¿QUIÉN SE BENEFICIA CON LA NUEVA TV?

Abriendo el mercado

¿QUIÉN SE BENEFICIA CON LA NUEVA TV?

[Por Adrián Díaz / Ilustración Cruz Martínez]

Cuando el pleno de la Cofetel aprobó la creación de una tercera cadena de televisión abierta, decenas de voces empezaron a escucharse en torno a este tema, analicemos algunas.

Cuando el pleno de la Cofetel aprobó la creación de una tercera cadena de televisión abierta, decenas de voces empezaron a escucharse en torno a este tema, analicemos algunas.

Debido a que será la primera vez en la historia que en nuestro país se licite una concesión para una o dos cadenas de televisión, las opiniones y debates no se han hecho esperar. Preguntas tendenciosas como, ¿qué van a hacer Televisa y TV Azteca para evitar la competencia? o ¿Carlos Slim por fin tendrá su anhelado canal de televisión para darle “en la torre” al hasta el momento indestructible duopolio televisivo? surgen cada vez que se menciona el asunto.

Sin embargo, este tipo de preguntas por el momento las debemos dejar en un segundo plano, ya que temporalmente, lo único seguro es que la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel) dará a conocer a finales de noviembre las bases de licitación para quienes estén interesados en instalar y operar un nuevo canal de televisión digital en México. Es decir, pondrá sobre la mesa las reglas del juego.

¿Qué se aprobó?

En los primeros días de junio, la Comisión aprobó por cuatro votos a favor y uno en contra una tercera e incluso una cuarta cadena de televisión en México. El Programa incluye frecuencias para dos canales de transmisión de Televisión Digital Terrestre (TDT) en 153 espacios principales, que representan la cobertura necesaria para servir a 93% de la población del país.

En otras palabras, se ofertarán dos frecuencias del espectro para que la o las empresas ganadoras puedan utilizar estas frecuencias con el fin de prestar el servicio de televisión digital abierta. De acuerdo a la Ley Federal de Radio y Televisión, si no hay algún tipo de observación, el siguiente paso es la publicación de la convocatoria de dicha licitación; es decir, se darán a conocer cómo y cuándo se van a licitar las dos frecuencias y, obviamente, el costo de inversión.

De acuerdo con Eduardo Pérez Motta, presidente de la Comisión Federal de Competencia (Cofeco), hay motivos suficientes para que el próximo 30 de noviembre se den a conocer las reglas y costos de la licitación. “Yo creo que sí existen las condiciones para que salgan las bases, y las más interesadas en que suceda son las propias televisoras, porque son a las que les costaría que esto no camine.”

¿Cómo?

Las posturas que están en el aire son: si se hace a nivel nacional o el posible lanzamiento de los canales a nivel regional. “Hay quienes afirman que la única forma de hacer competencia real a las actuales empresas televisoras es dando concesiones nacionales, sin embargo, los que opinan lo contrario dicen que estas condiciones a nivel nacional no tendrían éxito desde el punto de vista económico y que la única forma es tratar de alentar la producción regional, donde sí habría mucho más eco, y que podría ser un contrapeso por regiones a las actuales televisoras. No creo que ninguna de las alternativas sea concluyente, habrá que esperar”, afirmó Alejandro Navarrete, director del Centro de Investigación e Innovación en Telecomunicaciones de la Cámara Nacional de la Industria de Telecomunicaciones por Cable.

Irene Levy, presidenta del Observatorio de las Telecomunicaciones de México (Observatel), considera que los comisionados de Cofetel deben inclinarse por ofertar dos tipos de canales. “Yo creo que para que se dé una competencia real frente a las grandes televisoras es necesaria la cadena nacional: esa es la gran ventaja, la desventaja que tiene es que sacrificas pluralidad de contenidos, en lugar de multiplicarlos por cuatro regiones, va a haber un sólo discurso”.

¿Cuánto?

Esta es la gran incógnita. ¿Hasta qué punto va a poder ser rentable poseer un canal de televisión digital? Para bien o para mal, la respuesta se conocerá justo en el momento en que la Cofetel revele las reglas del juego para competir.

“Lo que sí es clarísimo es que el nivel de inversiones es completamente diferente para una televisora regional que para una nacional. Para una sola concesión, para un solo canal nacional, estamos hablando de inversiones sobre $400 millones o $600 millones de dólares, y otro tanto más por derechos de grado del espectro radioeléctrico que todavía no se ha empezado a operar, independientemente del tiempo que tomaría el despliegue de infraestructura para cubrir los 153 puntos. Al menos en el corto plazo, a partir de que se asignen las concesiones eventualmente para una cadena nacional, no se ve fácil que pudiera haber una competencia real”, argumentó Navarrete.

