¿CUÁNTA INCERTIDUMBRE SE PUEDE TOLERAR?

Al borde del precipicio

¿CUÁNTA INCERTIDUMBRE SE PUEDE TOLERAR?

[Por Pedro Alonso Angulo]

Barack Obama ganó las elecciones. Se mantendrá como presidente de Estados Unidos los próximos cuatro años, después de una campaña llena de incidentes que finalizó con una condición de empate virtual. Su reelección, el pasado 6 de noviembre, desató una especie de nerviosismo en los mercados sin que las cosas –en lo económico y político– hayan cambiado.

Europa sigue en medio de una crisis que la condena a no crecer de manera significativa por varios años, con un sistema financiero muy deteriorado y mercados que no funcionan. En tanto, sus líderes continúan regateando el ajuste a las estructuras económicas. Las sociedades europeas se resisten a dejar el estado de bienestar en el que vivieron por décadas y que hoy no se sostiene. En este contexto, es previsible que en los siguientes años tengamos, de tiempo en tiempo, situaciones como las atestiguadas recientemente.

En Estados Unidos ha habido signos de recuperación incipientes e inconsistentes. Sin embargo, con todas sus disfunciones, su economía es la única de las grandes que marcha, aunque sea con capacidad limitada. Por su parte, los emergentes han reducido su ritmo de crecimiento y sufren las consecuencias provocadas por la propia velocidad a la que se movieron.

Así las cosas. La campaña que condujo a la reelección de Obama hizo ver que, el país en el que habitualmente todos confían para rescatar al mundo posee una condición económica frágil y un formato diferente en cuanto a composición política, si consideramos las partes sociales que lo integran.

Obama ganó porque leyó correctamente el nuevo mapa social de la Unión Americana. Mitt Romney apostó por su partido y los valores que los republicanos han sostenido tradicionalmente, anclados en el conservadurismo –Tea Party: ala más radical– que hoy no parece hacer juego con la sociedad estadounidense. Pero los números finales de la elección, en lo que respecta al voto directo de los ciudadanos, fueron marginalmente a favor de Obama, lo que habla de una sociedad dividida.

Es posible que sea eso lo que en realidad pone nerviosos a los mercados: lo impredecible que el futuro de Estados Unidos puede ser en términos de evolución social y política. Esto va más allá del tema económico, desde luego el primero que infunde temor en los mercados, que de pronto parecen haber descubierto los riesgos que entraña el precipicio fiscal (fiscal cliff).

No menosprecio la situación estructural de EU, su corrección implica una contracción de la economía, con una contrapartida de mayor o menor necesidad de financiamiento. El tema es importante porque se trata del déficit fiscal de la economía más grande del mundo, que requiere enormes montos de dinero. Si el déficit no se corrige, cada vez se necesitará más financiamiento y la carga de los intereses tomará más recursos del gasto público, limitando la cobertura de áreas como la salud, la seguridad social -que tienden a incrementarse a mayor ritmo que en el pasado debido a la estructura de la población-, seguridad y defensa.

Todo es cuestión de política

La corrección del déficit fiscal es un tema de negociación política que tiene ya dos años. Al no llegarse a un acuerdo se decidió establecer un límite temporal y ciertas condiciones que quedaron plasmadas en el Acta de Control Presupuestal de 2011. La ventaja es que puede ser modificada por los legisladores si llegan al consenso necesario. El límite temporal es este año y las condiciones son:

  • Reducir el déficit presupuestal en lo próximos 10 años de 7% del PIB en 2012, a 1% en 2022
  • Reducir el financiamiento de 73% del PIB a 58%

Si no hay ninguna modificación antes de que termine 2012, las reducciones del déficit -de acuerdo a la Oficina de Presupuesto del Congreso (órgano bipartidista)- serían de 7% actual a 4% en 2013, 2.4% en 2014 y 1.2% en 2015, para estabilizarse en niveles menores a 1% y alcanzar un déficit promedio en la década de 1.1%. El esfuerzo es enorme, sobre todo en los primeros años con base al escenario descrito. Por supuesto, habría un impacto importante en la economía estadounidense, que eventualmente puede acarrear una recesión e impactar al resto del mundo.

Pero puede haber tantos escenarios como los políticos negocien. Al final decidirán por uno con ganadores y perdedores. La condición implícita es que a menor reducción del déficit, menor impacto en la economía. Pero la necesidad de financiamiento es alta y existe el riesgo de que en algún momento los mercados decidan dejar de financiar a la potencia. Ello supondría un desequilibrio financiero global de grandes proporciones con repercusiones en la economía real.

La pregunta obvia es si los políticos estadounidenses serán capaces de ponerse de acuerdo (para no castigar demasiado el crecimiento económico) sin cometer imprudencias. No es una tarea fácil, pero tampoco imposible. Además, no creo que haya demócrata o republicano que “coma lumbre”.

Quizá cuando leas estas reflexiones ya se haya alcanzado un acuerdo. Si no fuera así, los mercados seguramente estarán más nerviosos y probablemente a un nivel menor de precio. El costo que uno tiene que decidir pagar debe evaluarse a partir de cosas como el grado de irracionalidad al que pueden llegar los mercados ante una situación de incertidumbre. La pregunta que tenemos que responder es: ¿Cuál es el nivel de incertidumbre que yo tolero? La respuesta es diferente para cada quién.

En este caso, las cosas con las que tendrás que lidiar serán, por ejemplo:

  • Si llegarán los políticos a un acuerdo razonable
  • Cuáles serán los sectores ganadores y perdedores (porque habrá de los dos)
  • Qué tan cerca del límite temporal estará el momento de una decisión más amable que la ya establecida
  • A los mercados, ¿les parece suficiente el resultado de un eventual acuerdo para decidir volver a invertir, y a los empresarios reanimarse para hacer crecer a la economía?
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s