EL MEJOR REFERENTE

Índices bursátiles

EL MEJOR REFERENTE

[Por Gustavo Neffa* / Ilustración Cruz Martínez]

La selección de títulos accionarios es la clave de la inversión bursátil, pero también es la labor más complicada. Afortunadamente, con los índices podemos ver cuáles son las emisoras que se ostentan como las más representativas de su mercado.

La selección de títulos accionarios es la clave de la inversión bursátil, pero también es la labor más complicada. Afortunadamente, con los índices podemos ver cuáles son las emisoras que se ostentan como las más representativas de su mercado.

Un índice bursátil es una ponderación matemática de un conjunto de acciones que cotizan en forma pública. Mide el aumento o disminución de un determinado mercado mediante los valores incluidos en él. Trata de reflejar las variaciones o rentabilidades promedio de los activos que lo componen y puede ser ponderado (en la mayoría de los casos) o simple.

Sólo las mejores

Las acciones de un índice tienen características comunes: pertenecen a una misma Bolsa o industria y tienen una capitalización similar. De ahí que los inversionistas suelen confundirlos con los mercados que representan.

El más antiguo en Estados Unidos es el Dow Jones Industrial Average, que está vinculado a las empresas industriales. En muchas ocasiones hay un número que acompaña al nombre, como es el caso del FTSE 100 de Gran Bretaña, el DAX 30 de Alemania, el CAC 40 de Francia o el IBEX 35 de España. El número indica la cantidad de emisoras que lo componen. Por ejemplo, el NASDAQ 100 está conformado por 100 compañías y el Nikkei 225 por 225. Este no varía aunque sí lo hacen las acciones que lo integran.

Hay otros más flexibles, como el Merval de Argentina, que no tiene una cantidad fija de componentes. Cambian de un trimestre a otro en función de un algoritmo que incluye la cantidad de operaciones y el volumen transado de los últimos seis meses.

En caso de que una emisora que integra el índice descienda mucho en su cotización o capitalización bursátil, puede dejar de estar incluida cuando el índice se actualice y entrar otra en su lugar. 
Normalmente, este rebalanceo se hace cada tres o seis meses, en función de su capitalización, que es el valor que la compañía posee en la Bolsa.

Bolsas al alza o a la baja

Los puntos de un índice evolucionan con el movimiento de los papeles que representan, pero todos comienzan en una base bursátil. Por ejemplo, el Ibex 35 tiene su base en los 6 mil puntos, a partir de ahí ha ido obteniendo un valor mayor o menor. Algunos inversionistas acostumbran medir una caída o subida fuerte de un índice por la cantidad de puntos. Pero ese valor no debería ser tomado en cuenta, ya que la variación porcentual siempre es más importante.

Existen dos formas en las que se pueden ponderar:

  • Simple. Interpreta de forma igualitaria a todas las empresas independientemente del valor de sus acciones y la cantidad de las mismas. Se elabora haciendo una media del porcentaje de subida o baja de los papeles que lo conforman. La desventaja es que puede perder mucho terreno una empresa grande y una muy pequeña ganar lo mismo en su cotización. Entonces, el índice no reflejará la creación o destrucción de valor, porque ambos se compensarían entre sí.
  • Capitalización bursátil. Toma el valor de las acciones así como su número, por lo que es mucho más complejo. Da mayor importancia a las firmas que realmente la tienen. La mayoría de las Bolsas en el mundo usan este sistema; sin embargo, el índice más famoso de todos, el Dow Jones, no lo usa, y por esta razón es muy criticado. Aunque, para estar incluidas ahí, las empresas tienen que cumplir ciertas características (como poseer un mercado grande), compensando parcialmente dicho inconveniente.

Los índices no pueden operarse directamente, sino a través de contratos de futuros a determinada fecha, o a través de fondos comunes de inversión que repliquen exactamente su composición, mediante CFDs (Contrato por Diferencias) o ETFs (Fondos cotizados).
 Si el inversionista quiere exponerse a índices de otros países, tiene que tomar en cuenta a qué subyacente lo hace, además de la existencia de un riesgo de tipo de cambio. Si uno compra el iShares MSCI Brazil Index Fund (EWZ), no es lo mismo que operar el índice Bovespa, ya que no tienen la misma composición.

El estudio de la evolución de los índices bursátiles a través del tiempo es una de las tareas que realizan los seguidores del análisis técnico de series temporales, a fin de encontrar patrones de comportamiento recurrente de precios, en la búsqueda de pisos y techos en los cuales comprar o vender, respectivamente. Pero si uno adopta la hipótesis de eficiencia de mercado, sólo la nueva información será la encargada de mover las cotizaciones en el futuro.

* Gustavo Neffa es analista de Sala de Inversión América.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s