GANA A LA BAJA

Ventas en corto

GANA A LA BAJA

[Por Irasema Borbón]

Esta es una forma de invertir en la que se aprovechan los vaivenes del mercado de valores, pero, ¡ojo!, también es una forma de especular que puede resultar riesgosa, por lo que primero se debe entender muy bien en qué consiste.

Esta es una forma de invertir en la que se aprovechan los vaivenes del mercado de valores, pero, ¡ojo!, también es una forma de especular que puede resultar riesgosa, por lo que primero se debe entender muy bien en qué consiste.

Cuando el precio de un instrumento financiero baja, también es posible obtener una ganancia por medio de una venta en corto (short selling). En esta operación un inversionista le da la orden a su casa de Bolsa para que le consiga en préstamo un título financiero para venderlo en el mercado y posteriormente regresárselo al propietario más una prima.

Quien realiza este tipo de operación lo hace esperando que el precio de los valores baje para conseguir así un rendimiento por el diferencial entre el precio al cual lo vendió y al que lo compra, pero si el precio sube el inversionista pierde.

El préstamo se hace generalmente sobre acciones y, de acuerdo con la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), en México, las ventas en corto sólo pueden realizarse a través de una casa de Bolsa, siempre y cuando cumpla con los requisitos: que se efectúe únicamente sobre acciones, certificados de aportación patrimonial y certificados de participación ordinarios sobre acciones o títulos representativos de series accionarias, así como que estos instrumentos sean de alta bursatilidad. Por otra parte, al vender el instrumento financiero se requiere que sea a un precio mayor al de la última operación negociada con este.

De contratos y condiciones

El acuerdo se formaliza por medio de un contrato que especifica las condiciones del préstamo como las características de los valores, el plazo, la tasa de interés que será pagada (prima), entre otros. Estas operaciones se suscriben por un plazo máximo de 360 días, es decir, un año y la tasa de interés que se paga generalmente varía entre 15 y 20% anual.

Además para respaldar la operación, el inversionista debe entregar una garantía de alrededor de 1.3 veces el valor del instrumento, misma que varía según la liquidez del activo en depósito. Sí esta proporción disminuye por los cambios en el mercado, la casa de Bolsa realiza una llamada de margen, esto es que le solicita al inversionista un aumento de la garantía, de no ser así, se liquida la posición en corto y se cierra la operación.

Importante: los riesgos

Antes de intentar operar con ventas en corto es importante que el inversionista se prepare y cuente con una cultura financiera amplia, pues es una forma de invertir que sólo se recomienda para aquellos que son experimentados en el mercado de valores, es decir, para los que se conocen como inversionistas calificados.

El riesgo más grande que se tiene es que el precio de las acciones siga subiendo durante el plazo, pues el inversionista se verá obligado a comprar a un precio más alto generando así pérdidas. Otra dificultad podría ser que no se puedan conseguir los valores prestados, pero al ser instrumentos altamente bursátiles, este riesgo es menor. No obstante, la ganancia que se obtiene es limitada y no será mayor al precio del título financiero.

Más vale prevenir

Los opositores a las ventas en corto advierten que estas elevan la volatilidad de los mercados financieros y precipitan la caída del valor de las acciones más frágiles, agravando así la inestabilidad. Quienes están a favor de estas operaciones señalan que contribuyen a darle liquidez al mercado de valores.

Por su naturaleza especulativa fueron prohibidas en algunos países de la zona europea: desde 2008 en Alemania, posteriormente le siguieron Suiza, Francia, Italia, España y Bélgica, pues las autoridades financieras consideraron que estas operaciones provocaron caídas abruptas en los mercados financieros, además se mencionó que fueron acompañadas de falsos rumores. En diversas ocasiones fueron revisadas las restricciones e incluso levantadas en naciones como Italia, pero se impusieron nuevamente.

Con el fin de evitar que la Bolsa española siguiera cayendo, la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) español prohibió las ventas en corto sobre acciones de las siguientes instituciones financieras:

  • Banca Cívica
  • Banco Bilbao Vizcaya Argentaria
  • Banco de Sabadell, Banco de Valencia
  • Banco Español de Crédito
  • Banco Pastor
  • Banco Popular Español
  • Banco Santander
  • Bankia
  • Bankinter
  • Caixabank
  • Caja de Ahorros del Mediterráneo
  • Grupo Catalana de Occidente
  • Mapfre
  • Bolsas
  • Mercados Españoles
  • Renta 4 Servicios de Inversión

Estas operaciones fueron las favoritas de los fondos de alto riesgo y de las entidades bancarias.

En Italia, la restricción fue sobre acciones de bancos y compañía de seguros; en Suiza sobre el mercado accionario y de obligaciones, en Alemania sobre los bonos gubernamentales en euros y los CDS (Credit Default Swaps). Queda claro que las ventas en corto se sujetarán al reglamento de la Bolsa de valores en las que se operen.

También se incluyó en España la prohibición de la modalidad de ventas en corto al descubierto (naked short selling), en las cuales el inversionista vende los títulos incluso antes de pedirlos prestados y más adelante los compra en el mercado a un precio más bajo y los entrega a su comprador.

Ventas en corto2

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s