¿CRISIS ECONÓMICA O POLÍTICA?

* Artículo publicado en la versión impresa de la revista de junio de 2012.

Nuevas preocupación para los mercados

¿CRISIS ECONÓMICA O POLÍTICA?

[Por Gabriela Guerra Rey / Foto cortesía del Tecnológico de Monterrey]

Raymundo Tenorio, director de las carreras de economía de la Escuela de Negocios del Tecnológico de Monterrey, Campus Santa Fe.

Los mercados de valores tienen hoy nuevas razones para asustarse: las crisis políticas (causa y consecuencia de la crisis económica que comenzó en 2008 y cuyo final no parece tan próximo, al menos para Europa). Una de las expresiones más representativas se manifestó cuando el presidente español, Mariano Rajoy, anunció tras la cumbre de austeridad en Bruselas (abril), que no podría satisfacer la reducción del déficit hasta el 4.4% en 2012, como prometió en su campaña electoral. A comienzos de mayo, los mercados volvieron a caer con el triunfo de François Hollande en Francia, desintegrando la alianza “Merkosy”,  unión entre el saliente mandatario Nicolás Sarkozy y la canciller alemana Ángela Merkel, que impulsó el pacto de disciplina fiscal para la Unión Europea.

El Dr. Raymundo Tenorio, director de las carreras de economía de la Escuela de Negocios del Tecnológico de Monterey Campus Santa Fe, reflexiona sobre estos temas.

En Europa no sólo hay crisis económicas, sino también crisis políticas. ¿Cómo llegaron a esta situación?

En la poscrisis de 2008-09 en Estados Unidos, las evidencias que tanto se han escrito y analizado con respecto a la crisis financiera inmobiliaria, se trasmitieron a Europa. Así, el viejo continente recibía los impactos como una baja en la actividad económica inicialmente, pero que después se asoció a la calendarización de las amortizaciones de deuda púbica de las principales naciones europeas. No es casual la crisis financiera gubernamental de los últimos años (2010, 2011 y lo que va de 2012). La recesión económica en EU agarró a los gobiernos europeos sin las prevenciones necesarias de renegociación oportuna de los calendarios de pago de deudas. Entre ellos evidentemente el caso más grave fue Portugal, lo que costó la caída de su primer ministro. Después Grecia, con todas las secuelas que trajo, cuando podían haber entrado en un esquema de renegociación desde finales de 2010.

En los primeros meses de 2011 sobrevino un breve optimismo, pero hoy día estamos en los mismos niveles de los índices de precio de sus Bolsas de valores que hace dos años. De 2010 a 2012, índices como el CAC 40 francés y el DAX alemán, no han ganado nada. Podemos afirmar que el proceso de salida de Europa de la crisis está siendo desfavorable y en un ambiente recesivo.

En Estados Unidos la crisis financiera dañó igualmente las bases económicas: el empleo, la inversión, pero a diferencia de Europa los indicadores han repuntado comparado con 2010.  El Dow Jones avanzó 30% en 2 años, el S&P 500 se movió aproximadamente 25% y el Nasdaq creció 22%. Pero a diferencia de lo que ocurrió en la potencia norteamericana, Europa volvió al estancamiento, no pudiendo superar los efectos de la crisis generalizada en 2009, ni la crisis griega que agarró a los gobiernos locales en un momento crítico de insolvencia.

¿Que hizo Estados Unidos y qué no hizo Europa?

La Reserva Federal (Fed) de EU dio estímulos monetarios: dos grandes y otros pequeños. Compró, con recursos propios, bonos gubernamentales y con ello inyectó liquidez. Los bancos privados en principio se negaron a otorgar préstamos a empresas y personas físicas. Pero la Fed fue paciente y esperó a que las instituciones financieras hicieran algo con el dinero: una de ellas fue comprar nuevamente bonos del tesoro pero a tasas muy bajas (1%, 1,5%), lo que les permitió recuperar su liquidez, pues además eran bonos de corto plazo. Evitaron caer en la llamada “trampa de la liquidez” que implica muy bajas tasas de interés. El resultado fue que poco a poco, pero a tiempo, están saliendo adelante.

