExxonMobil, Statoil, ConocoPhillips, Eni y BG –todos con operaciones al sur del país– han mostrado un creciente interés en la región norte. Los kurdos siguen desafiando a Bagdad, desarrollando su propio sector petrolero e incluso permitiendo las exportaciones terrestres.
  3. Finalmente, la infraestructura sigue siendo una limitante clave. Por una parte, la capacidad de los oleoductos de exportación es arcaica, y no está lista para el plan oficial de expansión de la producción. Actualmente, la principal ruta de Iraq hacia Turquía está operando muy por debajo de su capacidad (0.6 millones de barriles diarios, contra 1.6 millones que se le adjudican), debido a los daños ocasionados por décadas de guerra y sanciones. El gobierno trabaja para expandir la capacidad operativa de esta línea, y considera la rehabilitación de una línea de exportación hacia Siria, y una nueva rumbo a Jordania. Al sur, la capacidad de exportación desde el Golfo fue expandida recientemente, pero el proyecto opera muy por debajo de su capacidad por problemas técnicos. Más allá de la capacidad de exportación, la falta de recursos acuíferos para mantener la presión de las reservas también es problema. El tan esperado proyecto Common Seawater Supply Facilty (Fondo para el agua de mar de alimentación común) se ha retrasado de 2015 a 2018, pero será clave para lograr los objetivos de producción.

PetroleoInsuficiente2

Queda claro que el potencial de aumento de la producción en el país es inmenso, pero la perspectiva de BofA-Merril Lynch sigue siendo cautelosa. El año pasado, el gobierno iraquí redujo sus metas de producción a entre cinco y seis millones de barriles diarios para 2015, y entre 9 y 10 millones para 2020. Hace tres años, los objetivos eran de 6 millones y más de 12 millones, respectivamente.

Sin duda alguna la producción se ha elevado a un ritmo fenomenal en años recientes, alcanzando niveles récord de 3.2 millones de barriles diarios en noviembre pasado. Esta cifra resulta extraordinaria si consideramos que la producción cayó a un promedio anual de 0.3 millones de barriles diarios en 1991 por la Guerra del Golfo, y luego a 1.3 millones de barriles diarios en 2003, tras la invasión de Estados Unidos. Sin embargo, la incertidumbre en política, seguridad e infraestructura del país representa grandes obstáculos para el desarrollo petrolero. El pronóstico para la producción petrolera de Iraq, es de un promedio de 4.3 millones de barriles diarios para 2015, contra la estimación anterior de 4.4 millones, alcanzando los 4.9 millones de barriles diarios para 2017.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s