EL INTERÉS POR SABER MÁS

Un ingrediente indispensable

EL INTERÉS POR SABER MÁS

[Por Matiana Flores / Foto María Elena Calvo]

Luis Pazos, presidente de la Condusef

Luis Pazos, presidente de la Condusef

La cultura financiera es la columna vertebral de un sano y exitoso manejo del dinero, y también está directamente relacionado con todo lo que tiene que ver con consumo, crédito, ahorro y, por supuesto, inversiones. En nuestro país, la Secretaría de Hacienda, a través de la Comisión Nacional para la Defensa de los Usuarios de las Instituciones Financieras (Condusef), es quién se ha encargado de darle un importante impulso a la difusión masiva de esta información a través de distintos canales. Uno de ellos es la escuela, desde la primaria hasta la universidad. Luis Pazos, presidente de la Condusef, nos cuenta qué se ha hecho y qué falta por hacer en este importante tema.

¿Cuál es el contexto de la educación financiera en los países miembros del G20?

El énfasis en este tema es un fenómeno relativamente nuevo en todos los países, se había dado como algo coyuntural, pero ahora –y en gran parte por lo que propone México en el G20– se está produciendo una política permanente. Sin embargo, no hay una diferencia sustancial de educación financiera entre los países desarrollados y los que están en vías de desarrollo.

En los primeros, la gente está más acostumbrada a los bancos, en los segundos hay más personas fuera del sistema bancario. Por lo tanto, si identificamos cultura financiera únicamente con conocer los instrumentos bancarios, ésta es mayor en el primer mundo. Pero, la cultura financiera no es sólo conocer los instrumentos, sino tener los hábitos financieros fundamentales: no gastar más de lo que ingresas y ahorrar. Se ha extendido el mito de que los pobres no pueden ahorrar y se ha tomado como una excusa para decir que “ahorrar es para ricos”. Esto es falso, todo rico se inició a través del ahorro y la reinversión. Los hábitos se van inculcando a través de la educación financiera.

¿Cuál es el balance sexenal en lo que se refiere a la difusión de la cultura financiera?

No tengo datos concretos, porque no hemos hecho una evaluación. Las evaluaciones son caras y primero tenemos que hacer un esfuerzo mayor para después evaluar. Además, empezamos con la Semana Nacional de Educación Financiera hace cuatro años, y aún no podemos tener resultados directos. Sí tenemos indicadores indirectos que nos dicen que hay mayor preocupación por el tema: el número de personas que habla a la Condusef para solicitar una asesoría ha crecido.

En 2006, de 350 mil personas que se acercaban, 70% venía a consultar. Ahora atendemos a más de un millón 200 mil, y 83% hace consultas porque quiere saber. Cuando la gente compara es porque ya tiene cierta educación financiera. Nuestros simuladores en la página web tendrán este año más de 22 millones de visitas, quiere decir que la gente ya está más preocupada por saber qué instrumento utilizar y qué banco le está dando el mejor servicio.

Otro símbolo de educación financiera es la movilidad bancaria, todavía hay poca por cuestiones de comodidad, de inercia y de tradición de estar en un solo banco; sin embargo, los créditos hipotecarios y de automóvil ya se están disgregando mucho. La gente está viendo el Costo Anual Total (CAT) de cada banco, los plazos, y las comisiones. Esto es educación financiera y además obliga a que haya más competencia y hace a la gente más exigente, pero todavía falta mucho por hacer.

¿Cuáles son los principales temas de asesoría que solicitan?

La mayor asesoría –porque es el producto que más problemas causa– es la que tiene que ver con tarjetas de crédito. Hemos hecho campañas destinadas a que se haga un mejor uso de la tarjeta de crédito y hemos logrado algo.

