EL COMPROMISO ES CON EL INVERSIONISTA

Transición con los mismos valores

EL COMPROMISO ES CON EL INVERSIONISTA

[Por Sergio Gil / Foto María Elena Calvo]

Lourdes Arana, directora general de Wealth Management en SURA.

La transparencia en el manejo de las inversiones es la clave para ganar la confianza de los inversionistas, pero esta debe ir acompañada de buenos resultados. Lourdes Arana, directora general de Wealth Management en SURA, nos explica cuáles han sido los retos que ha pasado esta institución financiera en su proceso de transición y cómo se benefician sus clientes.

ING no quedó bien parada después de la crisis de 2008-09. ¿Cómo se ha sido la reconfiguración de la compañía y cuál es la situación que actualmente guarda?

La crisis le pegó muy fuerte a muchas instituciones financieras de todo el mundo, sobre todo a las de países desarrollados. En un momento dado, el gobierno holandés tuvo que hacer ajustes y la Comunidad Europea le pidió a ING que separara sus servicios de banca, seguros, pensiones y fondos de inversión.

En Latinoamérica, el área de pensiones siempre fue muy buen negocio e incluso fue considerada como una de las joyas de la corona de ING, por lo que tomaron la decisión de venderla para contar con los activos que le permitiera seguir adelante en la parte de seguros y pensiones.

Este negocio, en México y Latinoamérica, ha crecido dando muy buenos resultados y utilidades crecientes a pesar de las volatilidades de los mercados. De 2009 a 2011 alcanzó sus metas y las superó año con año. Los directivos que participamos en este negocio sabemos el potencial de crecimiento que tiene, lo que le da un valor mayor.

Al final, el equipo de ING en Latinoamérica sabemos que se trata de un negocio con alta rentabilidad y por eso tenemos un nuevo socio, Grupo Sura, que nos ha comprado por el plan de negocio, y nos ha permitido seguir adelante con la estrategia que ya se venía implementando desde antes de la adquisición.

¿Podemos hablar de una nueva era, donde los países emergentes serán los grandes motores económicos del mundo?

Después de la crisis de 2008-09, los países emergentes, entre ellos los países de Latinoamérica, han sido capaces de sobre llevar la crisis de una forma más estable y contundente que los países más desarrollados. Las instituciones financieras latinoamericanas se encuentran en una mejor condición que las instituciones europeas y han tenido una mejor capacidad de expansión.

Cuando anunciaron quien había comprado la empresa, algunos clientes estaban escépticos porque se trataba de una institución sudamericana. A lo que respondíamos “claro, si no tienes más que mirar la estabilidad de las economías de esta región”. Si vemos los problemas por los que están atravesando los bancos europeos, en donde siguen aumentando el déficit de manera brutal, es lógico que Grupo Sura aprovechara el momento para adquirir a ING. En ese sentido, sí creo que estamos entrando en una nueva era.

¿Qué lección podemos aprender de esta situación, considerando que las economías latinoamericanas han vivido crisis recurrentes en las últimas décadas, en comparación con los países desarrollados, que estaban acostumbrados a una mayor estabilidad?

Te voy a decir una anécdota personal. Yo soy de España, allá estudié y ya tenía cuatro años trabajando allá en un ambiente estable, con baja inflación y crecimiento económico. En 1993 llegué a México y al año sucede una de las mayores crisis que ha vivido este país. Era de miedo ver cómo subían las tasas y la inflación, la devaluación de la moneda… en fin. Sin embargo, fue sorprendente ver lo flexible que fue la economía mexicana para lograr una recuperación en tan poco tiempo. Esto sin duda es porque las economías están acostumbradas a estos escenarios de crisis y pueden tomar decisiones para ir hacia adelante y al final la recuperación es muy rápida.

Esto, en los países desarrollados es muy difícil, probablemente porque tienen altos estándares institucionales o por sus propias leyes, que no permiten una rápida adopción de medidas que lleven a la superación de la crisis. Justo ahora estamos viendo que España vive una de las más altas tasas de desempleo en 20 años y aún están viendo cómo se puede cambiar la Ley de Empleo para dar mayor flexibilidad para generar fuentes de trabajo.

Aprender a vivir con altos índices inflacionarios y con una contracción económica es bien difícil, pero es algo que los países desarrollados tienen que aprender a hacer.

¿Cómo entender la nueva generación de instrumentos financieros tan sofisticados que no están tan fundamentados en tangibles como lo son las empresas o las materias primas?

Las empresas financieras, y en el caso de ING está bien claro, empezaron a fortalecer sus áreas de riesgos. Empezaron a revisar todos los tipos de instrumentos que manejan. Esto también llevó a que cuando se lanza un nuevo producto al mercado, deben estar bien medidos sus alcances con un riesgo controlado.

Después se empezó a trabajar con el concepto de “responsabilidad”. Las instituciones financieras se deben asegurar de que sus clientes entienden los instrumentos, que es transparente para ellos. Hay que demostrar que el inversionista realmente tiene el perfil para adquirir ese instrumento. Entonces, debemos hacer una revisión a los productos para que sean más simples, más transparentes y que sean los más adecuados para el inversionista. De esta forma, podemos evitar los instrumentos tan complejos que el inversionista no entiende.

A veces en momentos de alta volatilidad, los clientes no son capaces de manejar algunos instrumentos que son demasiado complejos. Es aquí cuando la institución debe darle asesoría para que queden bien claros cuales son los objetivos de la inversión. Si es a largo plazo, entonces hay que orientarlo a opciones de ciclo de vida; si el horizonte es de corto a mediano plazo, entonces hay que analizar muy bien cuál es su perfil de riesgo para recomendarle instrumentos más agresivos o más conservadores. Finalmente, hay que dejar en manos del gestor la administración de esos instrumentos en función de cómo está el mercado.

¿Cómo debe ser la corresponsabilidad de las instituciones financieras con los inversionistas con respecto al desempeño de sus inversiones?

A mí me parece que la corresponsabilidad de la institución se da a través de un acercamiento real con el cliente mediante un modelo de asesoría clara y transparente. No se trata de venderle un producto, sino de entender cuáles sin sus necesidades financieras e identificar en qué momento de su vida se encuentra. Con esta información se le ayuda a crear un plan de ahorro e inversión, explicándole cómo cuantificar el ahorro que necesita y cuál es el producto más adecuado para ese objetivo específico y que corresponde con su perfil de riesgo.

Si la institución financiera logra hacer todo este proceso, entonces ya es corresponsable con el inversionista, porque de esta manera podrá entender, por ejemplo, las fluctuaciones que pueda tener en el camino si su objetivo es a largo plazo, pero que en el futuro podrá cubrir sus necesidades financieras.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s