REPUTACIÓN PÚBLICA

El costo de una mala imagen en redes sociales

REPUTACIÓN PÚBLICA

[Por Eric Olavarrieta* / Foto Dreamstime]

La imagen que se proyecta en las redes sociales debe ser congruente con nuestros objetivos profesionales o de negocio; de lo contrario, las consecuencias pueden ser muy graves, tanto a título personal o laboral.

Hoy en día, tener presencia en redes sociales es fundamental para mantenernos con vida activa en el mundo empresarial. Algunos las llaman el quinto poder y ciertamente cada vez más van teniendo un peso fundamental en la conformación de una imagen. Crear una buena marca de nuestra persona en ellas no es exclusiva de grandes empresarios, artistas, políticos, deportistas, marcas o productos, es una tarea que requiere constancia y disciplina.

De acuerdo con el estudio El impacto de las redes sociales en el mundo del trabajo, realizado por Manpower, cerca de dos terceras partes de los usuarios activos en internet visita diariamente una red social, y silenciosamente está observando lo que nuestra identidad proyecta (cómo somos y qué escribimos). 73% de los usuarios tienen un perfil en redes sociales y existen más de 2 mil millones de usuarios registrados en más de 93 sitios de redes sociales, una cifra que seguramente crecerá mucho más.

Para ello, hay que estar conscientes que nuestra forma de ser queda impregnada ahí y nadie puede quitarnos esa identidad, y si no trabajamos en ella, otros lo harán y nos proyectarán como mejor les convenga y no como nosotros queramos.

Mensajes que nos pueden llevar a la quiebra

Hay una tendencia por crear perfiles falsos en redes sociales o escudarse en perfiles anónimos para decir cosas que no se dirían fácilmente de frente. Esto puede resultar contraproducente, en términos de imagen personal, ya que siempre se corre el riesgo de ser descubierto o evidenciado. En Cartagena, Colombia, un colaborador del hospital de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro fue despedido por crear un perfil falso de su jefe en Facebook. El hecho fue denunciado ante la Guardia Civil, y el ex trabajador recibió una querella por delitos de injurias y calumnias.

Tampoco es bueno quejarse de clientes y jefes o responder a agresiones de personas que no coinciden con nuestros puntos de vista, ya que la imagen es vulnerable y cambia rápidamente. En el Reino Unido, un empleado de Apple Store fue despedido por hablar mal de la compañía en una red social, hecho que llegó hasta el Tribunal de Empleo el cual ratificó más tarde su despido, tomando en cuenta que los comentarios eran perjudiciales para la imagen de la empresa.

Existen otras razones que afectan o comprometen nuestra imagen en redes sociales, como no compartir contenido a tiempo, no interactuar, ser distante o desaparecer. En primera instancia, estas actitudes pueden parecer no tan graves, pero posteriormente el tiempo nos pasará factura.

Estrategia de imagen

Para hacer más rentable nuestra imagen, hay que conocer cuál es la percepción que los demás tienen de nosotros en las redes sociales, ya que con el paso de los años esa opinión forma una reputación, la cual –en caso de ser negativa– costará muchísimo trabajo cambiar.

Por eso es vital definir una estrategia de manejo y cuidado de la imagen para poder controlar y administrar mejor el mensaje que transmitimos, la cual está integrada por los siguientes elementos:

  • ¿La imagen que los demás perciben de nosotros corresponde a lo que deseamos proyectar?
  • Si no es así, definir una identidad clara, con valores y características de lo que queremos que vean de nosotros.
  • Reforzar la identidad diariamente con mensajes contundentes que sean claves, evitando caer en incongruencias.
  • Asegurar una reputación sólida que multiplique las oportunidades profesionales.
  • Usar una fotografía adecuada para que nos identifiquen rápidamente.
  • Seleccionar un buen nombre, evitando nombres graciosos o ridículos
  • Cuidar el lenguaje.
  • Crear buen contenido para que la presencia en redes sociales aporte valor y construya relaciones de calidad.

Libertad de expresión vs. libertad responsable de expresión

Las redes sociales ponen a prueba nuestra capacidad de tolerancia pero cada quien decide qué leer, qué decir y qué no decir.

Los pilares de la imagen son, principalmente, la cortesía y el respeto, y aunque no estemos de acuerdo con diferentes puntos de vista, tenemos el poder de compartir nuestros puntos de vista, o simplemente ignorar. No pasa nada.

Por ello, también se recomienda que exista un protocolo, que puede ser elaborado como manual, que reglamente el uso de redes sociales, cuyo objetivo sea proteger y salvaguardar la imagen personal. Si se trata de una cuenta empresarial, este manual debe ser compartido a todos sus integrantes para evitar inconsistencias o daños en la imagen de la organización.

Así mismo, es necesario contar con un manual de situaciones especiales en redes sociales para evitar su mal uso. Ésta herramienta busca anticiparse a futuras problemáticas y crisis que pudieran parecer incontrolables de inicio. Estas estrategias permiten ahorrar tiempo y dinero, además de que evitan problemas que eventualmente podrían poner en riesgo la existencia de la empresa y sus integrantes.

El costo de una mala imagen en redes sociales podría ser fulminante para tus aspiraciones profesionales. Rentabilizarla es un antídoto poderoso que aumentará cada día su valor.

* Eric Olavarrieta es director de Actitud es Imagen. Contáctalo en www.actitudesimagen.com.mx o por Twitter en @actitudesimagen.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s