¿ESTÁS PREPARADO PARA LO IMPREVISTO?

Planea un fondo contingente

¿ESTÁS PREPARADO PARA LO IMPREVISTO?

[Por Atzayaelh Torres]

 

Por muy precavidos que seamos, siempre estamos expuestos a riesgos: un despido, el pago de un deducible, un tratamiento costoso son situaciones que si no contamos con un fondo para emergencias nos pueden meter en un aprieto o generar minusvalías en nuestras inversiones.

Por muy precavidos que seamos, siempre estamos expuestos a riesgos: un despido, el pago de un deducible, un tratamiento costoso son situaciones que si no contamos con un fondo para emergencias nos pueden meter en un aprieto o generar minusvalías en nuestras inversiones.

Imagina que tuviste un accidente: un choque con tu automóvil que te dejó secuelas importantes en la espalda y en otras partes del cuerpo, que no pudieron ser cubiertas por tu seguro por algún extraño motivo. Seguramente, en un caso así, tendrías que echar mano de tus ahorros. ¿Estás preparado?

Quizá el problema no es que no tengas el dinero, sino su disponibilidad, ya que lo tienes invertido en joyas y otros objetos valiosos. Si es el caso, probablemente batallarás para poder venderlos y de esta forma solventar tus cuentas. Entonces, aquí hay una lección: debes tener preparado un fondo líquido para contingencias, con el fin de poder echar mano de él en cualquier momento.

La idea parece sencilla; sin embargo, el reto será mantener ese dinero a salvo de la inflación y de las comisiones que nos cobran las cuentas bancarias comunes.

Algunos especialistas recomiendan tener entre tres y seis meses de los ingresos mensuales en este fondo. Otros más exigentes aseguran que el ahorro tiene que ser constante; es decir, entre 10 y 15% de nuestros ingresos mensuales. Así, será más fácil que el dinero se siga multiplicando.

¿Qué es una contingencia?

Juan Sherwell, director de la EGADE Business School del Tecnológico de Monterrey, dice que existen varios tipos de contingencias. La más común es la relacionada con la salud. “Son problemas que no avisan y que no siempre cubren nuestros seguros. Por ejemplo, una emergencia dental o un tratamiento costoso”, explica. La paternidad inesperada entra en este segmento, así como accidentes donde se tiene que pagar atención médica a terceros o cubrir daños materiales.

Otra clasificación es la de los problemas legales; es decir, demandas o juicios inesperados que requieren destinarles una buena cantidad de dinero para contratar algún despacho que nos ayude de forma inmediata.

Incluso, aunque se cuente con un seguro que cubra todos los rubros anteriores, no siempre estamos preparados para cubrir los altos deducibles, por lo que un fondo de contingencia debe servir por lo menos para eso.

“Este fondo para emergencias es adicional a los seguros que podamos adquirir y totalmente distinto al fondo de ahorro para el retiro. Es importante no confundir estos propósitos”, aclara Sherwell.

Otro evento inesperado que podría ser cubierto con un fondo contingente es la pérdida del trabajo, porque quizá no se cuente de forma inmediata con la liquidación o porque probablemente se haya renunciado de forma inesperada.

“Para todos estos casos, lo más recomendable es abrir un portafolio de inversión, pero lo importante aquí es que se priorice la liquidez más que el rendimiento, para que en cuestión de horas se pueda tener el dinero disponible”, explica el académico.

Líquido, pero no bajo el colchón

De acuerdo con José Juan López, director de Zurich Fondos, es esencial que las personas cuenten con un ahorro de hasta tres meses de su ingreso mensual para atender contingencias. Por eso la misión de la institución es entender cuáles son las necesidades de los clientes para definir con ello el horizonte de inversión.

“Existen fondos de liquidez diaria, mensual o trimestral. Dependiendo del horizonte, del perfil del cliente y de sus necesidades se echa mano de cualquiera de estas opciones. Lo ideal es el dinero dedicado a invertir se diversifique en liquidez diaria, mediano plazo y largo plazo (quizá este último con un componente de renta variable, pero no en el primer caso)”, comenta.

No pongas todos los huevos en la misma canasta

Para Alejandro Díaz, gerente de manejo de activos de Skandia México, la liquidez en un fondo contingente es la clave que hará la diferencia al momento de necesitar el dinero. “Deben ser líquidos, es decir, de uso inmediato. El fondo contingente no puede estar en una inversión a plazo fijo, porque eso implica que amarras tu dinero a ciertos días, y no es lo que en este caso buscamos”, señala.

Por eso, Díaz descarta que el dinero esté invertido en acciones de la Bolsa, porque a pesar de que tienen liquidez diaria, están sujetas al horario del mercado de valores y a los ciclos del mercado. Si consideramos que una emergencia puede ocurrir en cualquier momento, no sería buena opción saber que nuestro dinero estará disponible después de las tres de la tarde o que si vendemos nuestras acciones de manera imprevista tendremos una minusvalía porque justo en ese momento el mercado va a la baja.

“Lo que recomendamos es que tengamos este fondo contingente dividido en dos: si necesitas dinero en el momento, ten la opción de tener un pequeñísimo guardadito en tu cuenta de cheques (alrededor del 30%) para que lo puedas retirar desde un cajero. El porcentaje restante (70%) lo puedes destinar a una sociedad de inversión con liquidez diaria”, detalla el experto de Skandia.

Quizá el dinero en tu cuenta de cheques no esté protegido contra la inflación y pierda valor en el tiempo, pero para esta meta eso no nos preocupa si destinas una cantidad menor solo para salir del paso. Además, lo importante es que el mayor porcentaje de tu fondo contingente lo tengas invertido para que no se deprecie, pero eso sí: disponible todo el tiempo, es decir, 100% líquido.

Algunas recomendaciones

Cuando contrates un fondo de inversión para cubrir contingencias, fíjate en lo siguiente:

  • Conoce a la empresa. Cerciórate de que cuente con solidez y experiencia. No está demás que también investigues un poco sobre las personas que directamente manejarán tus recursos.
  • Infórmate acerca de la forma en puedes revisar constantemente los rendimientos que se están generando en el fondo de inversión. Si se puede hacer por internet, aún mejor.
  • Toma en cuenta que los rendimientos pueden variar en el tiempo, por lo que no te dejes llevar por el último rendimiento reportado únicamente. Basa tu decisión también en la prospectiva del fondo.

Fuente: Skandia y Zurich

Detecta contingencias

Estos son algunos de los imprevistos con los que te puedes topar. ¿Estás preparado?

  • Problemas de salud
  • Pago de deducibles
  • Servicios dentales
  • Atención médica de terceros
  • Acciones legales imprevisibles
  • Pérdida del empleo

Fuente: EGADE Tecnológico de Monterrey

Para emergencias

Un fondo contingente es una partida de dinero que todas las personas debemos de tener para hacerle frente a algún problema que no cubran nuestros seguros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s