¿DEVALUACIÓN O APRECIACIÓN?

*Artículo publicado en la edición impresa de la revista de julio de 2012.

Volatilidad en el peso

¿DEVALUACIÓN O APRECIACIÓN?

[Por Matiana Flores / Foto María Elena Calvo]

Gonzalo Rojas, director general de Scotia Inverlat Casa de Bolsa.

El factor Europa continúa siendo causa de tribulación para los mercados financieros del mundo. No obstante, la diversificación global de los portafolios, un buen análisis de instrumentos y mantener un porcentaje de los portafolios de inversión en efectivo, permite a los inversionistas sacar ventaja de la volatilidad (crisis = oportunidad).

Gonzalo Rojas, director general de Scotia Inverlat Casa de Bolsa, nos comparte sus puntos de vista sobre la actualidad y perspectivas de la economía y los mercados financieros.

¿Por qué el peso muestra tanta volatilidad si los expertos señalan que los fundamentales macroeconómicos de México están muy fuertes?

Las economías y los mercados globales están tan interrelacionados, que una noticia de Asia repercute en otros mercados en mayor o menor medida; pero el impacto es mucho más rápido porque la noticia se sabe al instante. Hoy, no estar informado nos coloca en una desventaja impresionante.

Por otra parte, si analizamos los rendimientos de inversiones en pesos y en dólares en los últimos 10 años, la opción sigue siendo pesos. La gente dice “se devaluó el peso”, y no es así, en realidad se apreció el dólar. Es lo mismo pero no es igual: si se devalúa el peso por razones internas, como en el pasado que teníamos una balanza de pagos muy mala, que no teníamos reservas internacionales ni control en la inflación, y se componía el mundo y México seguía amolado, el peso perdía valor. Pero ahora, ante la crisis, la incertidumbre y el nerviosismo en Europa, los capitales se han refugiado en esta moneda, y eso hace que se aprecie. Esto quiere decir que en el momento en que se tranquilice Europa, el peso volverá a apreciarse sin que México tenga que hacer nada. Por eso yo seguiría apostándole al peso. Es poco usual que la economía mexicana esté tan sólida y que tenga tan buenos fundamentales. A mi me preocuparían en todo caso otros factores.

¿Qué factores podrían representar un riesgo para la economía mexicana?

Me preocupa la situación de los años venideros. Por ejemplo, el precio del petróleo viene a la baja y en México es un fundamento básico para hacer el presupuesto. Este año se hizo sobre una base de $85 dólares, y en lo que del año ha estado arriba de este nivel, esto crea reservas adicionales que, hasta dónde yo recuerdo, se habían previsto para hacer un fondo, pero creo que no se ha hecho porque el país ha tenido que enfrentar problemas como la sequía e incrementar el presupuesto de seguridad a los estados. El año que viene, si el precio del petróleo continua bajando, se restringirá la capacidad de maniobra presupuestal.

Me preocupa el próximo presidente haya prometido muchas cosas y que el dinero no ajuste. Si caemos en ese tipo de decisiones políticas podría comprometerse la posición económica tan sana que México tiene actualmente.

Una eventual salida de Grecia del euro, ¿qué repercusiones puede tener para México?

No me preocupa tanto Grecia, sino España y otros países que deben resolver su situación financiera bancaria. La posible salida de Grecia de la zona euro afectaría principalmente a los países europeos. A Estados Unidos le repercutiría con tasas de crecimiento para los próximos dos años de entre 2% y 2.5%. En ese sentido le afectaría a México, porque nuestra economía depende mucho de la estadounidense, por lo que tendríamos tasas de crecimiento menores a las actuales. Sin duda, para el mundo sería una mala noticia una eventual salida de Grecia, pero no una catástrofe. Confío mucho en que se tomen las decisiones adecuadas en Europa que no lleven a una nueva crisis.

¿La economía mexicana se encuentra bien pertrechada para enfrentar la incertidumbre mundial?

México tiene una economía realmente envidiable. Tenemos $155 mil millones de reservas y una línea de crédito por $70 mil millones. O sea, tenemos $225 mil millones de dólares de reservas para atacar cualquier situación emergente que se presente. Tenemos una inflación controlada, tasas de interés relativamente bajas, una economía creciendo cerca de 4% cuando el mundo está en crisis, y no tenemos déficits fiscales importantes, pues incluyendo todo el gasto de Pemex, no llega ni siquiera a 2%. Eso es estar bien pertrechado, pero no es un seguro de por vida. Que México pueda seguir sobrellevando esta crisis de una forma sana y saludable dependerá de que siga adoptando políticas económicas sanas.

Por ejemplo, en la última semana de mayo, el gobierno mexicano colocó bonos Samurai en el mercado japonés a tres y a cinco años, con una tasa de 1.26% y 1.5%. ¡Eso nunca había sucedido! Cuando vemos la tasa de riesgo de países como España, que anda en más de 500 puntos base, contra 189 puntos base de México, o que nuestro país pueda colocar su deuda a 1.5% a cinco años, es algo histórico. Los bonos a 10 años en Estados Unidos pagan 1.56%.

Con incertidumbre, ¿el efectivo cobra relevancia?

