LOS EXPERTOS RECOMIENDAN

*Texto publicado en la versión impresa de la revista de mayo de 2012.

Resumen del primer trimestre y perspectivas

LOS EXPERTOS RECOMIENDAN

[Por Michael Hartnett y Kate Moore]

El reporte del Comité de Investigación para la Inversión (RIC) de Bank of America-Merrill Lynch, se enfoca en dos importantes tendencias seculares: la Gran Rotación y el Gran Rebalanceo. El RIC prevé que ambos temas se desarrollarán en los próximos años, por lo que describe cómo estos pueden impactar la colocación de activos, cómo posicionarse y cuáles son los riesgos      que podrían impedir su evolución. Cualquier transición de liderazgo dentro de los mercados causada por estas cuestiones probablemente se convierta en un proceso de años. La recomendación es no hacer cambios dramáticos en la colocación de activos. De manera general, el RIC hizo los siguientes ajustes:

  1. Incrementar en 1% las posiciones en acciones de valor de baja capitalización de Estados Unidos, reduciendo al tiempo posiciones por encima de la referencia en acciones de crecimiento de alta capitalización, del mismo mercado.
  2. Reducir posiciones por encima de la referencia en renta variable de mercados emergentes, en un punto porcentual. Añadir esa cantidad a mercados desarrollados (favorecemos Europa del Norte y Japón), especialmente en acciones de alta capitalización con enfoque de crecimiento.
  3. Aumentar la colocación en bonos internacionales en tres puntos porcentuales, donde favorecemos la deuda soberana en moneda local de los mercados emergentes. Después del desempeño notable de los bonos corporativos estadounidenses, reducimos nuestras posiciones en grado de inversión y no grado de inversión, en dos puntos porcentuales y un punto porcentual, respectivamente.
  4. Los inversionistas individuales deben esperar a una caída en los precios de la renta variable y commodities antes de añadir más activos de riesgo a su portafolio.

Antes de profundizar en la Gran Rotación y el Gran Rebalanceo, comentaremos brevemente sobre el primer trimestre y las expectativas para el segundo.

El primer trimestre de 2012 fue fuerte para la mayoría de los activos financieros, con incrementos en la renta variable, commodities y bonos de no grado de inversión. Los precios de los activos fueron impulsados por las mayores expectativas de ganancias (el crecimiento de EU fue mayor de lo esperado), un posicionamiento bearish (baja de los mercados en el transcurso del trimestre causó que los fondos de cobertura cambiaran a los mercados de activos en aumento) y el estímulo de políticas (las tasas de interés fueron recortadas globalmente y tanto el Banco Central Europeo como el Banco de Japón compraron activos de manera agresiva).

El RIC piensa que el segundo trimestre de 2012 será más difícil para los precios de los activos. Los motores bullish (alza del mercado) de los activos de riesgo, probablemente se desvanezcan. La economía ya no puede únicamente sorprender al alza. El posicionamiento en mercados de activos ya no es peligrosamente bearish. Asimismo, el estímulo de políticas será menos potente para los activos riesgosos. Dudamos que los 40 recortes de tasas y las compras de activos por más de $1 billón de dólares de los bancos centrales, en los últimos seis meses, se repitan en el corto plazo. Hay que notar que la Operación Twist de la Reserva Federal estadounidense termina en junio y la renta variable global tuvo complicaciones tanto en el cierre de la primera flexibilización cuantitativa (QE1), como de la segunda (QE2)(Chart1).

El RIC observa un escenario para los mercados financieros en el que la economía no estará lo suficientemente “fría” para impulsar la flexibilización cuantitativa, de la que ahora dependen fuertemente los activos de riesgo, ni tan “caliente” como para provocar pérdidas en los mercados de renta fija, que pudieran inspirar una rotación generalizada fuera de los bonos y hacia la renta variable y los commodities.

El débil reporte de la nómina en marzo y la caída en las intenciones de contrataciones por parte de negocios pequeños estadounidenses (Chart 2) probablemente causen una mayor debilidad en los activos de riesgo. De hecho, excluyendo al sector de la tecnología, la renta variable global ya cayó a un mínimo de nueve semanas, apoyando la idea de cautela en el corto plazo. Pero ante la ausencia de un nuevo riesgo, el RIC piensa que cualquier retirada en el S&P 500 se limitará al rango de 1,300 1,350 puntos. Los inversionistas que están buscando obtener ganancias de la renta variable deberían notar que las áreas más sobrecompradas son Tecnología, Consumidor Discrecionario y Bancos.

La gran rotación

Uno de los temas de mayor convicción del RIC –se espera que se desarrolle en los próximos años– es la Gran Rotación de bonos hacia acciones. En términos más simples, pensamos que el mercado bull en bonos, de varias décadas, está lentamente llegando a su fin y será reemplazado por un mercado bull en acciones, por varios años. Los temas de crecimiento, calidad y retorno han comenzado a moverse en la dirección de la Gran Rotación, mediante la moderación de nuestro posicionamiento por debajo de la referencia habitual en acciones de valor. Este mes aumentamos nuestra colocación en acciones de baja capitalización en un punto porcentual (pero permanecemos por debajo de la referencia), fondeado por una reducción de un punto porcentual en nuestro posicionamiento por encima de la referencia en acciones de crecimiento de alta capitalización.

El gran rebalanceo

El segundo tema a largo plazo al que los inversionistas deberían estar atentos es el Gran Rebalanceo. Los desbalances del comercio entre Estados Unidos y China comienzan a mejorar, mientras que los ahorros caen en Asia y aumentan en EU y el mundo desarrollado. El RIC considera que los inversionistas deben prever el impacto de una recuperación económica (aunque lenta) en los mercados desarrollados y una desaceleración gradual en el crecimiento de la demanda de los emergentes. Aumentamos nuestra colocación en bonos internacionales para aprovechar los altos retornos y los fuertes de las economías en desarrollo; sin embargo, con miras hacia los próximos años, pensamos que el desempeño “fácil” de los emergentes por encima de la renta variable de los mercados desarrollados, será difícil de replicar. Por lo tanto, movemos un punto porcentual de nuestros mercados emergentes a la colocación de renta variable de mercados desarrollados (donde favorecemos a Europa del Norte y Japón). Nuestro sesgo de renta variable internacional permanece hacia acciones de crecimiento de alta capitalización.

Tres grandes riesgos

Aunque tenemos una fuerte convicción de que estas dos tendencias seculares se desarrollarán en los próximos años, reconocemos tres grandes riesgos que podrían retrasar su materialización:

  1. El precipicio fiscal estadounidense
  2. Un aterrizaje forzoso en China
  3. Un aumento en los precios del petróleo.
*Michael Hartnett es estratega en jefe para mercados globales de renta variable  y Kate Moore es estratega senior para mercados globales de renta variable, ambos de Bank of America – Merrill Lynch.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s