¡PRODUCE DINERO!

Prende la computadora y…

¡PRODUCE DINERO!

[Por Cristina Hernández Trejo / Ilustración Guillermo Prestegui]

¿Dónde capacitarse para empezar a invertir? Es una pregunta recurrente entre nuestros lectores, y en esta ocasión les narramos la experiencia de una opción que nos dejará con muchas ganas de iniciar en el fascinante mundo de la Bolsa.

¿Dónde capacitarse para empezar a invertir? Es una pregunta recurrente entre nuestros lectores, y en esta ocasión les narramos la experiencia de una opción que nos dejará con muchas ganas de iniciar en el fascinante mundo de la Bolsa.

Recientemente hice tres nuevos amigos: Luis, Arturo y Carlos, son inversionistas profesionales. Gente dedicada a invertir su propio dinero, que conoce el mercado a fondo y vive de ello. Me gustó el enfoque y entusiasmo con que comparten su vida profesional. De hecho ofrecen un curso de inversión en Bolsa y day trading. Espero que sus ideas sirvan para que revalúes tu relación con la inversión bursátil.

Prende la computadora y gana

Coincidirás con Luis en que contar con un plan “B” que te permita generar ingresos en cualquier circunstancia de tu vida, independientemente de a qué te dediques, es muy reconfortante.

La Bolsa es el recurso que Luis descubrió siendo jovencito y logró dominar con los años para su beneficio. Hace tiempo decidió transmitir este conocimiento a sus hijas, sobrinos y círculo cercano, porque más allá de si deseaban o no dedicarse a esto, quería dotarlos de una seguridad financiera que les permitiera enfrentar sus propios retos.

De ahí nació el curso que ahora ofrece formalmente en el American Institute for Professional Trading (AIPT) en México y en Estados Unidos.

¿Podrías ser un inversionista profesional?

Aunque parezca juego de palabras no es lo mismo ser un profesional que trabaja en el mundo de las inversiones que un inversionista profesional. Muchos esperan que una casa de Bolsa esté llena de inversionistas profesionales y aunque sí hay algunos, son minoría, la mayoría realiza otras funciones necesarias para la marcha de una empresa.

Un inversionista profesional es el experto que reúne una amplia gama de conocimientos y experiencia, y que trabaja con método y reglas claras, con el único propósito de obtener rendimientos de un capital propio o de terceros.

Luis cumple con este perfil. Destaca que el inversionista que quiera convertirse en un profesional, más allá de conocimientos, requiere estar dispuesto a un trabajo personal que lo lleve a ser mejor. Control de emociones, objetividad, humildad, disciplina, amplitud de visión y orden son aspectos del carácter que le parecen fundamentales para convertirse en un inversionista exitoso. Esto puede implicar años de trabajo y superar obstáculos que a veces parecen insalvables, porque trabajar con la personalidad es duro y a veces doloroso. Son palabras de un trader, no de un psicólogo.

El inversionista profesional está abierto a tomar riesgos: “Para llegar al otro lado de la alberca, hay que soltarse de la orilla, y estar consciente de que aunque sepas nadar, puedes enfrentar circunstancias inesperadas. Pero sí se puede, porque hay otros nadadores que han cruzado con éxito”.

Luis identifica a un buen profesional por su permanencia en los mercados. Cualquiera puede comprar y vender acciones, pero no cualquiera lo hace de manera lucrativa y constante por largo tiempo.

Mejor en Estados Unidos

La primera oportunidad de trabajo que Luis tuvo en los mercados fue en Nueva York, el mercado más grande y desarrollado del mundo. Considera que las oportunidades de inversión en Estados Unidos son mucho más robustas y flexibles que las del mercado accionario mexicano y por ello recomienda operar de aquel lado. Volumen, liquidez, diversidad de opciones, costos de operación, regulación y más separan al mercado mexicano del norteamericano todavía.

¿Qué hay que aprender?

Arturo es el miembro de AIPT que dirige el proyecto del curso que ofrecen en México. También es inversionista profesional. Ha estado involucrado en los mercados desde hace años y hace ocho que se sienta todos los días frente a la computadora de 8:00 a 10:30 a hacer day trading (operaciones de compra y venta en un mismo día) para generar su ingreso.

Destaca la importancia de prepararse adecuadamente para invertir en Bolsa. Para él, esta preparación debe incluir todos los conocimientos teóricos sobre las acciones: cómo funciona el mercado y su interrelación con los temas macroeconómicos, el análisis fundamental y el análisis técnico. También hay que saber en dónde buscar la información necesaria y qué plataforma de operación utilizar. Cómo poner las órdenes y cómo leer las pantallas de operación. Incluso elegir una computadora adecuada y contar con el ancho de banda correcto son cosas que debe saber el profesional de la inversión.

Carlos, 30 años, otro inversionista profesional –instructor de AIPT– explica “en tiempo real” cómo lee una gráfica, qué posibilidades de operación observa, cuáles serían sus niveles de entrada, salida y stop loss, luego opera. Además, ayudan al participante a que opere él mismo, enfrentando la vivencia de decidir cuándo “apretar el botón”. El curso cuesta $5 mil dólares.

Gente como uno

Soy inversionista profesional. Doy fe de lo apasionante, difícil, redituable y retador que es sentarse cada día frente a la pantalla y trabajar “de inversionista”. Lo he hecho por años en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) y me siento muy satisfecha del éxito obtenido. Tomé este curso como cualquier interesado, y pagué por él, porque sé que sentarse junto a un profesional y verlo trabajar, en cualquier campo, siempre enseña.

Junto conmigo estuvieron nueve personas más. Gente como tú: ingenieros civiles y de sistemas, actuarios, contadores, administradores de empresas, ginecólogos, pilotos aviadores, mercadólogos. Con gusto por el mercado accionario, con ganas de aprender más, la mayoría con experiencia previa. 50 años de edad puede ser una media válida para el grupo y muchos de ellos ya con negocios propios y por supuesto con los excedentes financieros necesarios.

Porque para ser inversionista profesional se necesita tener dinero. Para hacer day trading, por ejemplo, el AIPT recomienda que al menos dispongas de $30 mil dólares. Este capital sólo debe ser una parte del dinero que estás dispuesto a colocar en el mercado accionario. Así que haz tus cuentas.

Si ya reuniste el capital y no estás satisfecho con lo que estás obteniendo en tu casa de Bolsa, tal vez sea tiempo de tomar cartas en el asunto. Hay que convertirse en un profesional o buscar uno que lo sea. No hay que olvidar que uno es el mejor manejador de su dinero. Prepararse para hacerlo bien es fundamental. Si no tienes tiempo o vocación para hacerlo y entregarás tu capital a terceros para que lo manejen, debes aprender para ser un buen gerente de tu dinero. Si quieres conocer más sobre el AIPT, consulta su página en internet, www.aiptrading.com.

Anuncios

2 pensamientos en “¡PRODUCE DINERO!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s