EL EQUILIBRIO ES LA SOLUCIÓN

*Artículo publicado en la versión impresa de la revista de septiembre de 2012.

Aún lejos de salir de la crisis

EL EQUILIBRIO ES LA SOLUCIÓN

[Por Sergio Gil / Foto Cortesía BlackRock]

Russ Koesterich, global chief investment strategist de BlackRock.

El principal problema de la comunidad europea es tratar de homologar mercados muy diversos. Pero más allá de los problemas financieros, las naciones tienen que ponerse de acuerdo para dictar reglas que se impongan a todos de manera igualitaria para que entonces sí se pueda ver una solución más concreta. Russ Koesterich, Global Chief Investment Strategist de BlackRock, nos da su perspectiva sobre este tema.

¿Cuánto tiempo más durará  la crisis mundial actual y cuál sería el peor escenario que se puede vislumbrar?

Desafortunadamente, creo que los altibajos continuarán por algún tiempo, y la razón es muy simple. Al observar los datos a largo plazo observamos que la volatilidad en los mercados financieros se debe a la volatilidad de la economía subyacente. En el periodo actual, donde las economías de Estados Unidos, Europa y gran parte del mundo desarrollado, se han vuelto extremadamente volátiles, generalmente sus mercados financieros también lo son.

La buena noticia es que en varios mercados emergentes vemos una disminución en la volatilidad de las economías subyacentes. De tal modo de que veremos una convergencia de volatilidad a largo plazo, entre los mercados desarrollados y los emergentes. Los mercados emergentes serán un poco menos volátiles y los mercados desarrollados serán un poco más volátiles.

Ahora, el peor escenario que creo podría suceder en el corto plazo sería otra recesión global y puedo ver dos catalizadores a corto plazo. El primero sería una crisis bancaria en Europa, la cual no sólo causaría una recesión Europea más grave aún, sino que le haría daño al sistema financiero mundial. De forma que la actual fragilidad de la economía mundial muy probablemente podría poner en riesgo la recuperación global.

El segundo gran riesgo se encuentra en Estados Unidos, y éste podría ocurrir a principios de 2013, cuando entre en funcionamiento una serie de aumentos en impuestos y recortes en gastos. Esto ajustes equivalen en alrededor de 4% del Producto Interno Bruto. Así que éste podría ser un evento lo suficientemente grande como para empujar a la economía estadounidense de regreso a una nueva recesión. Y eso podría ser evitado con un cambio en política, pero actualmente, lo veo como un riesgo suficientemente alto para la economía mundial.

¿Los mercados emergentes pueden soportar el peso de la economía mundial?

No cabe duda de que el crecimiento de economía mundial será lento. Y eso se refleja con la recesión en Europa, la lenta recuperación de Estados Unidos y también con el poco crecimiento de Brasil y China. Sin embrago, los mercados emergentes serán los principales motores de cualquier crecimiento que veamos en los siguientes 12 a 18 meses. Creo que existen algunas ventajas que los mercados emergentes tienen en comparación con los países desarrollados.

En primer lugar, se encuentran en la situación exactamente opuesta a la que se encontraban hace 10 o 15 años. Los mercados emergentes en este momento tienen una deuda muy pequeña, mientras que para los mercados desarrollados es un lastre enorme. Los emergentes no están sufriendo del mismo peso, al menos en su mayor parte. De esta manera, el desafío que enfrentan los países desarrollados es que existe muy poco espacio para estímulos monetarios o fiscales. En otras palabras, los bancos centrales ya no tienen municiones; las tasas de interés están en ceros y ya han expandido sus balances. Desde el punto de vista fiscal, los gobiernos están completamente estirados, no pueden darse el lujo de gastar más. Así que hay mucho menos que hacer que en 2008.

La ventaja que tienen economías como China y Brasil (y en menor medida India), es que aún pueden continuar su camino con más estímulos. El gigante asiático puede perder un poco en política monetaria bajando sus tasas de acumulación y permitirse más estímulos fiscales en caso de ser necesario. En cambio, los cariocas no pueden usar el mismo camino, pues tienen una presión importante para aliviar la política monetaria, pero también tienen espacio para estímulos fiscales. Así que al menos tienen más opciones para estimular sus mercados en caso de que la economía mundial continúe desacelerándose. Así que tenemos la esperanza que esto mitigará algunos de los inconvenientes que pudiéramos ver en los siguientes seis meses.

