MIDE TU RIESGO

¿Tolerante o adverso?

MIDE TU RIESGO

[Por Joan Lanzagorta]

Para poder definir cuál podría ser tu portafolio de inversión ideal, además de tu objetivo o meta financiera y horizonte de inversión, es necesario considerar tu nivel de tolerancia al riesgo, porque de éste depende la estrategia a seguir para evitar ataques de pánico o euforia al momento de tomar una decisión o elegir un instrumento financiero.

Todos hemos escuchado alguna vez que a mayor riesgo hay mayor rendimiento potencial. Pero es importante dejarlo muy claro, porque paradójicamente demasiadas personas se enfocan en buscar un mayor rendimiento y olvidan el tema del riesgo. De hecho, ésta es la causa principal por la que suceden las malas experiencias en materia de inversiones.

Seguramente conoces a algún amigo que te dijo que invirtió en Bolsa y perdió mucho dinero. Fue porque no se fijó en el riesgo que estaba asumiendo. Esto significa que, como dice Carlos Ponce, “primero el riesgo, luego el rendimiento”.Es decir, antes que nadadebemos fijarnos en el riesgo, luego buscar el mayor rendimiento posible, pero sin exceder el riesgo que estamos dispuestos a asumir. El riesgo es la clave.

Por otro lado, debemos tener en cuenta que la tolerancia al riesgo es relativa: es diferente para cada persona y puede cambiar. Esto tiene que ver principalmente con dos factores: el monto que estamos invirtiendo y el horizonte de inversión.

Por ejemplo, supongamos que alguien invierte $100 mil pesos en Bolsa y en un año, la inversión vale únicamente $80 mil, es decir, perdió 20% de su valor. Para algunos eso puede no representar mayor problema, porque que sabían que eso podía pasar y no rebasa los límites de su tolerancia.

Ahora imaginemos que después de algunos años esa persona ya logró juntar un capital considerable y tiene invertidos $10 millones de pesos en Bolsa. Una caída de 20% de repente es la friolera de $2 millones. Quizá eso sea demasiado.

Es decir, no es lo mismo ver que nuestra inversión vale 20% menos cuando invertimos miles que cuando invertimos millones. El monto influye. Muchas personas podrían ser tolerantes cuando esa minusvalía representa sólo $20 mil pesos, pero no cuando significa $2 millones.

Lo mismo pasa con el horizonte de inversión: mientras más largo sea, menos “riesgoso” es un activo. Para entenderlo, veamos las gráficas de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) en dos periodos: en uno y en 20 años.

Como podemos ver, en el corto plazo los altibajos se ven mucho mayores. En el largo plazo, aunque los hay, la línea es mucho más suave.

Esta es una de las razones por las cuales la BMV es una buena inversión en el largo plazo. Uno está invirtiendo en empresas y uno espera que generen más ganancias que si invirtiéramos el dinero en el banco o en cetes. Esto claramente se muestra en las gráficas, aunque también hay algunos periodos (por ejemplo, entre 1991 y 1995) con mucha volatilidad y pobres ganancias.

¿Cuál es nuestra tolerancia?

Hay varias maneras de averiguarlo, aunque la más común es a través de cuestionarios que nos permiten darnos una idea del perfil del inversionista que tenemos (y enfatizo, es para darnos una idea). No se deben tomar como verdad absoluta porque, como mencioné antes, la tolerancia al riesgo es relativa y puede cambiar.

Lo ideal es que el cuestionario se complemente con una entrevista que permita al asesor financiero conocer bien al inversionista y cuál es su situación financiera en ese momento. Porque aunque alguien tenga una muy alta tolerancia al riesgo, si está lleno de deudas y no tiene un fondo para emergencias, no sería ético recomendarle un portafolio agresivo (apegado a su perfil). Aunque su inversión sea de largo plazo, en cualquier momento se podría ver obligado a echar mano de ella y quizá tener que hacerlo en el momento menos favorable (recordemos las gráficas mostradas antes).

Por otro lado, una vez que se nos propone un portafolio, es importante entender qué es lo que podemos esperar de él. Los profesionales pueden ofrecer cálculos estadísticos e, incluso, un proceso denominado “simulación de Monte-Carlo”, mediante el cual se pueden ver gráficamente las distintas posibilidades de comportamiento que puede tener ese portafolio.

Por ejemplo, si una persona sabe que ese portafolio tiene un rendimiento esperado de 10% anual a largo plazo y una volatilidad máxima de +/-25% (es decir, habrá años donde pueda ganar hasta 25% y otros años donde pueda perder hasta 25%), ya sabe qué es lo que puede esperar de su inversión.

Pero en concreto, ¿cómo podemos saber cuál es nuestra propia tolerancia al riesgo? A continuación te presento un cuestionario que permite darnos una idea. Pero como ya señalamos: no lo tomemos como verdad absoluta. Revisemos los resultados con base en lo que conocemos de nosotros mismos, nuestra situación financiera y nuestras metas.

Menos de 100 puntos

Eres un inversionista conservador, es decir, estás dispuesto a sacrificar rendimientos a cambio de tener baja volatilidad en el valor de tu patrimonio. Un portafolio de inversión ideal para ti deberá considerar la inversión de por lo menos 90% de tu dinero en instrumentos de deuda. Si tu portafolio está orientado hacia el largo plazo, considera poner hasta el 10% restante en el mercado accionario. La volatilidad de tu portafolio será poca pero el potencial de rendimiento será mucho mayor.

Entre 100 y 250 puntos

Eres un inversionista que busca un crecimiento moderado de su patrimonio y estás dispuesto a asumir una volatilidad moderada en el valor del mismo. Tu portafolio de inversión ideal contempla entre 65 y 90% en instrumentos de deuda, y el resto en renta variable.

Entre 250 y 400 puntos

Buscas incrementar el poder adquisitivo de tu patrimonio asumiendo la volatilidad inherente a los mercados financieros. Por eso, tu portafolio de inversión debe contemplar entre 40 y 65% en instrumentos de deuda, y el resto en renta variable.

Más de 400 puntos

Buscas el máximo crecimiento posible de tu patrimonio, a pesar de que se incremente considerablemente la volatilidad del mismo. Por eso, tu portafolio de inversión contempla solamente entre 10 y 40% en instrumentos de deuda, y el resto en renta variable.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s