12 REGLAS BÁSICAS DE INVERSIÓN

Conoce los secretos de los expertos

12 REGLAS BÁSICAS DE INVERSIÓN

[Por Matiana Flores]

No hay “recetas” que conduzcan de manera fácil y segura al éxito en las inversiones, y tampoco hay reglas que funcionen para todos. No obstante, podemos identificar algunas que son universales, pues aplican para todos los perfiles de inversionista –conservador, moderado, patrimonial y agresivo–mercados y activos financieros, por más sofisticados que éstos sean. Otras reglas son más específicas.

En este artículo le preguntamos a los profesionales de la inversión, quienes colaboran en instituciones financieras o participan en los mercados de manera independiente, cuáles son las reglas que más les han funcionado y que mejores beneficios les han redituado en el manejo de sus portafolios de inversión. También, daremos un repaso a lo que dicen algunos de los inversionistas más respetados y exitosos del mundo.

LAS REGLAS UNIVERSALES

Iniciamos con las reglas que aplican para cualquier tipo de inversión. En este apartado contamos con el coaching de Manuel Somoza, presidente del consejo de Somoza-Finamex Inversiones, y quien tiene más de cuatro décadas de participar en el sector bancario y bursátil.

1.     Conocer al asesor y a la institución a la que daremos nuestro dinero

La palabra clave es “confianza”, y aplica tanto a la institución como al asesor a quienes otorgamos la administración de nuestro dinero y cuya guía puede ser determinante en el diseño de una estrategia de inversión exitosa.

Existen diversas formas de cerciorarnos que una institución o un asesor financiero son confiables. Podemos empezar verificando sus respectivos registros y autorizaciones. Para el caso de las instituciones financieras, debemos consultar el Padrón de Entidades Supervisadas de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), e investigar el tiempo que llevan operando en el mercado mexicano. Además, el organismo regulador publica en su página web (http://www.cnbv.gob.mx) las sanciones a las que se han hecho acreedoras dichas instituciones, así como la información estadística que permite evaluar su solidez financiera.

Por lo que toca a los asesores, la Asociación Mexicana de Intermediarios Bursátiles (AMIB) es quien se encarga de autorizar y certificar a operadores de Bolsa y apoderados de valores independientes que realizan funciones de asesoría, promoción o compraventa de valores. Esto lo hace a través de un examen que acredite sus conocimientos y capacidades técnicas. Esta certificación debe repetirse cada tres años con el objeto de que se mantengan actualizados en sus conocimientos.

Tu asesor debe informarte sobre los costos (comisiones, gastos e impuestos) de tu inversión, métodos de comisión bajo los que se rige y las formas de exponer tus inconformidades ante la institución financiera correspondiente. Por supuesto, también debe tener la capacidad de despejar tus dudas al 100%, por pequeñas o complejas que sean, así como informarte si hay casos en los que puedan presentarse conflictos de interés.

En este último punto debes poner el mayor de los cuidados, pues la CNBV ha hecho públicas sus preocupaciones en torno a las no tan sanas prácticas de asesoría, promoción y venta de valores al público inversionista en las casas de Bolsa, bancos y sociedades de inversión. Y es que se ha detectado que los asesores no cumplen con su trabajo de determinar el perfil de cada uno de sus clientes para diseñarles un portafolio de inversión que realmente sea el adecuado a su edad, ingresos y expectativa de riesgo. Incluso, hay casas de Bolsa y bancos que venden a sus clientes los valores de las emisiones en las que participan como colocadores, sin advertirles de los riesgos que asumen.

Tu tarea como inversionista es asegurarte de seguir una estrategia de inversión que realmente responda a tus intereses y no a los de los asesores e instituciones financieras a las que confías la administración de tu dinero.

2.     Claridad en los objetivos

Invertir con el único objetivo de lograr el máximo beneficio posible no es la mejor estrategia. Es preciso saber con exactitud para qué queremos invertir (objetivos o metas) y en qué plazo (horizonte de inversión) esperamos resultados. Conocer estos datos facilita la elección de los mercados e instrumentos en los que debemos invertir para obtener los mejores resultados posibles, teniendo siempre como referente nuestro perfil de inversionista (nivel de tolerancia al riesgo).

Ya que sabemos en qué tipo de instrumentos podemos invertir, debemos aplicar la regla de la diversificación. La clásica consigna de no poner todos los huevos en la misma canasta es de todos conocida. Se refiere a incluir en una cartera de inversión activos con poca relación entre sí, lo cual permite administrar el riesgo y a la vez incrementar el nivel de rendimiento esperado. La diversificación implica considerar distintos mercados, instrumentos y monedas.

