¿POR QUÉ CONTINUAR CASTIGANDO A ITALIA?

*Artículo publicado en la versión impresa de la revista de septiembre de 2012.

No todas las noticias son malas

¿POR QUÉ CONTINUAR CASTIGANDO A ITALIA?

[Por Peter Garnry*]

Muchos inversionistas afirmarían, sin pensarlo dos veces, que Italia es hoy un “país problema”, muy similar a España, Irlanda, Portugal y Grecia (PIIGS, por sus siglas en inglés). Sin embargo, una revisión de los pronósticos económicos resulta sorprendente, considerando los rendimientos actuales de sus bonos gubernamentales: Italia aparece en segundo lugar de las perspectivas del balance presupuestario en relación con el Producto Interno Bruto (PIB) correspondiente a 2012 y 2013, ¡sólo por debajo de Alemania! ¿Quién lo hubiera imaginado?

Por otro lado, resulta interesante que tanto Italia como Portugal están pagando tasas de interés relativamente mayores por los bonos gubernamentales a 10 años que otros países con proyecciones de déficits presupuestarios.

La realidad es que actualmente no se presta mucha atención a las buenas noticias de la eurozona. Por ejemplo, poco se ha dicho acerca de que Irlanda regresará muy pronto al mercado de bonos como emisor de títulos de deuda pública. En el caso italiano, el gobierno tecnócrata se ha dado a la tarea de implementar reformas que cuentan con el aval de los partidos políticos de oposición y de la población en general, sin recibir a cambio el merecido reconocimiento. No obstante, si tomamos en cuenta los cambios en el pronóstico del balance presupuestario correspondiente a 2012, podemos decir que estas reformas están cosechando frutos. Si lo comparamos con España, cualquiera diría que Italia se encuentra en el camino correcto.

Ante todos estos argumentos positivos, ¿cómo explicarse que Italia pague 6% de interés por sus bonos gubernamentales a 10 años? Probablemente se deba a que aún se le ve como parte de los PIIGS. Sin embargo, si nos guiáramos sólo por lo números, quizás Francia debería ocupar su lugar en esta lista.

Pero, dejando a un lado la fantasía, existen puntos claves que ejercen presión en los bonos italianos:

  • Por una parte está el sistema bancario italiano, que representa un catalizador potencial de un rescate financiero (similar a lo ocurrido en España). Se adiciona que la proporción entre la deuda y el PIB es de las más altas de Europa. No obstante, ¿es esto una auténtica preocupación si consideramos que generalmente la deuda gubernamental es refinanciada debido a mandatos de inversión de pensiones y compañías de seguros?
  • Por otro lado el déficit presupuestario se está reduciendo, mientras el servicio de la deuda mejora. Se adiciona que la mayor parte de la deuda Italiana es nacional, a diferencia, por ejemplo, de la francesa, lo cuál la hace mucho más estable.

Si la percepción de Italia llegara a cambiar y la presión ejercida hacia sus bancos se relajara, tanto el índice bursátil de la Bolsa Italiana (ITLMS) como los bonos gubernamentales podrían convertirse en inversiones mucho más atractivas a corto plazo.

* Peter Garnry es estratega de renta variable de Saxo Bank.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s