MÁS ALLÁ DE LOS GRÁFICOS

¿Se puede predecir el futuro?

MÁS ALLÁ DE LOS GRÁFICOS

[Por Clem Chambers* / Traducción Genaro Grajeda/ Ilustración Jorge del Ángel]

El “chartismo”, o análisis de gráficos, puede verse como un gurú que proporciona las pistas para invertir o no en una acción o mercado, pero la realidad resulta diferente y te obliga a poner los pies en la tierra.

Algunos inversionistas no miran en absoluto los fundamentos de las empresas, simplemente se fijan en los bonitos patrones que los precios de las acciones siguen a muy corto plazo. Aplican razones de Fibonacci (razón áurea o número Phi) y entrecierran los ojos para ver señales en los gráficos y predecir cómo se moverá una acción. A mi parecer, este enfoque no es más creíble que examinar las entrañas de un animal para adivinar el futuro. Warren Buffett se burla de ello, ¿tiene razón para hacerlo?

Las respuestas cortas son “no”, “sí” y “tal vez”. Las gráficas contienen información y la pregunta es: ¿Puede esa información darle una idea a un observador para tomar una decisión de inversión? Teóricamente la respuesta es no.

El pasado no influye el futuro. Cada punto es aleatorio de cualquier otro punto y no está afectado por ellos. No es una tendencia.

¿Qué dicen las gráficas?

El análisis de gráficos es un buen punto de partida y ayuda a tomar decisiones. Usando a Buffett como ejemplo, él comprará acciones que le gusten cuando tengan una caída repentina (como ocurrió hace unos meses con la cadena de supermercados inglesa Tesco). En efecto, esa información se puede ver en un gráfico. Como inversionista es muy posible confirmar el descenso de una empresa en el gráfico de acciones, igual que usando otras herramientas, especialmente si acaba de suceder y te lo perdiste. Éste es un ejemplo sencillo de qué tan útiles pueden ser los gráficos.

Del mismo modo, si quieres saber lo que ha sucedido con una acción en particular a través de los años, una gráfica es una excelente instrumento. Puedes seguir las noticias que una acción ha lanzado en el tiempo y rastrear el efecto. Este puede ser un buen método para saber cuándo una acción es barata o cara. Otro ejemplo: cuando una caída larga ha terminado y las acciones se estabilizan por un buen tiempo, la gráfica indica que “el periodo de caída abismal podría haber terminado.”

Éste es el tipo de información que los genios matemáticos en bancos de inversión y sus computadoras no pueden calcular, y son esos sujetos los que pueden vencer cualquier forma mecánica de usar gráficos para hacer dinero.

Si configuras el MACD (Convergencia/Divergencia del Promedio Móvil) y tus promedios móviles, y esperas que te den señales de compra que te hagan ganar, vas a decepcionarte. Esos esquemas no funcionan. Si lo hicieran entonces los chartistas (quienes leen las gráficas) se volverían increíblemente ricos, como el héroe de mis novelas financieras El Comercio Armageddon, El Twain Maxim y Kusanagi.

Esto se debe a que cualquier sistema mecánico podría quedar obsoleto por el mercado. Es por eso que el mercado tiene pocos errores, porque un ejército de personas brillantes trata de capturar ese tipo de caprichos rentables, y en el proceso sacarlos del sistema.

La exclusividad es lo que paga

Es difícil ver un gráfico de cotizaciones e imaginar que es totalmente aleatorio cuando no lo es. Sin embargo es muy aleatorio. El azar puede ir y venir, por ejemplo durante una caída repentina de algún instrumento o algún otro evento raro. Si puedes ver algún momento no-aleatorio en una gráfica puedes hacer dinero si te mueves lo suficientemente rápido.

Además, si hubiera algo que encontrar en un gráfico y sólo tú lo supieras, entonces harías una fortuna. Pero, en mi experiencia, no puedes mantener una técnica única por mucho tiempo, seguramente en algún momento será encontrada por otros y se desvanecerá. Para que cualquier técnica de gráficas funcione, ésta debe ser prácticamente exclusiva para ti. Mientras más personas la usen, su rentabilidad se deteriora, lo significa que los sistemas viejos son inútiles y que tendrás que encontrar el tuyo.

De manera general es extremadamente difícil y si encuentras la oportunidad descubrirás todo tipo de problemas prácticos tratando de implementarlo, que será probablemente el motivo por la cual están ahí: nadie puede hacer nada con ellos por razones técnicas. Pueden ser encontradas, pero es el equivalente comercial de encontrar una nueva especie de bicho.

En conclusión

No. Los gráficos no funcionan para el 99% de las cosas que leemos. Son tan útiles como técnicas, ya sea soporte y resistencia, tendencias, MACD, promedios móviles cruzados, bandas de Bollinger, etcétera. Pudieron haber funcionado en el pasado, pero ya no es así (pueden probar hasta morir de aburrimiento si no me creen).

Si. Los gráficos son muy útiles porque resumen la historia del precio de una compañía y pueden ayudarte a entender su trayectoria y cómo se relacionan con lo que se conoce sobre una acción.

Tal vez. Puedes encontrar tus propios puntos de vista rentables en un gráfico. Si hay alguna ineficiencia en el mercado deberías poder verla en una gráfica de dónde vienen y hacia dónde van. No esperes encontrar alguna señal útil en la literatura establecida, estará muerta desde hace mucho tiempo.

* Clem Chambers es CEO del sitio líder en información del mercado ADVFN.com.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s