INVIERTE EN UN RESTAURANTE

Un menú de opciones

INVIERTE EN UN RESTAURANTE

[Por Silvia Colón Vázquez]

La industria restaurantera genera enormes ganancias en el mundo. Sólo en México vende alrededor de $182,992 millones de pesos al año. Es el segundo sector generador de empleos, con 4 millones 550 mil puestos (directos e indirectos), equivalentes a 4% de la población económicamente activa, según datos de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y de Alimentos Condimentados.

La actividad es considerada una de las bases del crecimiento económico. Oficialmente se suman a nivel nacional 428 mil establecimientos, en una industria que aporta 1.4% del Producto Interno Bruto (PIB).

Los restaurantes generan ventas diarias, en promedio, por $550 millones de pesos, lo que demuestra el área de oportunidad del sector. Entre las opciones que brindan atractivos rendimientos se encuentran las franquicias.

Franquicias, un negocio lucrativo

Las franquicias se han constituido como una de las mejores y más efectivas formas de realizar un negocio exitoso. Han demostrado que pueden consolidarse fácilmente en el mercado con un mínimo de riesgos.

En México, 35% de las franquicias corresponde a restaurantes de diversos estilos y servicios. Entre las ventajas de adquirir un local bajo este modelo es que ofrecen resultados comprobados, brindando garantías de calidad al cliente. Contar con una marca que tiene un nombre establecido, una red de contactos con proveedores y, en muchos casos, la misma publicidad de la unidad, es en realidad un negocio ganar-ganar.

Muchos de los inversionistas interesados en adquirir un restaurante saben que la rentabilidad es prometedora, pero desconocen su operación. Por ello, se inclinan a favor de que otra persona lo opere, ya sea mediante un candidato o dejando que la propia empresa franquiciante se encargue, es decir, se convierte en un inversionista ausente.

Otorga el capital y que otro lo trabaje

Hay que tener en cuenta que la franquicia es la que otorga la autorización para que el inversionista realice o no una alianza con un socio operador. Este socio cuenta con una figura llamada “franquiciatario operador”, que ejerce una participación menor del capital del franquiciatario, porque va a estar a cargo de la administración, comenta Juan Manuel Gallástegui, director de la consultora Gallástegui Armella Franquicias.

“Cuando el inversionista nos solicita el apoyo para incorporar un operador que trabaje en el negocio, buscamos en nuestra base de datos personas con experiencia en el rubro, alguien capacitado que pueda hacerse cargo exclusivamente de la operación de la franquicia, realizando la función de gerente operativo”, asegura Luis Mata, director de franquicias de Angus.

En primer lugar, el franquiciante debe contar con el perfil que solicita la franquicia para adquirirla. “Cuando el franquiciatario (inversionista o socio capitalista) no quiere o no puede operar el negocio, y sólo le interesa aportar el capital, pero tiene definido quien se hará cargo de la operación, la franquicia ofrece la opción de capacitar a esa persona para que realice de manera idónea su trabajo”, explica.

De acuerdo con el consultor Juan Manuel Gallástegui, al entregar la operación a un tercero, el inversionista tiene que asegurarse de que cumpla con el contrato de franquicias. El operador franquiciante va a recibir una participación de entre 5 y 10% del capital del negocio.

También debe estipularse que el franquiciatario inversionista tiene que revisar las cuentas mediante un sistema de cómputo amigable. “Ponemos la experiencia y la capacitación del personal, pero por tratarse de una inversión pedimos que el inversionista franquiciatario permanezca atento a los movimientos del negocio”, dice Gallástegui.

Para que un restaurante se considere una buena inversión debe tener una utilidad de entre 28 y 33% mensuales. El retorno de inversión oscila entre 24 y 32 meses.

Un menú de opciones

Hay muchas franquicias de comida, como Bisquets- Bisquets Obregón, Suushi-Itto, El Fogoncito y Angus, en las que se trabaja con franquiciatarios operadores, por lo cual ya es una figura comúnmente aceptada. Hay restaurantes con modelos de servicio fast food-quick service, fast-casual y casual-formal que también han adoptado el esquema, comenta Gallástegui.

El tamaño de la inversión debe estar directamente vinculado con el concepto del negocio, el tipo de comida que se va a ofrecer, tomando en cuenta la localidad donde se instalará la franquicia. Por ejemplo, en la firma Subway ofrecen sándwiches y tiene una infraestructura adecuada para su venta, con un alimento que lo distingue de otros negocios. Por eso, es importante determinar que la inversión esté vinculada al producto y al mercado al que se va a dirigir, a fin de garantizar su aceptación.

Sabias que…

  • Aunque la industria restaurantera se vio afectada en 2009 por el alza de precios de los insumos, encarecimiento de energéticos y aumento de impuestos, en 2010 revirtió la tendencia negativa, para crecer 3.5% en 2011. Se estima que al cierre del presente año la tasa de crecimiento llegue a 6%.
  • Para adquirir un restaurante se pueden formar sociedades de dos o hasta cuatro inversionistas.
Anuncios

Un pensamiento en “INVIERTE EN UN RESTAURANTE

  1. Hola algun inversionista que desee invertir en Valle de Bravo estado de Mexico tengo una buena opcion de un excelente inmueble para restaurante, con vista panoramica a la laguna , a unos minutos del centro del pueblo y del embarcadero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s