Entre mejor diversificados estén los portafolios, mejor se protegen de la volatilidad. Hoy, desde cualquier casa de Bolsa en este país se puede acceder tanto a los valores nacionales como a valores europeos, asiáticos o del mercado americano, a través del Sistema Internacional de Cotizaciones (SIC). Eso amplia el espectro de inversión de los inversionistas de una manera importante, pues tenemos 140 opciones en el mercado de renta variable nacional y alrededor de 700 adicionales en el mundo.

En etapas de mercados a la baja y de mucha volatilidad, tener una posición en liquidez ayuda a aprovechar oportunidades. Empresas que están teniendo buenos resultados y siguen creciendo, a pesar de lo que pasa en los mercados, pero el precio de su acción se ha visto castigado, es una buena oportunidad, ya que cuando las cosas se estabilicen su precio regresará. Ésas son buenas oportunidades que hay que aprovechar.

En Europa, aunque algunos mercados se han depreciado, todavía hay mucha incertidumbre de cómo va a ser finalmente la solución a la crisis. Pero no se puede catalogar a todos los países por igual. España tiene muchos problemas en el sector financiero y tiene que tomar decisiones adecuadas para afianzarlo. En cambio, Alemania puede aprovechar la depreciación del euro –el EUR/USD tocó niveles de $1.24 dólares– para incrementar sus ventas al exterior, pues sus exportaciones representan alrededor de 40% de su Producto Interno Bruto (PIB).

¿El mercado mexicano está barato?

El múltiplo histórico de México se ubica sobre 13 veces y hay algunas acciones que andan entre 13.1 y 13.9. El mercado mexicano esta más o menos en el promedio de los múltiplos históricos y, aunque ha tenido una baja, se mantiene sobre el promedio. Ésta es la diferenciación entre los mercados desarrollados y los mercados emergentes sanos, y México tiene buenos números respecto a otros países.

¿En etapas de elevada volatilidad, las operaciones de ventas en corto son atractivas? ¿Qué tan común es esta práctica en México?

Por supuesto que tenemos acceso a las operaciones en corto, y más que el préstamo de acciones, lo que tenemos es el crédito de margen (que durante muchos años estuvo bloqueado). La única diferencia es que está autorizado siempre y cuando se use para comprar acciones en el mercado. Un inversionista que tiene una cartera de la que no quiere deshacerse pero que ve oportunidades, puede pedir un crédito de margen por esas acciones y usarlo para comprar nuevas. Este tipo de operaciones no es tan usado en México como en otros países, y es algo que quizá debiéramos promocionar más las casas de Bolsa.

El crédito de margen es una línea que se da a tres años, revisable cada año. El inversionista que conoce más el mercado de valores, y ve que hay una caída y no se quiere desprender de sus posiciones por alguna razón, se apalanca a través de sus acciones porque el costo de oportunidad es todavía bajo en México. Tiene un costo de oportunidad del 4.5%, más una prima que pueda tener por el margen de la intermediación, pero cuando ven que una acción cae 20% y puede esperar que tenga un rendimiento similar a un año, pues el margen que tiene contra el costo es atractivo para hacerlo.

¿Un inversionista que no quiere operar directamente el crédito de margen puede “rentar sus acciones” (préstamo de valores) para que otros lo hagan?

Sí, pero ahí el inversionista presta sus acciones, y le dan medio punto porcentual más de rendimiento. En el caso del crédito de margen, él recibe un crédito para comprar en directo las acciones y puede tener el beneficio de una acción, que es una buena oportunidad. Por ejemplo, WALMEX estuvo a $43 pesos cuando vinieron sus anuncios de corrupción, esto hizo que el precio llegara a cotizar en $34 pesos, pero las tiendas seguían vendiendo igual y mantiene su mismo plan de crecimiento. A lo mejor va a tener algunas multas, pero comprar a $34 y regresar a $44 resulta un margen de utilidad interesante.

¿Cuáles son los principales factores a considerar al invertir en acciones?

Hay que irse siempre a las empresas más sólidas, con mejores posibilidades de crecimiento. Y hay que analizar los mercados en general. Hay que ver que crecimiento va a tener Estados Unidos y el que van a tener algunas empresas en ese país. No hay que ver Europa aunque sí algunas empresas en Alemania.

Hay que considerar la disponibilidad del dinero: si se analiza el mercado de valores en los últimos 12 años y se elabora una gráfica de los rendimientos del dólar, renta fija a corto, mediano y largo plazo, y en renta variable, por mucho esta última es la inversión más rentable. Uno debe saber que cuando se invierte en el mercado de valores podría haber rachas de alta volatilidad, como la que estamos teniendo, pero si el inversionista no se asusta y su empresa sigue creciendo y teniendo muy buenos resultados, no tiene que hacer nada más que tener paciencia y esperar.

Otro punto es seleccionar adecuadamente las empresas en las que se va a invertir. Una persona que no tiene experiencia debe acercarse a su casa de Bolsa, platicar con su asesor y buscar el tipo de inversión que vaya aparejada con su perfil, de acuerdo con su tolerancia al riesgo.

Otro tema es que hay que darle un seguimiento periódico a sus inversiones para verificar que van funcionando bien. Es muy sano reunirse con su asesor, aunque sea trimestralmente, para revisar cómo va la inversión, si va cumpliendo las expectativas o si hay que hacer cambios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s