EL NUEVO LIDERAZGO EN CHINA

Los caminos del crecimiento

EL NUEVO LIDERAZGO EN CHINA

[Por Jing Ning y Suajin Tan para BlackRock]

Días después de terminada la campaña presidencial en Estados Unidos, el Partido Comunista Chino comenzó el reacomodo de su liderazgo político, que se da una vez cada década, y podría cambiar profundamente el impulso del crecimiento del país asiático y a quienes se benefician de este. El proceso dura meses, pero Xi Jinping y Li Keqiang (miembros del Comité Central Permanente del Politburó) están preparados para liderar la segunda economía más grande del planeta en los próximos 10 años.

Se trata de un momento crítico para China, que en gran medida sigue siendo el motor clave de la economía global. En los últimos siete trimestres ha registrado un crecimiento lento de su Producto Interno Bruto (PIB), y este año podría alcanzar su menor expansión económica desde 1999. Sin embargo, parte de esta desaceleración ha sido bien vista para evitar el sobrecalentamiento y exceso de inflación. Cuando el nuevo primer ministro asuma el poder en marzo, las empresas podrían estar en medio de un repunte en su ciclo de ganancias.

Pero Beijing tiene grandes retos a futuro, cuatro de ellos determinarán el rumbo de algunas de las políticas de la próxima generación de dirigentes:

I. La economía depende demasiado de la inversión, que hoy es ineficiente para el crecimiento.

Las políticas se alejarán de los proyectos masivos de construcción destinados a impulsar el crecimiento y financiados con deuda de autoridades locales. En su lugar, la  infraestructura se dirigirá cada vez más a apoyar nuevas industrias, así como a los millones de trabajadores rurales que en los próximos años se espera emigren a las ciudades en busca de empleo.

II. La creciente población urbana necesitará infraestructura y servicios.

Un mejor acceso a los servicios sociales no sólo promoverá la estabilidad, sino que contribuirá a un aumento en el consumo de los hogares y un crecimiento equilibrado.

III. El cambio gradual en la demografía hará que la fuerza de trabajo sea escasa y aumente la necesidad de mejores servicios sanitarios.

Li Keqiang asumirá el cargo de primer ministro de China oficialmente en marzo y se ha posicionado ya como un defensor de la reforma sanitaria, por lo que se espera un mayor gasto para crear una red de seguridad social sólida.

IV. El papel del gobierno en los mercados financieros contribuye a una valuación incorrecta del riesgo.

No se espera que un nuevo liderazgo obstaculice las reformas al mercado. Sin embargo, los nuevos líderes mantendrán un enfoque en qué tan eficientemente se distribuye el capital en su economía y en la mejora de la capacidad del mercado interno para valuar el riesgo.

ChinaNueva2La quinta generación

Los miembros del Comité Central Permanente del Politburó se dieron a conocer ante los delegados del Congreso del Partido Nacional y la prensa mundial el 15 de noviembre de 2012. Como muchos observadores pronosticaron, este organismo se redujo de nueve a siete integrantes, una medida que fue aclamada ampliamente y que podría mejorar la eficiencia en la toma de decisiones.

Siguiendo la tradición, los miembros subieron al escenario por orden de antigüedad, encabezados por Xi Jinping, quien fue elevado a la función de secretario general del Partido Comunista de China, como precursor a su nombramiento formal como presidente en marzo. Le sigue Li Keqiang, actual vice-primer ministro y claro favorito para suceder al saliente primer ministro, Wen Jiabao. Los otros miembros son menos conocidos fuera de China, sin embargo, junto con Xi y Li, las acciones que realicen en los próximos años tendrán un impacto significativo en esta nación y el mundo.

Xi Jinping recibió otro voto de confianza cuando fue nombrado jefe del Comité Militar. Es la primera vez, desde 1976, que un líder entrante es designado en ambas funciones y representa una mayor consolidación del poder en torno a Xi y la “quinta generación” de liderazgo.

