OPORTUNIDADES PARA TODOS

Invertir en posgrados

OPORTUNIDADES PARA TODOS

[Por Óscar Granados Bartolo / Ilustraciones José Luis Ramíez]

Estudiar puede ser la mejor inversión para escalar en tu carrera, sólo necesitas tener experiencia, ser muy disciplinado y planear una estrategia financiera para conseguir el objetivo de venderte mejor.

A los 35 años, Mari Carmen Moreno creía que la vida estaba resuelta para ella: contaba con un trabajo estable como administradora en una empresa de primer nivel, por lo cual recibía un sueldo considerable que le permitía cambiar de auto cada dos años, pagar un departamento y viajar al extranjero al menos una vez al año.

Pero en 2008, la realidad le cambió por completo. La competencia laboral aumentaba de manera importante. Lo notaba en el nivel de grado de sus compañeros en la oficina, los cuales se sumaron a las filas de las universidades nacionales y extranjeras para cursar un Master of Business Administration (MBA).

Fue entonces cuando Mari Carmen puso las cartas sobre la mesa y comenzó hacer números, por mera supervivencia. Se dio cuenta que por más de juntara los pocos ahorros que tenía y se apretara el cinturón no conseguía pagarse ni un año del MBA. En México, un curso como estos, en promedio, cuesta medio millón de pesos, más gastos extras.

Educación: una inversión

La presión era considerable en el ámbito laboral. Así que decidió optar por un financiamiento, una herramienta que de acuerdo con Alejandro González Hernández, director de Mercadotecnia de la EGADE Business School del Tecnológico de Monterrey, ha sido la salvación de muchos profesionistas.

El financiamiento en un postgrado es más una inversión que un gasto, dado que el retorno es palpable, incluso en los primeros trimestres del programa de estudios, afirma el directivo del Tecnológico de Monterrey.

En el mercado existen diversas formas de préstamos para seguir estudiando una vez que se concluyeron los estudios profesionales. Tanto así que en muchas ocasiones los alumnos buscan los financiamientos antes que las becas o hacen una mezcla para poder seguir compitiendo en el mercado laboral.

Una de las mejores opciones en el mercado es el Fondo para el Desarrollo de Recursos Humanos (Fiderh), el cual es un fideicomiso federal, administrado por el Banco de México desde hace más de 40 años.

A diferencia de otras instituciones, como las universidades, esta institución únicamente financia estudios de especialidad, maestría o doctorado. En cualquier caso, debe acreditarse el grado previo al de los estudios a financiar. El monto que otorga dicho programa para una especialidad (12 meses), maestría (24 meses) o doctorado (hasta 36 meses) es de $150 mil pesos para un curso en México y de $200 mil en el extranjero, anualmente.

González Hernández comenta que esta es una de las mejores opciones en el mercado porque los plazos de pago llegan a ser hasta 10 años, incluyendo la etapa de estudios. El financiamiento Fiderh se divide en tres etapas, la primera es la etapa de estudios, en donde los alumnos reciben trimestral, semestral o anualmente la cantidad autorizada para el pago de su colegiatura, manutención o seguro médico.

El estudiante debe mantener un promedio mínimo de ocho y enviar al fideicomiso en forma trimestral sus calificaciones o avances académicos. Durante esta etapa los estudiantes no realizan pagos por su crédito, ni generan intereses.

La segunda etapa es de la gracia. Al término del financiamiento, Fiderh concede 12 meses previos al inicio del pago del crédito, es decir, no se realizan pagos y los intereses generados se pagan en forma diferida durante la tercera y última etapa.

En este periodo, el financiamiento se cubre en pesos mexicanos, en 40 pagos trimestrales (10 años). La tasa de interés es de 0.75% del Costo Porcentual Promedio (CPP) que publica el Banco de México mensualmente.

Los principales requisitos del alumno son:

  • Contar con nacionalidad mexicana por nacimiento o naturalización
  • Menos de 40 años de edad
  • Tener el grado de licenciatura o maestría, con promedio mínimo de ocho

La experiencia

Uno de los principales obstáculos para acceder a un financiamiento es la poca experiencia que tienen los aspirantes a un préstamo, dado que en la mayor parte de las convocatorias la práctica profesional es indispensable.

“El principal obstáculo no es tener buró de crédito limpio ni siquiera es conseguir el aval. El obstáculo es que carezcan de experiencia profesional o de credenciales académicas mínimas que les permita solicitar el apoyo”, subraya González Hernández.

Una persona que tiene menos de tres años de experiencia no puede entrar al programa de MBA, en la EGADE Business School, así que el principal obstáculo es el propio perfil del alumno.

“Los créditos educativos son una herramienta que tradicionalmente ha tenido un auge en los últimos cinco años, principalmente para financiar posgrados. El posponer los pagos y eventualmente irlos pagando en un periodo posterior es una buena oportunidad para crecer, pero hay que tener el perfil adecuado para ello”, explica el directivo.

Sin arriesgarse a dar una cifra, González Hernández explica que la demanda de créditos va en aumento, al menos en la escuela que representa. “Estas herramientas han tenido buena recepción, ya que el alumno se hace consciente del valor que le da un MBA y considera que vale la pena tener este pasivo en el mediano plazo para liquidarlo eventualmente. Además, detecta de inmediato el retorno de inversión, sobre todo aquellos que estudian de tiempo parcial porque trabajan”.

Otras ofertas de valor

Como parte del Programa Nacional de Financiamiento a la Educación Superior anunciado por el Gobierno Federal en fechas recientes, diversas instituciones se han sumado a la oferta en materia de financiamientos a la educación.

Entidades financieras como Banco Santander permite a los estudiantes acceder a posgrados con un financiamiento apoyado por Nacional Financiera (Nafin).