¿Qué papel van a jugar países como Taiwán y Corea en esta recomposición mundial?

En general, podemos ver que los mercados emergentes se encuentran en una mejor posición gracias a su deuda reducida. Pero países como Taiwán y Corea, y no hay que olvidar a Indonesia, cuya economía creció más de 6% en 2011 y se espera que crezcan un nivel similar en 2012, han demostrado que las fuentes de crecimiento global están cambiando. Ya no sólo son los BRIC y mercados emergentes, sino también otros países donde existe el potencial para una reforma estructural y mayor estímulo. Desde el punto de vista de la inversión, los mercados emergentes son propensos a sufrir una mayor volatilidad. Sin embargo, a más largo plazo, muchos de estos mercados serán los motores del crecimiento de la economía global.

¿Qué solución podría tener la crisis europea?

Se ha vuelto muy claro que Europa tiene problemas estructurales muy significativos. Y adicionalmente existe el reto de instituir una reforma estructural en la cual deben ponerse de acuerdo 27 gobiernos. Esto no se ha logrado en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), y aquí sólo son tres naciones. Así que ese es un verdadero problema para el viejo continente.

Creo que fundamentalmente Europa puede ser salvado, o al menos nivelar la región Sur del continente. El problema no es necesariamente un exceso de endeudamiento. En realidad el inconveniente es que existen desbalances muy significativos dentro de la Unión Europea. Existe una falla estructural al compartir una unión monetaria con economías que crecen a ritmos muy distintos.

Hay soluciones económicas, pero algunas de ellas –o todas– podrían no ser políticamente viables. Así que la pregunta con respecto a Europa es si puede o no llegar a una solución política dentro del marco temporal del mercado. Y ese es el riesgo.

Si Grecia queda fuera de la Eurozona, y hubiera riesgos menores para otros países, entonces eso no sería el fin de la Eurozona, ya que se trata de un país relativamente pequeño. La preocupación es si Grecia tiene una salida desordenada que pudiera infectar a otros sistemas bancarios y causara un aumento en las tasas de interés de los países de la periferia, en términos de sus costos de préstamo. Eso pondría mucha presión en la Unión Europea en un momento en el que ya de por sí es frágil. Yo creo que Grecia tiene la posibilidad de mantenerse en la Eurozona este año. Y además se logran acuerdos políticos en su parlamento para formar una coalición, entonces no sería inminente la salida de Grecia.

Me parece que el riesgo más grande es el sistema bancario Español. Los bancos españoles necesitan recapitalizarse. Esto es cada vez más evidente, pues se trata de más de $100 mil millones de Euros. Aquí existen dos preguntas que deben responderse: ¿Cómo se hará la recapitalización?, y ¿quién pagará por ella? Mientras más rápido se respondan estas preguntas mejor. Por que obviamente España es un país mucho más grande que Grecia. Si su sistema bancario sufre una contracción significa, entonces las repercusiones serían mucho más serias.

¿Qué tan ventajosa es la propuesta de España de que el dinero del rescate vaya directo a los bancos y no pase por los bancos centrales?

Me parece que esta propuesta es razonable. Pero, obviamente, nos devuelve al punto acerca de si una solución financiera podrá encontrarse lo suficientemente rápido. Así que la propuesta de los Españoles tiene sentido, y tendría mucho más sentido para el Mecanismo de Estabilización Económica (ESM por sus siglas en inglés) si se recapitalizaran así los bancos. Sin embargo, esto no es posible ya que es inconsistente con los tratados actuales. Así que, antes de estos de implementar el rescate, hay que hacer modificaciones.

¿Qué papel va a jugar Latinoamérica, y de manera más específica México, en todo este entorno que estamos viendo?