Antes muchas personas creían que estaban en orden pagando el mínimo que le pedía su banco para considerar cubierto su saldo, nosotros les mostramos que eso era muy caro, que lo mejor era ser totalero, porque de otra manera se extendía el plazo de pago de sus compras a cinco o 10 años y al final les costaba hasta tres veces más. En contraste, si compraban un día después de la fecha de corte, tenían hasta tres quincenas para pagar todo sin que le costara un solo punto de tasa de interés, solamente las comisiones. Esto a algunos bancos no les gustaba porque una buena ganancia es que la gente pague más a plazos.

Esta campaña tomó conciencia en la clase media y repercutió en que los porcentajes de totaleros se incrementara. Era importante que la gente tuviera conciencia y que pagara lo más que pudiera o idealmente pagara todo. Eso es lo que nosotros consideramos un avance en educación financiera.

En donde hay preocupación es en las tarjetas de débito. Hay 98 millones de tarjetas y más de la mitad está sin usarse. Muchas sólo se usan para sacar el total de la quincena, no para pagar en puntos de venta y llevar una mejor planeación de sus gastos. Si te acostumbras a pagar el súper con la tarjeta de débito, la gasolina y todos los gastos permanentes, tienes en tu estado de cuenta un presupuesto de lo que gastas al mes en cada rubro. Sin embargo, muchas personas sacan todo, a veces en un cajero que no es del banco que emitió la tarjeta, lo que implica una comisión. Además existe un mayor riesgo de robo al traer el dinero o tenerlo en la casa.

En cambio, si te roban la tarjeta inmediatamente la reportas y no pierdes tu dinero. Una de las grandes ventajas de la tarjeta de débito es que el dinero está en el banco y puedes sacarlo en el momento que lo necesitas. Esas son ventajas que ni el banco ni la empresa le explican al trabajador que recibe su nómina por tarjeta de débito. Eso nos lleva a tener huecos en la educación financiera.

¿Qué les falta por hacer a las instituciones bancarias para difundir aún más la cultura financiera?

Utilizar los estados de cuenta. Su argumento es que es muy caro mandar recordatorios de educación financiera, sin embargo, muchos de ellos mandan literatura promocionando algo positivo para ellos. Por ley, los bancos tienen que tener en las sucursales material para que la gente sepa cómo utilizar la tarjeta, mi punto de vista es que no es suficiente porque es un mínimo de personas las que van a la sucursal.

Nosotros estamos en la tesitura de considerar una mala práctica bancaria el no adjuntar, por lo menos una vez al año y a todos los nuevos tarjetahabientes, una pequeña guía con los tips de lo que deben hacer para usar bien sus tarjetas. Nosotros ya estamos elaborando una guía y le vamos a pedir a los bancos que la envíen.

El programa CetesDirecto es una buena alternativa porque las tasas que ofrecen los bancos en pagarés y cedes son realmente bajas.

Son bajas porque no hay quien ofrezca más, CetesDirecto es una alternativa que en el fondo también busca crear más competitividad en los bancos. A la gente le decimos que guardar el dinero en los bancos, aunque el interés sea pequeño, es mejor que bajo el colchón. Una tasa de interés de 3% con una inflación de 4% es una tasa negativa de -1%, pero si lo dejas bajo el colchón pierdes -4%. Entonces es mejor algo que nada, y en el caso de los cetes sí se obtiene una tasa positiva. Hay quien dice que los cetes no están en los bancos, correcto, pero hay millones de hogares que tienen computadora, esta es una alternativa para que ahorren desde su hogar con una de las tasas más altas del mercado. Creo que en la medida que se conozca, mucha gente va a utilizar CetesDirecto y va a incentivar a los bancos a que aumenten las tasas de interés a los ahorradores.

En el esfuerzo de difundir la cultura financiera se observa la ausencia del gremio bursátil.