Por su parte, Ángela Merkel y Nicolás Sarkozy presionaron para que el Banco Central Europeo (BCE) no entrara como un prestamista de última instancia al sistema financiero. Hasta se formó una troika (Fondo Monetario Internacional, BCE y Unión Europea) para intentar que el BCE no pusiera su patrimonio en función de rescatar, fundamentalmente a Grecia y al sistema de bancos prestamistas franceses y alemanes. En mi opinión el BCE no actuó a tiempo, sobre todo por cuestiones políticas, porque sí había fondos. El BCE de hecho, tiene el monopolio del euro y eso lo hace responsable de rescatar el sistema monetario europeo. Quizás tuvieron miedo de entrar y provocar una sobre confianza en los bancos privados, de no asumir pérdidas. En Europa se negaron a los rescates, no hubo política monetaria expansiva.

¿Qué podría cambiar con el triunfo de François Hollande en Francia?

La victoria de Hollande al parecer pone nerviosos a los mercados, por las medidas populares que podría tomar en su momento, como provocar que los bancos locales franceses no tengan mayores mecanismos de rescate que los que han tenido recientemente. Además, Hollande no se tomaría de la mano con la señora Merkel, como lo hizo Sarkozy. ¿Cómo lograr la empatía, más que simpatía, entre lo que Hollande está pensando para Francia y los intereses de la señora Merkel? ¿Mantener las relaciones con el socialista llevará a un pacto “Merkollande”?, no sabemos.

Sin dudas la canciller alemana debería estar preocupada, porque sus ciudadanos no están dispuestos a seguir contribuyendo para que Alemania, bajo el principio de subsidiariedad, responda ante toda la comunidad. Otro problema político pone en duda la posibilidad de que el acuerdo fiscal se concrete. Si bien es cierto que Inglaterra decidió no entrar, el resto de los países ha buscado ofrecer el apretón de cinturón exigido. Mariano Rajoy dijo que sí, aunque los lleve a la recesión. pero en Francia, quién sabe si Hollande quiera entrarle a este régimen fiscal tan severo.

España vio reducida su calificación, y además enfrenta el mayor índice de desempleo de la región… ¿Todavía da para más austeridad?

Es claro que Rajoy llega al poder ya en plena recesión económica. Se esperan dos trimestres consecutivos de desaceleración con riesgo de irse a un tercero. El problema del desempleo es estructural, ante una actividad recesiva y con un gobierno que no pretende expandir su sistema burocrático. El gran reto es de los empresarios, que tienen que volver a confiar en España, renegociar con el presidente un pacto de solidaridad empresarial y meterle dinero a la economía. Ya no es sólo una responsabilidad soberana del gobierno español. El país tiene las capacidades, pero necesita más compromiso de sus empresarios para reactivar el empleo y la actividad productiva, en vez de una huida para fortalecer los negocios fuera de su propia nación.

¿Qué pasará con el euro y cómo incide en los destinos del continente?

Una moneda fuerte debilita el potencial exportador, y una débil lo favorece. Pero yo no quiero pensar que la comunidad económica europea esté pensando en impulsar una devaluación de la moneda para promover sus ventas al exterior, porque volveríamos a lo vivimos en 2008, cuando se dio una guerra de divisas. Esto no hace bien a nadie. Creo que la moneda europea está fuerte por lo que se está pagando de tasas de interés por instrumentos en euros. Pero algo es cierto, no hay tasa de interés que garantice defender el tipo de cambio. El riesgo es evidentemente ante un costo mayor por renegociar deudas. Otro elemento importante es que no hay recursos frescos del mercado de dinero para los emisores europeos, y en su lugar solamente hay una renegociación de vencimientos.

¿Qué expectativas podemos tener para México?

El Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) ha crecido 30% en los últimos 30 meses, y aunque ha tenido sus “montañas rusas”, la tendencia ha sido hacia una recuperación en el mercado. A grupos empresariales nacionales que tienen actividades en el exterior (las mineras, las químicas y de servicios, entre otras) les está yendo bien dentro y fuera del país. Las exportaciones han vuelto a recuperar sus promedio de $1,000 millones de dólares por día. Otro factor de confianza es que vamos al ritmo en que se recupera la economía norteamericana, por inercia, y aunque suene feo, si a ellos les va bien, nos va bien a nosotros.

No sólo estamos expuestos al cambio de gobierno, sino a la confianza o no que se puede generar al final del sexenio. Y todo parece indicar que éste sería el tercer mandato presidencial en el que no sufrimos una crisis de fin de sexenio (ni devaluaciones, ni golpes fuertes). Los indicadores, sobre todo macroeconómicos, apuntan a que 2012 terminará con tranquilidad, si no de la mejor manera, al menos será sin crisis.

¿Es momento para invertir en mercados emergentes?

Yo creo que sí es el momento de los emergentes y la prueba está en el desempeño de Brasil, India, China y de los llamados nuevos emergentes. Sin embargo hay un riesgo: las tasas de interés que se pagan en el mercado para atraer recursos. México está pagando un sobrepremio muy importante (4 a 5% en bonos de largo plazo). Pero con una estrategia de diversificación de riesgo, sobre todo comercial, puede irnos bien.

El país tiene una serie de tratados comerciales internacionales muy grande, pero no es posible forzar al empresariado mexicano a que aproveche esto. Tienen que ser las propias circunstancias, y este es el momento. Las medianas empresas son las que están teniendo una estrategia de mayor diversificación del riesgo comercial en cuanto a mercados destino, lo que es bueno, pues impulsa a las cadenas productivas y nos hacemos menos vulnerables con respecto a EU.

¿Habrá un cambio en las políticas de libre mercado hacia mayor intervención del Estado?

Las políticas de severos ajustes habían dejado de implantarse como receta. El Fondo Monetario Internacional (FMI) en su momento relajó la disciplina económica, porque las condiciones eran –en apariencia– menos complejas. Con el arribo de Christine Lagarde como directora gerente del FMI, me parece que da la señal de regreso al esquema de políticas ortodoxas. Ello se ve en el hecho de que el FMI, el BCE y Merkel entraron en conjunto para decidir cómo rescatar Europa. Cuando el FMI se involucra directamente en las crisis regionales o locales, viene la ortodoxia típica: tope de salarios, tope de subsidios, ajustes fiscales, reducción del sector público…

La ortodoxia regresó al lugar menos pensado: Europa. No hubiera podido imaginar hace cinco años que esto ocurriría.

Como líder del G20, ¿qué papel jugará México en los análisis anti crisis del grupo?

Hay algo innegable: el Estado no puede dejar de regular; tiene que intervenir para mediar algunas posiciones de dominancia y para favorecer la libre competencia. Para la recuperación del mundo, en términos del diálogo del G20, se esperaba que en la reunión de Davos se hablara de si el capitalismo había entrado o no en crisis, pero terminó siendo el tema menos tocado del encuentro. Sin embargo, el G20 lo ha retomado en su agenda, e incluso algunos coinciden en empezar a hablar de una reingeniería para el capitalismo mundial, si bien no regulatoria, sí en cuestión de consensos y de prevención de crisis. Hoy más que nunca, las medidas anticipatorias son urgentes.

El presidente mexicano, Felipe Calderón, está muy interesado en este tema y considera relevante incluir en el top de la agenda, los consensos de esta reingeniería, no solamente financiera, sino económica internacional. Justamente mirando hacia ese futuro, fue que México decidió aumentar sus aportaciones al FMI.

Queda claro que debe haber una recomposición de la dominancia en las decisiones, ya no puede prevalecer la opinión de Estados Unidos y el G8, tampoco la de los BRICS. Todo tiene que ser negociado entre todos, otorgándose responsabilidades y regulando, pero sin inhibir la inversión y la competitividad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s