5 CLAVES PARA EL ÉXITO

Capitaliza tu carrera

5 CLAVES PARA EL ÉXITO

[Por Roberto Esparza Viedma*]

Solemos considerar que trabajo, empleo y carrera son lo mismo, pero hay algunas diferencias. A través del enfoque de la empleología –ciencia del empleo–, la firma especializada en atracción y asignación de talento IQubadora realizó un estudio para construir cinco claves para capitalizar los mejores años de una carrera profesional:

  • Aprende a establecer prioridades. Obtener el máximo beneficio de la vida profesional demanda diseñar las estrategias para lograrlo. Esto nos permite tener definido destino, rumbo, sentido, dirección y significado de cada paso que daremos.

Establecer prioridades es importante porque entre los 25 y 65 años de edad dedicamos más de 60% de nuestro tiempo a lo que comúnmente se conoce como vida laboral. Quiere decir que invertimos alrededor de 40 años en un trabajo, empleo o la construcción de una carrera.

Es un ciclo que tiene principio, desarrollo, clímax, declive y desenlace. Si no estás dispuesto a reconocer que tu vida laboral sigue este ritmo, entonces será difícil planificar el tipo de viaje hacia el éxito y la generación de abundancia en todos los sentidos: profesional, social, económico, emocional, etcétera.

CurvaDeEfectivo

  • Elige qué tipo de vida laboral deseas. ¿Ser empleado o desarrollar una carrera de fondo? Nunca es tarde para definirlo acorde a tu contexto y las oportunidades a tu alcance.

El trabajo es igual al esfuerzo que se realiza para desarrollar una actividad. El origen de este concepto se remonta a más de 10 mil años atrás. El empleo, en cambio, implica la existencia de un contexto de desarrollo para la persona. Esta idea surgió hace dos siglos aproximadamente.

La noción de carrera equivale a trayectoria, un recorrido en el que se recupera el sentido de la acción humana como vehículo para la autorrealización, echando mano del impulso que nos brinda el talento. Esta concepción no tendrá más de un siglo.

ClavesExitoEl caso es que todos los que formamos parte de la Población Económicamente Activa (PEA) entrelazamos nuestras vidas con alguna de estas modalidades. ¿Te has preguntado en cuál de ellas te encuentras ubicado y cómo ha influido en tu historia de vida personal y profesional?

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadísticas y Geografía (INEGI), la población ocupada alcanzó 95.49% de la PEA en el último mes de 2011. Del total de ocupados, el 65.7% opera como trabajador subordinado y remunerado (ocupando una plaza o puesto de trabajo), 4.8% es patrón o empleador, 22.6% trabaja independiente sin contratar empleados y, finalmente, 6.9% se desempeña en los negocios o en las parcelas familiares y contribuye de manera directa a los procesos productivos, pero sin un acuerdo de remuneración monetaria.

  • Aprende matemáticas y ponlas a tu favor. Lo que resulta crucial es distinguir cuáles son los momentos estratégicos para obtener mayores beneficios profesionales, económicos, intelectuales, sociales, emocionales y trascendentales. ¿Los tienes claros? ¿Has hecho el ejercicio?

Observa la Curva del Flujo de Efectivo. Mayormente, el grado de productividad y rentabilidad de tu actividad laboral llega entre los 35 y los 45 años. Después, el ingreso comienza a variar, pero las necesidades de la edad pueden ser una constante de mayor peso. ¿Estás listo para manejarlas? Haz cálculos.

El ahorro y la inversión son dos conceptos fundamentales que deben interesar a cualquier persona sin distinción de edad, generación y nivel socioeconómico, pues facilitan una mejor calidad de vida. Sin embargo, se ha convertido en un arte que pocos dominan en estos tiempos de cambio y fluctuación económica, crisis de liquidez y desempleo.

  • Conviértete en Empleólogo. Significa conocer a fondo cómo es el mundo del empleo, cómo se cotiza el talento y cuál es su movilidad; saber qué buscan las empresas y desarrollar una serie de habilidades que aumenten el desarrollo de una carrera profesional altamente efectiva.

Identificar los factores que dan más visibilidad a tu currículum vitae es fundamental y requiere conocimiento del negocio objeto de las empresas. Busca organizaciones que tengan el mayor número de elementos en común contigo.

  • Invierte en tu marca personal. Lograr grandes beneficios requiere invertir en tu marca personal. Es un terreno en el que vale la pena hacer números para sacar el mayor rendimiento. Cada disciplina necesita diferentes tipos de inversiones: en educación, imagen, talento artístico, cuidado del cuerpo, etcétera. Aunado a esto, es necesario concentrarse en comunicar, de la mejor manera, una idea clara y concreta acerca de cómo esperas que la gente te observe. Transmite cuáles son los factores que te diferencian verdaderamente de las miles de personas que quieren hacer una carrera profesional de fondo. Piensa que es el ADN de tu propia marca.
* Roberto Esparza Viedma es director general de IQUBADORA.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s