La rentabilidad de los nuevos canales de televisión descansa en la penetración que tengan estos servicios en la población. Debido a que actualmente sólo 16% de los hogares mexicanos cuentan con la tecnología necesaria para recibir señal digital en sus televisores, surge la necesidad de acelerar el famoso “apagón analógico”.

“Los canales que se han puesto dentro del programa licitatorio de televisión son digitales, diferentes a la tecnología analógica que conocemos y a través de la cual se transmiten hoy las cadenas más conocidas. ¿Las oportunidades? Permitirá transmitir hasta cuatro señales en definición estándar, o bien ajustarse a un modelo de negocios conforme el propio participante lo determine. Podrá seguir, por ejemplo, una señal en alta definición o cuatro en definición estándar”, afirmó Mony de Swaan, comisionado presidente de la Cofetel.

Por tratarse de tecnología digital, para que los televisores de los hogares puedan recibir esta señal es necesario colocar decodificadores, mismos que representan altos costos a la población. Por eso se requiere un esfuerzo mayor del gobierno y la iniciativa privada para hacer rentable el negocio de la televisión digital abierta en México.

“Aquí se necesita una instrumentación conjunta de las Secretarías de Economía, de Comunicaciones y Transportes, de Gobernación, de Desarrollo Social, incluso del propio legislativo, para que descongele y otorgue en el presupuesto una partida para el subsidio de decodificadores. Cofetel sola no puede instrumentar todo, no llega a los estados, es un ente desconcentrado que está basado en el Distrito Federal. Se precisa una orquestación desde la Presidencia o desde las secretarías, y eso solamente con la voluntad del nuevo gobierno”, explica Levy.

Mas allá de que la población mexicana pueda ver televisión en calidad HD en sus hogares, la licitación de estos dos canales de TV digital representa una de las mayores oportunidades para modernizar las telecomunicaciones en nuestro país, asegura Mony de Swaan.

“La televisión digital terrestre se ha visto como un tema de mayor competencia en televisión exclusivamente, con la posibilidad de que cada uno de nosotros tenga alta definición o distintas opciones que se derivan del multiplexeo (multiprogramación). En realidad, lo importante es la posibilidad de que haya más servicios de banda ancha para todos y cada uno de nosotros. Ese, me parece, es el principal problema. ¿Por qué? Porque de alguna manera lo que estamos buscando es despejar la banda de 600 y 700 MHz, mediante la aplicación de la tecnología digital y la compactación que esta permite en el espectro radio eléctrico”.

“Si no podemos transitar de manera ordenada, como lo han hecho ya 25 países, creo que la opción sería el rescate, es decir, empezamos a pensar en cómo rescatamos las concesiones que están ahí, porque la banda ancha 700 es demasiado valiosa para seguir utilizándose para televisión”, agrega.

TV3TV1

Lo atractivo

Tanto Cofetel como Cofeco, y los propios interesados en participar en la licitación, han externado su preocupación en un punto en específico: ¿qué tipo de contraprestaciones exigirá el Gobierno Federal para poder operar ambos canales de TV digital?

“Por eso, la Secretaria de Hacienda tiene que sensibilizarse en el sentido de lo que dijo la Suprema Corte, que la contraprestación no puede ser el eje preponderante de la decisión del ganador y que no puede ser alta. Se tiene que privilegiar el tema de pluralidad, democratización de medios, contenidos y demás, para que no constituya una barrera frente a la cual el entrante ya no tenga negocio y entonces no haya interesados, o bien sea tan gravoso que vaya en detrimento de los contenidos”, comentó Levy.

Para Mony de Swann, el tema de la contraprestación debe analizarse a conciencia, ya que es en este punto donde la licitación se puede convertir en un proceso realmente atractivo para los inversionistas o altamente inviable.

“Hacienda tiene que considerar distintas cosas. Hay dos vías de comunicación: del concesionario al usuario y del usuario al concesionario, o bien de una red a otra red. En este caso estamos hablando de un servicio que va en una sola dirección: del concesionario al usuario. Nosotros hemos establecido ciertas contraprestaciones para el caso de los refrendos de radio, pero este tiene una cobertura en AM mayor a 90% del país y en FM mayor a 70%. Nos referimos a canales digitales en donde la cobertura es de 16% del territorio nacional en principio. Habrá que ver la tasa de sustitución de televisores y el esfuerzo que tenga que hacer el Estado, y subrayo el Estado y no el Gobierno, porque participa también el Congreso de la Unión, para acelerar este proceso”.