Por otra parte, muchos inversionistas experimentados señalan que la inversión debe ser periódica, sin atender a las condiciones de alzas o bajas que registre el mercado, pues consideran que de esa manera se promedian precios de compra altos y bajos de los activos, siendo a la larga beneficioso el balance en el valor de nuestra cartera. Así que cuándo te preguntes, ¿cuál es el mejor momento de invertir? La respuesta es ¡SIEMPRE! Aquí cabe citar el consejo de Walter Schloss, un inversionista que obtuvo un rendimiento promedio anual de 16% –después de comisiones– en el periodo que va de 1955 a 2002, frente al 10% del Standard & Poor’s 500: “Elegir unos pocos valores e invertir en ellos de forma sistemática es la mejor manera de construir una cartera de renta variable”.

3.     Si quieres más rendimiento, debes asumir más riesgo

La relación indisoluble y directa que define el desempeño de los instrumentos financieros. El riesgo se define como la probabilidad de que el beneficio esperado sea menor y que incluso pueda perder parte del capital invertido.

Todos aspiramos a ganar mucho en un periodo de tiempo corto (entre más rápido,  mejor). Sin embargo, es importante que nos ubiquemos en nuestra propia realidad para decidir en qué sí y en qué no debemos invertir. Es frecuente que, en el afán por multiplicar la inversión en el menor tiempo posible, las personas tomen decisiones equivocadas o sean presa fácil de instituciones y asesores que sólo buscan despojarlas de su dinero.

Tu perfil de inversionista no sólo es el ingrediente indispensable para ganar más; también sirve para proteger el patrimonio que has logrado acumular en el tiempo.

4.     Invierte sólo en activos que entiendas

Entre más sepamos y conozcamos de instrumentos financieros, más posibilidades tendremos de diversificar mejor el riesgo y así obtener beneficios que nos permitan alcanzar, en plazos más cortos, nuestros objetivos financieros.

En ocasiones nos dejamos influenciar en nuestras decisiones financieras por asesores que nos recomiendan el instrumento financiero que recién salió al mercado, que “puede ganar hasta cinco veces el capital invertido”, pero no nos queda muy claro cual es el nivel de riesgo que asumimos ni cómo es que podemos ganar tanto. Si no se entiende al 100% como funciona un instrumento, es muy probable que se pierda el dinero invertido. Por ejemplo, las inversiones apalancadas (donde se invierten $100 pesos pero se ganan como si fueran $500) son de alto riesgo, ya que podría perderse el 100% del capital e incluso más.

Un inversionista patrimonial –de largo plazo– y poco experimentado debe huir de las inversiones apalancadas. Por ejemplo, una persona que sólo se ha acercado a los bancos y que no conoce más opciones de inversión, corre dos tipos de riesgo: tardar más tiempo en alcanzar sus metas y perder parte de lo invertido por efecto de la inflación.

Lo mejor es invertir en conocimiento para ampliar las opciones de inversión y acceder, sin miedo, a activos con mayor rentabilidad.

EL FACTOR EMOCIONAL EN LAS INVERSIONES

5. Toma decisiones con la cabeza fría

A nadie nos gusta perder. De hecho invertimos con el objetivo de incrementar nuestro dinero. Por esa razón es que tanto inversionistas inexpertos como experimentados reaccionamos a la adrenalina que nos genera el miedo a perder una parte de nuestro capital, y este sentimiento o emoción termina por influir –en menor o mayor grado– en nuestras decisiones de inversión. Hay que tratar de ubicarse en el primer caso, pues de otra manera las consecuencias pueden resultar desastrosas.

Tomemos como referencia una de las opciones de inversión más volátiles: la renta variable (acciones). En el comportamiento de un título accionario inciden el desempeño y expectativas de la empresa emisora; la oferta y la demanda que exista respecto a su acción; la publicación de información económico-financiera, sus expectativas (PIB, tasas de interés, tipo de cambio, etcétera) y si éstas se ubicaron por arriba, por abajo o en línea con lo que esperaba el consenso de los analistas; y la tendencia del mercado, pues aunque una empresa tenga una sólida posición financiera, una expectativa negativa del sector o la economía en que se ubica puede arrastrarla. Es justamente en situaciones como ésta en la que operan en contra de nuestros intereses el miedo y la avaricia.