Es difícil una educación financiera bursátil porque es un medio de alto riesgo, sin embargo, hemos emitido un decálogo de recomendaciones para el inversionista, por ejemplo:

  • No invertir un capital que vas a utilizar a corto plazo
  • No invertir todo tu capital
  • Investigar y tener claro los riesgos que puede asumir
  • No invertir en valores sólo porque traen un historial bueno, ya que no necesariamente va a seguir siendo así
  • Dejar que maduren tus inversiones
  • Saber para qué quieres invertir: si es una inversión patrimonial o una especulativa
  • Tener conciencia de las comisiones que te cobran por entrar y salir

Hay quien tiene la idea de que es una minoría la que está invirtiendo en el gremio bursátil, lo cual no es cierto, porque a través de fondos de inversión y de las mismas afores, podemos decir que hay millones de personas que participan en la Bolsa.

Hace falta la popularización de la inversión bursátil, a largo plazo es la mejor alternativa, pero es peligrosa cuando uno quiere especular. Pasó en la década de los 80, que había gente que sacaba una hipoteca de su casa, la metía y la volvía a sacar. Muchos perdieron la casa cuando vino la bajada. La recesión de 2008 nos hizo ver que cuando bajó, aquellos que no vendieron, no perdieron, pues después volvió a subir. Es más, hay quienes compraron cuando estaba abajo y ganaron mucho. Los que perdieron fueron los que habían invertido en la Bolsa a corto plazo, pero los que estaban a largo plazo y habían invertido ciertos excedentes no lo hicieron.

¿Qué tan frecuente es la demanda de asesoría en materia de inversiones?

No es la consulta más recurrente. No tengo el dato de cuánta gente nos ha consultado, pero hay muchas personas que no tienen acceso a un asesor o que el asesor indirectamente los lleva a aquellos valores que quiere promover la casa de Bolsa en la que trabaja. Hay asesores que son muy objetivos, pero la mayoría tiene su corazoncito y promueven los valores que le conviene a la casa de Bolsa o sociedad financiera para la que trabajan.

¿Cuál es el problema más recurrente que tiene la gente que invierte?

El más común es que se deja llevar por altas tasas de interés. Nosotros hemos dicho que cualquier institución financiera que te está ofreciendo más de 10% en tasa fija es muy riesgosa, porque está afuera del mercado. Muchas personas han caído en el “garlito” de cooperativas, cajas de ahorro y sofomes que están captando indebidamente, que ofrecen tasas de interés de hasta 15%.

Recordemos que eso ha pasado aun con grandes inversionistas (caso Madoff): era gente que durante mucho tiempo tuvo rendimientos de hasta 20%, pero era simplemente una pirámide. Hay quienes ahorran en instituciones que violentan la ley al captar ahorros sin autorización, o que no están registradas formalmente, o en instituciones extranjeras que dan la apariencia de ser muy sólidas y en el momento en que les dejan de pagar vienen con nosotros y no tenemos la competencia para ayudarlos. El consejo es que inviertan en instituciones serias, que han estado en México durante mucho tiempo y que están registradas en nuestro país. Hay una corresponsabilidad de los bancos mexicanos, cuando hacen una inversión en el extranjero, pero se realiza en sus oficinas. En ese caso nosotros consideramos que se está avalando esa inversión que se hizo en las Islas Caimán o en cualquier otra parte.

¿Han atendido a gente que ya invierte en Bolsa y que quiera solucionar alguna controversia?

Son muy pocas, porque las casas de Bolsa graban todo, entonces, cuando alguien dice “yo no ordené tal”, ahí está la grabación. Muchas controversias las arreglan con la misma entidad financiera. La mayor parte de las reclamaciones son por cantidades pequeñas, por parte de personas que no tienen abogados, la clase media que es la que queremos representar ante los bancos. A las personas de grandes empresas les damos una orientación por única vez, pero son pocas las consultas o controversias para todas las transacciones que se hacen y esto es por la claridad, por la grabación que hay y por las reglas que hasta ahora han evitado este tipo de confusiones. Claro, hay gente a la que no le gusta perder y esto se dio mucho cuando algunas casas de Bolsa o fondos de inversión garantizaban una tasa mínima, esto es peligroso y ya no lo hace nadie, y el que lo hace es objeto de.

Anuncios

2 pensamientos en “EL INTERÉS POR SABER MÁS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s