“Tendrá también que analizarse la posibilidad, y vuelvo a subrayar posibilidad simplemente, de que esta contraprestación en vez de pagarle en efectivo a la Tesorería de la Federación, tal vez el pleno en su momento y la Secretaría de Hacienda determinen que ocurra en especie, me refiero particularmente a los decodificadores. Los principales interesados en que la digitalización de este país ocurra de manera acelerada serán quienes ostenten concesiones de televisión digital”, agrega el comisionado presidente de la Cofetel.

TV2

A favor o en contra

Tal y como sucede en cualquier proceso de licitación, la posible llegada de nuevos competidores al mercado siempre genera reacciones a favor y en contra, la licitación de estas dos frecuencias para operar el mismo número de canales de televisión digital, no es la excepción.

“TV Azteca y Televisa obviamente están en contra de una tercera cadena, me queda clarísimo que no quieren competencia y no tienen porqué quererla. Están a favor muchas organizaciones civiles, Observatel, seguramente el Gobierno Federal. Habrá muchos individuos que estén a favor, me parece que grupos empresariales que quieren competir para esta nueva opción”, opina Levy.

De acuerdo con Navarrete, para asegurar la llegada de los nuevos canales de televisión digital fue necesaria la intervención de la Cofeco. “Los que puedan pensar que sus intereses se ven afectados claro que buscarán oponerse. Sabemos que ya hay una disposición de la Comisión Federal de Competencia respecto a la resolución para que Televisa se hiciera de 50% de Grupo Iusacell, que de alguna forma pretende blindar la posibilidad de que las actuales televisoras, Televisa y TV Azteca, bloqueen este proceso de la tercer cadena. Eso significa que para la Cofeco, claramente estas dos empresas eran partes interesadas o podrían serlo para que esto no llegara a buen puerto. Con esa determinación lo que buscó la Comisión fue blindar esa posibilidad, buscando el éxito la licitación de la tercera cadena”.

Para Navarrete existen más sectores a favor que en contra, de que llegue más competencia a la televisión mexicana. “De todos los actores que están ahí, son interesados los proveedores de contenido, tenemos Apple TV, Google TV, Netflix; otros obviamente las empresas de telecomunicaciones, ávidas de espectro radioeléctrico para poder ampliar sus servicios; otros, como los actuales radiodifusores, los operadores de televisión abierta, que obviamente son agentes y actores importantes que tienen también que velar por los intereses de sus empresas”.

Sin embargo, Pérez Motta afirma que más que pensar en quiénes están a favor o en contra de este proceso licitatorio, se debe analizar cómo habrá una competencia real en la televisión mexicana.

“Lo fundamental es que esta licitación maximice la competencia en el mercado de la televisión abierta: es el mandato de la ley de competencia. Sin duda, este es un mercado especialmente importante. Entonces, si hay interesados tanto para cadenas nacionales como regionales, ¿cuál tenemos que escoger? Sencillo: la que maximice la competencia”.

No descarta Pérez Motta que para hacer más competitivo este mercado se acepte la inversión extranjera. “La ley no abre muchas señales actualmente. Ayer (1 octubre) hubo una señal importante que envió el subsecretario de competitividad de la Secretaría de Economía, en el sentido de que podía enviarse proyectos de reformas a la Ley de Inversiones Extranjeras que abrieran la posibilidad de inversionistas internacionales, no nada más en las telecomunicaciones, sino también en muchos otros sectores, que sin duda debieran incluir radio y televisión”.

Sean nacionales o regionales, los dos canales digitales de televisión abierta estarán al aire durante la administración del presidente electo, Enrique Peña Nieto. A la administración del mandatario, Felipe Calderón, no le alcanzará el tiempo, más allá de los trabajos que ha realizado la Cofetel y de la promesa de tener listas las bases de la licitación a más tardar el próximo 30 de noviembre. Lo que sí se le debe agradecer al gobierno de salida es que, claramente, se han sentado las bases para que se puedan llevar a cabo estas licitaciones, lo cual definitivamente será benéfico para nuestro país.

Anuncios

6 pensamientos en “¿QUIÉN SE BENEFICIA CON LA NUEVA TV?

  1. Me parece saludable mas competidores en la tv abierta. lo preocupante es la actuacion de los encargados de autorizarlo ya que esta el ejemplo en la telefonia donde le han dado mas largas que una condena a cadena perpetua. saludos

  2. Deberian abrir 20 canales d tv ya que la verdad azteca y televisa aburren es todo los dias lo mismo y acabo que en mi matam tamaul quitaron el 5 d televisa para poner vallevicion

  3. Es necesario que nuestro pais tenga la opcion de canales digitales,porque los cosumidores hemos adquirido nuevas TV Digitales y necesitamos difusoras que ofrescan señales en HD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s