DEMASIADO GRANDES PARA CAER

Empresas en riesgo sistémico

DEMASIADO GRANDES PARA CAER

[Por Óscar Granados Bartolo / Ilustración Paulo Villagrán]

El tamaño es importante y preocupa, al menos a las empresas integrantes del sistema financiero internacional. “Demasiado grandes para quebrar (too big to fail)”, así se les llama aquellos bancos caracterizados por su gran tamaño, su importancia en el mercado y su fuerte interconexión entre sí y con otros agentes financieros.

Son entidades que, en caso de quiebra, afectarían al sistema financiero global. Lehman Brothers, formaba parte de este selecto grupo antes de que el gobierno de Estados Unidos permitiera su caída el 15 de septiembre de 2008.

“Las instituciones demasiado grandes para quebrar fueron protagonistas de la crisis financiera pasada. Pero también son víctimas de la falta de regulación y control que se generó por años en el sistema financiero mundial”, afirmó Ricardo Delfín, socio director de auditoría y servicios financieros de KPMG.

Y es que en 2001, un poco después de una leve recesión, en Estados Unidos todo era posible. El bienestar material se hacía evidente en la mayor parte de los ciudadanos. Ganar dinero, tener auto y comprar casa era factible. “El sueño americano” era toda una realidad.

El mundo entero nunca se imaginó lo que vendría después: una crisis financiera originada dentro del país que se detonó con las llamadas hipotecas suprime y en donde el término too big to fail dejó de ser una fantasía.

Aprender del pasado

Pero no todo fue de la noche a la mañana. En 1998, las instituciones financieras de Wall Street popularizaron una innovación que consistía en abrir el juego a todo tipo de inversionistas externos, que a través del mercado de valores financiaba con su dinero nuevos préstamos hipotecarios, según detalla un análisis comparativo sobre la crisis y el rescate bancario de México y Estados Unidos, realizado por el Centro de Estudios Espinosa Yglesias.

Eso permitió que el negocio de las hipotecas dejara de ser local, pues todo tipo de extranjeros podía invertir en el sector.

Los desbalances en la economía contribuyeron a que las tasas de interés bajaran durante los primeros años del siglo XXI, lo que significó un gran incentivo, aunado al aumento en el precio de las viviendas, que convertía a ese sector en todo un negocio.

Ante este escenario y con un montón de empresas queriendo invertir en el sector inmobiliario estadunidense, los bancos vieron una gran oportunidad de seguir creciendo a través de las personas que no tenían el perfil para pagar una casa, afirma Abraham Vergara, académico de la Universidad Iberoamericana.

“Dieron préstamos más arriesgados, porque lo único que importaba era hacer negocio: cobraban más intereses y multiplicaban el número de operaciones. Las expectativas eran buenas y los bancos crecieron más de lo que debían”, comenta Manuel Díaz Mondragón, presidente del Instituto de Asesoría en Finanzas Internacionales.

Para conseguir dinero para prestar, los bancos acudieron a los mercados internacionales a través de la titulización hipotecaria, con lo cual vendieron paquetes que llamaron Mortage Backed Securities (MBS), obligaciones garantizadas por hipotecas.

Los bancos recibían las hipotecas en garantía otorgándoles nuevos préstamos y los títulos con respaldo en manos de otras instituciones eran vendidos a los hedge funds y a inversionistas extranjeros, destaca en análisis del Centro de Estudios Espinosa Yglesias.

El escenario cambió cuando la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos aumentó la tasa de interés para controlar la inflación. Esto llevó a que el precio de las viviendas cayeran y a que la burbuja inmobiliaria empezara a debilitarse. Los acreditados cayeron en cuenta de que pagaban demasiado por su propiedad y dejaron de cumplir, la morosidad subió, los bancos dejaron de dar créditos y el sistema financiero internacional cayó en un caos.

Existen compañías alrededor del mundo que por su tamaño e interconexión con el sector financiero se convierten en fichas de dominó, poniendo en riesgo a la economía global. La discusión se centra en qué hacer con ellas.

Existen compañías alrededor del mundo que por su tamaño e interconexión con el sector financiero se convierten en fichas de dominó, poniendo en riesgo a la economía global. La discusión se centra en qué hacer con ellas.

El fenómeno

A mediados de 2007, el mercado bursátil empezó a notar que importantes firmas financieras habían tomado riesgos en hipotecas de alto riesgo, es decir, en aquellas que se otorgaban a personas con bajo perfil crediticio.

Es así que todo se vino abajo cuando el American Home Mortage, el décimo banco hipotecario de Estados Unidos, entró en proceso de quiebra. Firmas como Citibank, Bank of America y Wachovia se verían afectadas.

“Se empezó a hablar –y de una manera algo despectiva– de aquellas firmas muy grandes para caer, porque una vez que el gobierno detectó el problema llevó a cabo distintas medidas para hacer frente a ellas”, explica Vergara.

Es así que la Fed asumió activos del banco de inversión Bear Sterns, rescató a la aseguradora AIG y nacionalizó a Fannie Mae y a Freddie Mac. Pero en septiembre de 2008, el gobierno mandó la señal: “no existen bancos demasiado grandes para quebrar”, pues evitó el rescate de Lehman Brothers.