Tomar decisiones financieras importantes por consejo de las emociones puede costarnos mucho dinero. Warren Buffett, uno de los inversionistas en Bolsa más exitosos del mundo dice que “el éxito en las inversiones no requiere de un coeficiente intelectual especial. Una vez que se tiene una inteligencia promedio, lo necesario es el temperamento para evitar los errores más importantes”.

En resumen, hay que tomar decisiones con la cabeza fría. Controla tus emociones. Si tomas una decisión en tiempos turbulentos, cerciórate de tomarla con base en razones fundamentales, sigue tus reglas.

Si eres de los que quieren vender en los momentos de pánico del mercado, mejor que no inviertas en acciones.

REGLAS PARA INVERTIR EN ACCIONES

La inversión en acciones es de largo plazo por la elevada volatilidad que presenta en periodos cortos. Y es que las alzas y las bajas que presenta el mercado accionario, incluso intradía, se compensan unas a otras. Por esta razón es que resulta mejor valorar el mercado de acuerdo con la evolución a largo plazo que hacerlo día a día, semana a semana, mes a mes e incluso año con año. Warren Buffett señala que “el tiempo es amigo de los buenos negocios”, y comprar acciones de una empresa nos hace dueños de un negocio.

Para conocer las reglas que mejores frutos reditúan en las inversiones en renta variable contamos con la expertisse de Carlos Ponce, director de Análisis y Estrategia Bursátil del Grupo Financiero Ve Por Más, quien con más de 25 años de experiencia nos dice que los cuatro ingredientes de éxito en las inversiones son “conocimiento básico, metodología, disciplina y paciencia”.

6.     Establece una metodología

Carlos Ponce incorpora las cuatro distintas fases en las que el riesgo está presente en la “Metodología C4”:

¿Cuánto? – Proporción de inversión de un portafolio total en Bolsa

¿Cuáles? – Selección de emisoras para un portafolio

¿Cómo? – Distribución inteligente de emisoras (cantidad y proporción)

¿Cuándo? – Momento de participar, de disminuir o incrementar exposiciones

El enfoque prioritario en cada fase debe ser el cuidado del riesgo es vez de buscar un rendimiento a toda costa, porque entonces se asumen mayores riesgos. En realidad deben entenderse los buenos rendimientos como consecuencia del manejo del riesgo.

A final de cuentas, cada quien sigue sus propias reglas, pero todo inversionista debe seguir una metodología y seguirla con disciplina y paciencia para obtener buenos resultados.

En el libro Un paseo aleatorio por Wall Street, Burton G. Malkiel destaca la importancia de empezar a invertir lo más pronto posible y tener la disciplina de invertir una cantidad periódicamente, algo que debe adicionarse con paciencia para ver como se va incrementando exponencialmente el saldo de la inversión por efecto de las buenas decisiones, pero también del interés compuesto.

En este sentido, Malkiel destaca el hecho de invertir únicamente el dinero que no vamos a necesitar (para esos casos debemos tener un fondo de emergencias), de otra manera, es probable que al necesitar lo invertido se tenga que “sacar” el capital sin importar si las condiciones de los mercados son positivas o adversas a nuestra inversión, y en el segundo, caso tendríamos que tomar pérdidas indeseables.

Por otra parte, es importante no ignorar los costos inherentes por invertir en activos financieros tales como comisiones, gastos e impuestos. Malkiel aconseja invertir en productos sin comisiones o que estas sean muy bajas. Busquemos operadores con buenas tarifas. Hay que elegir las opciones que nos dan más por menos.

REGLAS DE UN TRADER

Un trader es el manejador de cartera que opera en muy corto plazo, incluso varias veces el mismo día. “Para especular hace falta formación e información –no cualquiera puede hacerlo–, además de contar con una potente herramienta informática que ayude”, así lo afirma Pedro Alonso inversionista independiente con más de 30 años de operar en el mercado accionario y cuya estrategia de inversión se sustenta, básicamente, en la interpretación del análisis técnico, el conocimiento del mercado y una buena dosis de sentido común.

En general, los operadores de corto plazo basan sus decisiones en las tendencias de precios y cuando estas cambian, lo más aconsejable es vender sin titubeos y proteger el capital para una próxima operación. En este tema Alonso nos comparte sus reglas para salir airoso de sus decisiones financieras:

7.     Conocer, saber y dominar la técnica que se va a emplear para la toma de decisiones

“Así –dice Pedro Alonso– hay que aprender a escalar tu primera reacción al ver la gráfica de una acción. No hay que dejarse llevar por el sentimiento.

