ANTES DE SUBIRTE AL AVIÓN, LEE ESTO

Guía del viajero frecuente

ANTES DE SUBIRTE AL AVIÓN, LEE ESTO

[Por Lorena Maldonado / Foto Dreamstime]

Si eres de los que despierta en Paris y amanece en New York, te tenemos muy buenas recomendaciones para que esos viajes de trabajo no afecten tu bien más preciado: tu salud.

Si eres de los que despierta en Paris y amanece en New York, te tenemos muy buenas recomendaciones para que esos viajes de trabajo no afecten tu bien más preciado: tu salud.

En nuestra época ya no es raro que nos volvamos “ciudadanos del mundo”, en muchas ocasiones, por motivos de trabajo, ya que ahora vamos y venimos, mientras cerramos un trato en Miami, al otro día tenemos que estar en Monterrey dando un curso, y para el fin de semana, de regreso al Distrito Federal para ver a la familia. Este ritmo de vida obliga a muchos a modificar ciertos hábitos de alimentación, ejercicio y horas descanso, se necesita implementar técnicas para prevenir enfermedades y para adaptarse a ciertos desajustes en el organismo. Por eso, en Inversionista te proporcionamos una guía básica para aquellos viajes que además de ser experiencias, son un reto para tu salud.

Alimentación

El cuerpo tarda tiempo en adaptarse al agua, alimentos y aire que respiras en otras ciudades o países. Se debe tener especial cuidado al tomar agua, sobre todo si viajas a países en Latinoamérica, África, Medio Oriente y Asia ya que el agua puede contener virus, bacterias o parásitos que causan malestares estomacales, como la diarrea. Se estima que cada año entre 20 y 50% de los viajeros a nivel mundial, es decir, 10 millones de personas desarrollan dicho malestar que se puede manifestar durante la primera semana de viaje o una vez regresando a casa.

Lo que recomiendan los expertos es evitar ingerir hielos, helados, comida cruda, mariscos o alguna fruta exótica que se venda en las calles. Por lo general, la diarrea común no representa graves riesgos, pero es muy importante la rehidratación para restablecer los líquidos y sales perdidas. Se deberá visitar a un especialista cuando se siga padeciendo de dicho mal después de ocho horas, especialmente si se presenta con nausea, vómito, dolores o calambres en el abdomen, sangre o fiebre. El médico recetará un antibiótico de tres a cinco días y deberás lavarte las manos con mayor frecuencia de la acostumbrada.

Otro de los factores a tomar en cuenta es la dieta, por lo general, cuando se viaja, se tienen al alcance todo tipo de comida, por lo tanto es importante saber elegir los horarios, dosificar las cantidades y calidades de alimentos a ingerir, así como respetar, en la medida de lo posible, todas las comidas que normalmente haces.

Los especialistas afirman que viajeros frecuentes experimentan una reducción de los aportes vitamínicos y el estrés no deja de estar presente en estos viajes, lo más recomendable es ingerir vitamina C.

Ejercicio

Sentado en el avión, puedes hacer estiramientos de espalda y cuello. Debes estirar los músculos de tus pantorrillas y ejercitar tus piernas de arriba hacia abajo, hacia delante y atrás. Dobla tus rodillas. Párate o siéntate cada dos horas, levántate y camina alrededor. Para ayudar a la circulación de tus piernas puedes comprar medias o mallas de compresión. Estudios han comprobado que permanecer sentados por largos periodos provoca una disminución en el flujo sanguíneo hacia las piernas, provocando en un largo plazo serios problemas cardiovasculares.

Durante el viaje se pueden presentar contracturas musculares, debidas a la mala postura ocasionando dolores de cabeza, fíjate muy bien en la postura de tu cabeza.

Al llegar a tu destino, posiblemente tengas problemas para dormir debido los cambios de altitud, por lo tanto no es aconsejable realizar ejercicios intensos, sino sólo hacer de 15 a 20 minutos de ejercicio aeróbico. El cuerpo puede tardar hasta ocho días o más, dependiendo de la persona o la distancia que se haya viajado, en llegar al  pleno rendimiento.

Jet lag

Te subes en México y después de más de 12 horas llegas a tu destino con otro horario y clima. El cuerpo responde ante dicho desequilibrio con síntomas como insomnio, cansancio, irritabilidad, incapacidad para concentrarse, pérdida de sentido de orientación y problemas digestivos, como estreñimiento o diarrea. Los expertos recomiendan ciertas acciones para aminorar estos efectos conocidos como jet lag:

  • No viajes en ayunas y evita comidas con alto contenido de grasas o picantes.
  • Si tu estancia será larga, acostumbra a tu cuerpo a la nueva zona horaria con antelación.
  • Evita bebidas alcohólicas y con cafeína el día antes, durante y un día después del vuelo.
  • Toma una cantidad considerable de agua, especialmente durante el viaje para contrarrestar los efectos de la falta de humedad dentro del avión.
  • Cuando vayas a cruzar de ocho a 12 zonas horarias procura dividir tu trayecto, si es posible con una estancia en una ciudad a la mitad de tu destino final.
  • En un viaje largo, lo más importante es como te sientes, más no como te ves. Utiliza zapatos confortables y ropa cómoda.

Cuidados especiales

Durante tu vida de viajero frecuente, acude con tu doctor con frecuencia, ya que dependiendo de lugar al que vayas te puede recomendar aplicarte ciertas vacunas o indicarte tratamientos preventivos. La mayoría de las vacunas necesitan tiempo para ser eficaces. Realiza chequeos médicos y dentales antes de viajar para saber a qué problemas te puedes enfrentar y averiguar qué medicamentos deberás llevar.

Primeros auxilios

Así sean trayectos largos o cortos no debes olvidar llevar un botiquín de primeros auxilios con medicamentos recetados en sus envases originales. El botiquín deberá contener: jabón, desinfectante de manos, medicamentos para problemas estomacales, para tos y resfríos, medicamentos para el dolor (ibuprofeno), descongestionantes y antihistamínicos para las alergias (que no produzcan somnolencia), tela aislante para las ampollas, protector solar y medicamentos para los mareos.

Con estas sugerencias sólo nos queda desearte un buen viaje y te esperamos de regreso muy pronto. ¡Ah! Y no olvides llevar tu revista Inversionista para leerla en el avión o visita nuestro blog www.revistainversionista.com.mx en tus dispositivos móviles para que no te pierdas ninguna de nuestras ediciones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s