PRODUCTOS COTIZADOS EN BOLSA

Exhange Traded Products

PRODUCTOS COTIZADOS EN BOLSA

[Por Matiana Flores]

Con alrededor de 15 años en los mercados financieros los Exchange-Traded Products (ETPs –Productos Cotizados o Negociados en Bolsa) se han posicionado en la cartera de inversionistas pequeños y grandes. En este tiempo, han pasado por un proceso que los ha llevado a generar productos más sofisticados y cuyos riesgos, para la estabilidad de los mercados financieros e inversionistas, son cada vez más señalados.

Los ETPs cotizan en los mercados bursátiles de manera similar a las acciones, aunque su estructura es igual a la de un fondo de inversión, es decir, invierten en una canasta de instrumentos. Su precio se conoce en tiempo real, lo mismo que la composición de su cartera de inversión, por lo que los inversionistas pueden comprar o vender sus acciones (participaciones) en operaciones intradía, como lo harían con cualquier título bursátil.

El concepto de ETP incluye los siguientes productos negociados en la Bolsa:

 ETPs2

Cada uno tiene riesgos y características distintas, y antes de comprar cualquiera de estos productos es necesario analizar, en el prospecto de información, cuál es su estructura (en qué tipo de instrumentos invierte) y la metodología de aplica.

Exchange-Traded Funds (ETFs)

En esencia, se trata de inversiones pasivas que replican el comportamiento de un mercado, según lo señala el índice accionario o de renta fija que actúa como referencia. Su valor se deriva de los instrumentos que los componen. También son conocidos como Títulos Referenciados a Acciones (TRACs)

En el mercado mexicano de valores tenemos ETFs desde el año 2002, cuando Nacional Financiera lanzó el Naftrac, primer ETF de Latinoamérica. Su composición replica de manera exacta al Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV). En 2009, el área de ETFs de Blackrock –iShares–, uno de los principales emisores de ETFs en el mundo, compró este instrumento y desde entonces se encarga de vigilar que permanezca fiel al IPC.

Actualmente, en la BMV cotizan 19 ETFs o TRACs domésticos y en su sección de Mercado Global están listados más de 436 emitidos en Estados Unidos, Inglaterra y Alemania, entre otros mercados.

Los ETFs ofrecen las siguientes características:

1. Diversificación. Incluye en su portafolio un grupo de acciones (índices) cuyas características son, generalmente, alta capitalización y bursatilidad, facilitando la inversión en distintos países, regiones o en todo el mundo, con una sola acción.

2. Costos bajos. Siguen un estilo de administración pasiva –su objetivo es replicar la composición y rentabilidad de un índice–, por lo que los gastos de administración son muy bajos. Incluso sus comisiones resultan inferiores a los que registran los fondos tradicionales indizados.

3. Transparencia. Los precios de las acciones de un ETF se conocen en tiempo real y los inversionistas pueden consultar, en las páginas de los proveedores, la composición de su cartera todos los días.

4. Metodología de réplica. Su esencia es replicar físicamente un índice, lo que significa que compra todos los títulos que lo conforman. Por ejemplo, el Naftrac posee las 35 series accionarias que conforman el IPC de la BMV y en la misma proporción. Es decir, tiene el respaldo físico de su valor.

Los ETFs han evolucionado y algunos de ellos no tienen una composición física que replique al índice que sigue, sino que su composición es sintética, ya que contienen productos derivados (como swaps y opciones, entre otros). Esta estrategia les permite eliminar el margen de error o de seguimiento que, en algunos momentos, genera la réplica física (por ejemplo, ante el pago de dividendos de algunos de sus componente), a la vez que reduce sus costos al no tener que comprar toda la cartera, porque los derivados son productos apalancados que requieren de un desembolso considerablemente menor. Sin embargo, esta metodología incrementa el riesgo para el inversionista.

ETPs1Algunos expertos consideran que los instrumentos que siguen la réplica sintética no deberían incluirse en lo que conocemos como ETFs, pues distorsionan el rendimiento de los índices que intentan replicar; incluso algunos ofrecen el doble de rendimiento del índice (doble diario) o rendimientos contrarios a su desempeño (inverso diario). A este tipo de instrumentos los llaman ETFs de tercera generación. En México tenemos dos productos con estas características: ANGEL D y DIABLO I, ambos de la marca Smartshares, emitidos por la casa de Bolsa Evercore.

Exchange-Traded Notes (ETN)

Si los ETFs de réplica sintética no son reconocidos como tales por autoridades y proveedores, ¿entonces que son? Algunos los ubican como Exchange-Traded Notes (ETN). Se trata de productos estructurados que utilizan derivados al 100% y se empaquetan en títulos de deuda emitidos por un banco (generalmente con calificación AAA), cuyo riesgo crediticio afecta al ETN. Esto quiere decir que su valor puede verse afectado por la calificación crediticia del emisor y no sólo por los cambios en el valor de los índices subyacentes. Aquí, en caso de quiebra del proveedor, el inversionista pierde en la misma medida.

El valor de un ETN no está respaldado por activos. El banco se compromete a pagar a los inversionistas el rendimiento del índice, menos las comisiones.

Exchange-Traded Commodities o Currencies (ETCs)

En los ETCs, el uso de los derivados es muy frecuente porque permiten replicar el comportamiento de índices que no están compuestos de acciones, sino por materias primas o tasas de interés. Sin embargo, también hay ETCs que siguen un enfoque de réplica física.

Los ETCs sí están garantizados, lo que significa que el riesgo de contraparte está cubierto (probabilidad de que un emisor no entregue el valor o título correspondiente a la transacción en la fecha de vencimiento).

La rentabilidad de los ETC’s proviene del incremento en el precio del activo subyacente (metales, energéticos y alimentos), del roll yield (es decir, de la pérdida o ganancia que se produce como consecuencia de la renovación de los contratos futuros para mantener una exposición constante al producto) y de la rentabilidad que genera la inversión de las garantías (los depósitos realizados).

 Origen y desarrollo de los ETPs

  • En 1993 se lanzó el S&P500 SPDR (SPY), el primer ETF.
  • 1996 iShares ofreció ETFs que replicaban índices accionarios de Alemania, Australia, Austria, Bélgica, Canadá, España, Francia, Holanda, Hong Kong, Italia, Japón, Malasia, México, Reino Unido, Singapur, Suecia y Suiza.
  • En 1998 State Street lanzó los ETFs por sectores. Actualmente los ETF permiten acceder a subsectores muy precisos de la economía de cualquier país.
  • En 2002 iShares lanzó el primer ETF de renta fija.
  • En 2004 se listaron ETFs sobre Commodities.
  • En 2006 Barclays lanzó los ETNs.

Error de seguimiento

Un ETF con replicación física puede tener un error de seguimiento, el cual se incrementa a medida que el índice que replica es más extenso.

Hay índices con composición accionaria de 30 a 40 acciones –como el IPC, DAX 30 y Dow Jones 35–, que normalmente incluyen todas los tútulos en la misma proporción que el índice.

Pero existen otros como el Standard & Poor’s 500, el Russell 2000 o el MSCI World, en los que probablemente los emisores de ETFs no compren todas las acciones sino únicamente las más representativas, es decir, las que tienen una mayor participación en términos porcentuales en su estructura. Esto puede derivar en errores de seguimiento, sobre todo en etapas de elevada volatilidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s