8.     Hay que preguntarse cuánto se puede ganar y cuánto se puede perder, y en ese sentido, evaluar si vale la pena realizar una operación

Si la respuesta es 1% en ambos sentidos no debe hacerse. La operación no tendría sentido. “En cambio, debe hacerse sin chistar cuando existe una relación de 3% a 1%, pues las posibilidades de ganar son más que las de perder, y es ahí cuando hay que actuar sin piedad”, dice Pedro Alonso.

9.     Pregúntate cuánta incertidumbre toleras

Si la pasas mal operando, no toleras que de vez en cuando las cosas no salgan como quieres y te dominan las emociones, perderás.

Por último, Pedro Alonso aconseja hablar del tema –de tus inversiones– sólo con la gente indispensable –por ejemplo analistas y socios–, pues tener diversas opiniones te puede confundir.

Una herramienta básica para controlar el riesgo –el que soportes– en la operación de muy corto plazo es el stop loss. Esto es, marcar el nivel del precio al que venderías tu posición ante una tendencia de baja en el precio de determinada acción. Es decir, en circunstancias adversas, cuánto estás dispuesto a perder. Esto, dicen los expertos, hay que hacerlo con disciplina, rapidez y sin dudar.

El trader siempre está al acecho de oportunidades para ganar y puede realizar operaciones con apalancamiento, decisión que eleva exponencialmente las posibilidades de ganar, pero también las de perder.

REGLAS DEL MERCADO DE DEUDA

10.  Diversifica tu riesgo

En el mercado de deuda, el riesgo se eleva más conforme el plazo de vencimiento es mayor, ya que las tasas de interés pueden subir o bajar conforme el emisor se posiciona en diferentes situaciones económicas, haciendo que los precios de los títulos se comporten de manera inversa. Si la tasa de interés es alta…

Por otro lado, si el inversionista tiene que vender sus títulos antes del vencimiento, el precio con el que haría líquida la inversión puede ser inferior al que compró.

También está el riesgo crediticio, es decir, la probabilidad de que el emisor no pague la inversión con los intereses convenidos. Elegir distintos emisores, con distintos grados de riesgo de mercado y de crédito eleva la mezcla de rendimiento probable y reduce las posibilidades de pérdida del capital. La diversificación y elección de plazos debe atender a los objetivos financieros y los plazos trazados para concretarlos.

11.  Elige los instrumentos con la mejor calificación de su segmento y la rentabilidad más alta.

Las agencias calificadoras –Moody’s, Standard & Poor’s, Fitch y HR Ratings– están monitoreando constantemente el desempeño de cada instrumento de deuda emitido por gobiernos y empresas. Si en su análisis ven algún tipo de riesgo o amenaza para la solidez financiera de un emisor, pueden cambiar su calificación con perspectiva negativa y viceversa.

Considera que la calificación del país incide en la deuda emitida por los gobiernos y, en algunos casos, en los corporativos que se encuentran ubicados dentro de su territorio. Por supuesto, el rendimiento de un instrumento debe corresponder a su riesgo.

12.  Considera el pago de impuestos

Los rendimientos obtenidos mediante instrumentos de deuda están gravados, por lo que debes incluirlos en tu declaración dentro del ejercicio en el que haces efectiva la inversión. Sin embargo, existen mecanismos para exentar –o al menos posponer– el pago de impuestos por determinado monto de inversión cada año. Si quieres obtener beneficios fiscales que incrementen el rendimiento potencial de tus inversiones, plantéale a tu asesor la inclusión de estrategias de inversión que cumplan con los requisitos que demanda la Ley, pero que se apeguen a tu estrategia y perfil de inversionista. Después de todo, el mayor porcentaje de las carteras de inversión de los mexicanos está denominado en instrumentos de deuda.

Libros sugeridos

25 estrategias para ganar en la Bolsa
Alicia Jímenez de la Riva, Felipe Mesia Martínez,

Guía Standard & Poor’s para invertir en la Bolsa
Michael Kaye

Ganar en Bolsa
Renato Di Lorenzo

El pequeño libro que bate al mercado
Joel Greenblatt

Enseñanzas de Kostolany
André Kostolany

Un paseo aleatorio por Wall Street: la estrategia para invertir con éxito
Burton G. Malkiel

Vivir del Trading
Alexander Elder

Los cuatro pilares de la inversión
William Bernstein

Day Trading: negociación intradía
Oliver Vélez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s