“Se generó un pánico mundial que obligó a Estados Unidos a tomar medidas más severas y a reconocer que ya no permitiría la quiebra de ninguna otra institución too big to fail”, argumenta el análisis del Centro de Estudios Espinosa Yglesias.

Fue de esta manera que el gobierno intervino en diversas instituciones inyectando capital, pero además les hizo reconocer los riesgos que tomaban eran altamente peligrosos para el sistema financiero internacional, afirma Delfín.

En la mira

En Estados Unidos hay 21 firmas (financieras y no financieras) que están catalogadas como too big to fail y este número sigue creciendo, destaca Kurt Schacht, director ejecutivo del CFA Institute.

“Varias compañías ahora están bajo la lupa de la Fed y otras están bajo análisis para saber si son Instituciones Financieras de Importancia Sistémica (SIFI, por sus siglas en inglés), que es igual a decir que son empresas lo suficientemente grandes como para convertirse en una preocupación sistémica, por lo que están sujetas a mayor supervisión y transparencia”, añade.

De acuerdo con el Consejo de Estabilidad Financiera (FSB, por sus siglas en inglés), son 28 las instituciones que por su tamaño son consideradas de importancia sistémica. Entre ellas están Bank of America, Bank of New York Mellon, Citigroup, Goldman Sachs, J.P. Morgan, Morgan Stanley, State Street y Wells Fargo (todos estadunidenses).

Deutsche Bank (de Alemania), Royal Bank of Scotland, Standard Chartered, Barclays y HSBC Holdings (de Inglaterra); Mitsubishi, Mizuho y Sumitomo (de Japón); Bank of China (de China), y BBVA y Santander (españoles).

Propuestas

Las autoridades han dedicado su atención a regulaciones significativas como Basilea III, porque les preocupan mucho este tipo de instituciones, comenta Schacht.

“A menos que consigamos que estas empresas estén debidamente estructuradas, supervisadas, capitalizadas y que no tengan impacto sobre los depósitos bancarios asegurados, el problema (too big to fail) persistirá”, expuso.

Ahora se discuten muchos modelos de negocios. “Van desde el status quo –grandes bancos diciendo ‘déjennos solos, vamos a tener más cuidado’– a un enfoque Glass Steagle, donde la banca regresa a los días en que estaba completamente separada de cualquier otro negocio”, agrega el directivo.

Ricardo Delfín asegura que más que un problema, las empresas muy grandes para crecer son firmas que ofrecen soluciones globales y que ante un entorno económico desfavorable y bajo estrictos márgenes de regulación apoyan a la economía. Por lo que el debate seguirá en la mesa con grandes argumentos de los dos lados.

Anuncios

2 pensamientos en “DEMASIADO GRANDES PARA CAER

  1. ¿A qué se refiere el autor Granados cuando dice en el párrafo número 13 al decir que: “el escenario cambió cuando la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos aumentó la tasa de interés para controlar la inflación. Esto llevó a que el precio de las viviendas cayeran y a que la burbuja inmobiliaria empezara a debilitarse.”? ¿Aumentar la tasa de interés para controlar la inflación, que no debe ser al revés; es decir, si disminuyo las tasas de interés controlo la inflación? ¿no será que al aumentar las tasas de interés desincentivo la inversión en el mercado de capitales y hago que disminuya el crecimiento económico y con ello la inflación que va acompañada con ese crecimiento económico? la verdad no sé, eso supongo ¿porqué el aumento de las tasas de interés hizo que el precio de las viviendas cayeran, qué variable macroeconómica influyó para eso? no le encuentro lógica a eso; acláreme esas dudas por favor

    • Hola Bienes Raíces:
      Cuando hay riesgo de una inflación elevada, las autoridades monetarias de un país adoptan una política monetaria restrictiva que se expresa en tasas de interés más altas. El objetivo es “bajar” la demanda de empresas y personas de bienes y servicios al encarecer sus posibles compras. Se busca desacelerar la economía para contrarrestar presiones al alza inflacionaria.
      Ocurre lo contrario cuando se busca alentar el crecimiento y no existen signos preocupantes en la inflación. Es lo que está ocurriendo actualmente en Estados Unidos. La política monetaria se torna laxa o expansiva y las tasas de interés bajan. Es por eso que actualmente en EU las tasas están prácticamente en 0%.
      Previo a la crisis hipotecaria en EU, la política monetaria también fue expansiva (aunque no a los niveles actuales). Los bajos niveles de las tasas alentó la demanda de hipotecas; sin embargo, al cambiarla a restrictiva, las tasas se elevaron y quienes tenían créditos a tasa variable vieron como se encarecía su hipoteca (precios de sus casas). Para quienes no tenían una crédito hipotecario, pero contaban con liquidez para adquirir un bien raíz, se presentó una buena oportunidad de compra, porque la oferta que se generó en el mercado inmobiliario.
      ¡Saludos!
      Dr. Milton

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s