El modelo de crédito educativo de la firma de origen español está diseñado para licenciatura y posgrado, y financia un mínimo de $50 mil pesos y hasta $280 mil como máximo cubriendo 80% del costo total del programa.

Información de la institución detalla que este crédito tiene una tasa de interés del 9.9% y no aplica ninguna comisión por apertura. El plazo de financiamiento es de hasta 10.5 años y el de disposición de hasta cinco años.

A diferencia de otros préstamos, este no requiere de un bien inmueble como garantía y el estudiante solamente necesita un obligado solidario.

González Hernández indica que en la EGADE Business School, el financiamiento que se ofrece alcanza a cubrir hasta 50% del costo del posgrado.

“El alumno empieza a pagar desde antes de que termine el MBA, en el caso del Tecnológico de Monterrey, con mensualidades muy pequeñas para establecer el compromiso con la institución. Pero los pagos reales se van realizando una vez que se terminan los estudios”, afirma.

Sin duda, añade, el curso que tiene mayor demanda es el MBA, el cual tiene un costo de $29 mil pesos por materia, considerando un plan de 14 materias, más los cursos adicionales que se pueden tomar, el programa cuesta en conjunto cerca de $412 mil pesos.

Para unos, el crédito puede ser la salida de emergencia ante una situación catastrófica, pero para otros puede ser una ventana de oportunidades. Si hay que tomar deudas, hay que tomar aquellas que valgan la pena.

Estrategia de inversión

Supongamos que un joven de 23 años, con un sueldo mensual de $20 mil pesos y capacidad de ahorro de 50% de su sueldo tiene como objetivo invertir ese dinero para cumplir con el objetivo de estudiar una maestría con un costo de $500 mil pesos antes de cumplir 35 años.

Las opciones que se le presentan son varias e implican distintos niveles de riesgo/rentabilidad. Una de ellas es invertir con un instrumento que le dé una tasa de rendimiento promedio anual de 6%, como sucede con los planes patrimoniales de inversión que ofrecen algunas aseguradoras. En este caso, con aportaciones mensuales de $10 mil pesos, podría llegar a su meta en un plazo de 3.8 años; es decir, podría estudiar su posgrado a los 27 años.

Este resultado también podría obtenerlo invirtiendo en bonos gubernamentales M o udibonos a través del programa Cetes Directo, impulsado por la Secretaría de Hacienda. Esta opción implica menos riesgo y menos costos (porque tiene cero comisiones) que la de los planes patrimoniales de las aseguradoras, cuya estrategia de inversión suele estar basada en fondos.

Otra alternativa es invertir esos $10 mil pesos mensuales en la cuenta de ahorro voluntario para el retiro (siefore) que, en promedio, ofrece un rendimiento anual de 8%. En este caso, el tiempo que le llevaría reunir $500 mil pesos sería de 3.7 años.

Una tercera opción, de mayor riesgo, es colocar ese dinero en la compra de acciones, para la que consideramos un rendimiento promedio anual conservador (15%), ya que el promedio histórico ha sido de 20%. Con esta estrategia se lograría la meta en 3.3 años, pero el riesgo de invertir en Bolsa se incrementa en plazos inferiores a los cinco años.

Ahora bien, si el ahorro mensual de este joven es menor –supongamos que es de $5 mil pesos con las mismas condiciones expresadas antes– en las dos primeras opciones (planes patrimoniales de las aseguradoras y bonos a través del programa Cetes Directo), la meta de $500 mil pesos se alcanzaría en 6.8 años; es decir, estaría estudiando su maestría a los 30 años; en el segundo caso (siefore), en 6.4 años; y en la Bolsa, en 5.5 años.

Asegura una buena aula

Los seguros educativos son alternativa para aquellas personas que piensan en una buena preparación profesional en el largo plazo. Estos instrumentos financieros no sólo constituyen un ahorro, sino una garantía para la educación continua.

Instituciones como Seguros Monterrey, Axa, GNP, MetLife, Seguros Atlas, Seguros Inbursa, Mapfre, Banorte, General de Seguros y Allianz ponen al alcance diversas pólizas con las cuales se puede empezar a generar un ahorro prácticamente desde el momento en que uno lo decida. Recuerda: entre más lejos sea la fecha de vencimiento, más accesible será la prima a pagar.

La mayoría de estos servicios tiene diversos plazos, pero los más comunes son 15, 18 y 22 años y en muchos casos los precios que ofrecen son en dólares o en unidades de inversión (udis), con la finalidad de que la suma asegurada no pierda su valor adquisitivo a lo largo de los años.

El costo de las primas anuales varían, ya que pueden ir desde los $1,500 hasta los $2,300 dólares. Así mismo funciona la suma asegurada, de acuerdo con cada una de las alternativas en el mercado, pero en promedio alcanzan los $40 mil dólares.

Rafael Fronjosá, director de Seguros de Personas de GNP, afirma que en el pasado, un posgrado era una condición excepcional, un signo incluso de estatus, pero ahora se ha vuelto la competencia mínima requerida para poder contar con una vida digna. “No es un lujo, es una necesidad fundamental para poder competir en el mercado laboral”, menciona.

Según la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros, el seguro educacional es una alternativa que ha sido bien recibida en el mercado nacional, ya que las primas de este segmento representan más del 14% del total de las primas emitidas en el rubro de vida.

Anuncios

2 pensamientos en “OPORTUNIDADES PARA TODOS

  1. Gracias por la información ya que me sirve para poder orientar a mi hijo que esta por terminar la licenciatura, saludos y nuevamente mil gracias.

    • Hola José Alfredo:
      Que bueno que esta información te sea útil, agradecemos mucho tus comentarios y te esperamos de visita en nuestro blog todas las veces que lo desees.
      ¡Saludos!
      Equipo Inversionista

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s