Latinoamérica se encuentra muy bien posicionado gracias a que tiene una fuerte y creciente clase media en México, Brasil y Chile. También vemos mejoras en otros lugares como Perú y Colombia. Los inversionistas en Latinoamérica tienen que superar dos factores:

  • La primera se debe a las opiniones excesivamente optimistas acerca del crecimiento de Brasil, y al final este país ha decepcionado en su crecimiento.
  • La segunda es, al menos desde la perspectiva del mercado, que los prospectos para el mercado accionario en Brasil y Chile no están atados al crecimiento local sino al crecimiento global.

Así tenemos que Brasil está en una posición importante en las compañías mineras globales y en las compañías de energía globales, y la fortuna de esas compañías está determinada más por el ritmo del crecimiento global que el crecimiento Brasileño. Al mismo tiempo se sabe que en Brasil y en México, se ven una relativamente sana demanda de consumo. Una de las cosas que hemos enfatizado en los mercados emergentes, y que es particularmente importante en Latinoamérica, es enfocarse a acciones de pequeña capitalización. Estas acciones están más ligadas a la demanda y consumo local que a la economía global.

¿Cuáles son los sectores con mejores expectativas, sobre todo hablando de países emergentes y latinoamericanos?

Eso depende mucho de los plazos. En el corto plazo tenemos a las empresas que se enfocan en el consumo doméstico. Estamos viendo un crecimiento en el número de campeones globales latinoamericanos que actualmente tienen una valoración muy razonable. Me parece que esto aplica para México, Brasil y Chile, si vemos a Petrobras, por ejemplo, que es una compañía de clase mundial con una buena valuación.

Hay buenas oportunidades en Latinoamérica, pero también en algunas partes de Asia, aunque los inversionistas no tienen que enfocarse solamente en China. Actualmente existen historias de crecimiento muy interesantes en pequeños países asiáticos. Por ejemplo, tenemos a Indonesia y Taiwán dentro de los mercados emergentes y a Australia y Hong Kong en los mercados desarrollados.

Otra región interesante es el norte de Europa, aunque hay una preocupación justificado por esta zona. Dentro de Alemania, Noruega y Holanda encontramos compañías de clase mundial que comercian por 8 o 9 veces sus ganancias.

¿Cómo sería la cartera en la que invertirías?

En este momento, en mi cartera personal, la mayor parte está en iShares, con una posición de gran peso en Asia, particularmente en China, Hong Kong, Singapur y Australia. También hay una parte importante en Brasil. Me gustan las compañías más grandes de Estados Unidos, las mega capitalizadas, como las 100 compañías de S&P. Y de nuevo, como lo mencioné, me gustan mucho las compañías del Norte de Europa en Alemania, Holanda y Noruega. Así que mi cartera refleja la mayor parte de lo que mencioné.

En México, los inversionistas institucionales, específicamente aquellos que van más allá de los Fondos Mutuos, compran ciertas acciones y ETFs. ¿Cuáles serían los principios elementales para la selección de ETFs?

El mundo es muy grande, sin embargo, no importa en donde se viva, los inversionistas en general, no sólo los institucionales, tienden hacia títulos de su propio país. Creo que tener una diversificación internacional directa es muy importante.

Otra error común de los gestores de cartera sobre todo aquellos que se especializan demasiado en un mercado es que los activos que seleccionan se parecen demasiado y al final están colocando el capital en los mismo. Por ejemplo, un gestor de cartera en México que tiene mucha experiencia en materias primas, todo lo que hay en su cartera generalmente refleja su visión en materias primas. Pero este es un error porque hacen la misma apuesta una y otra y otra vez. La ventaja de los ETFs es que dan exposición a una amplia gama de temas de inversión en varios sectores y en diversos lugares. Los inversionistas deben aprovechar esta ventaja, y sea a través de ETFs o diferentes instrumentos para tener esa diversidad. Esos instrumentos deben complementarse unos con otros, porque la única seguridad que pueden tener es que la diversidad les dará mejores rendimientos por los riesgos que toman.

Anuncios

Un pensamiento en “EL EQUILIBRIO ES LA SOLUCIÓN

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s