Por vez primera, también, la mayoría de los líderes chinos habrán nacido en la pos guerra. Esta generación ha sido educada en las mejores universidades del país y muchos en el extranjero, lo que les permite tener una mejor comprensión del papel de la gran nación asiática a nivel internacional, tanto en lo político como en lo económico. Habiendo iniciado su carrera política durante o después de la reforma de Deng Xiaoping, estos políticos tienden a ser más pragmáticos que ideológicos.

Equilibrio para el crecimiento

Una de las áreas más importantes de la política en la próxima década será reducir la dependencia del país de la inversión en activos fijos –gasto de capital en activos físicos, como infraestructura o maquinaria– para generar crecimiento económico y aumentar el consumo de los hogares.

En el primer decenio de este siglo, la inversión pasó de 35% del PIB a casi 50%. Aunque las acciones de capital per cápita son sólo 10% de las de Estados Unidos, depender tanto de la ineficiente producción puede ser ambientalmente insostenible.

La calidad de proyectos de inversión a futuro probablemente será un enfoque diferente de los nuevos dirigentes. Significa que, en el corto plazo, el gobierno podrá apoyar proyectos de construcción dirigidos a facilitar una mayor participación del sector privado en el financiamiento, así como la ejecución.

ChinaNueva1

Implicaciones para el portafolio de inversión

  • Hay que concentrarse en deuda corporativa de empresas chinas que se beneficiarán de un repunte gradual en el gasto en infraestructura y medidas para facilitar la propiedad intangible. Ahora que el cambio de liderazgo está resuelto, podremos ver medidas dirigidas a flexibilizar las políticas. Mientras la economía crece (en el mediano plazo) es probable que sigamos viendo una revaloración del riesgo.
  • Después de tres trimestres de reducción de existencias, las empresas pueden estar al final del descenso debido a una menor demanda y baja en los precios de las materias primas. Las ganancias corporativas están por tocar fondo, y por ello las ganancias de un solo dígito deben tener cada vez más valor.

No es ningún secreto que la economía china debe depender menos de los proyectos masivos de construcción y la inversión de capital para su crecimiento. Después del estímulo de €501 mil millones de euros en 2008, como respuesta a la crisis financiera global, muchos proyectos de infraestructura y construcción se han ejecutado a nivel del sector público local. La deuda del gobierno local, a fines de 2010, equivalía a 27% del PIB y más de la mitad de esos fondos se destinaron a la construcción y a obras de infraestructura en transporte.

El reto para los nuevos guías será incentivar a los gobiernos municipales a no promover el desarrollo de la infraestructura sólo por el crecimiento. En efecto, elevar la calidad de la inversión también puede significar la creación de un mejor sistema para dar prioridad a los proyectos de construcción realmente necesarios. Por ejemplo, Li Keqiang en su papel de vice-primer ministro ha sido un defensor de la vivienda costeable. El nuevo gobierno podría considerar formas de facilitar estas casas de bajo costo en una escala más amplia.

En lugar de dirigirse principalmente a impulsar el crecimiento, el nuevo liderazgo podría concentrarse en la creación de capacidades para la nueva industria, ayudar a reubicar la manufactura hacia el interior y –quizás lo más importante– distribuir a los millones de chinos que están en espera de trasladarse a las ciudades en busca de empleo. Con la renuencia que hemos visto en los últimos meses para adoptar las políticas de estímulo desde 2008, incluso cuando la economía se debilita, presenciamos un cambio en la mentalidad de los políticos. Sin embargo, los incentivos tienen que ser diseñados para continuar priorizando la calidad sobre la cantidad.

Sabías que…

Deng Xiaoping fue el máximo líder chino desde 1978 hasta los últimos años de su vida (años 90). Bajo su liderazgo, la República Popular China emprendió las reformas económicas de liberalización de la economía que permitieron un impresionante crecimiento económico. Ejerció un poder de marcado carácter autoritario, y desempeñó un papel significativo en la represión de las protestas de la Plaza de Tiananmen en 1989.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s