LOS MITOS AL INVERTIR

Que no te engañen

LOS MITOS AL INVERTIR

[Por Martha P. Bolaños]

Siempre hay que elegir instrumentos que ofrezcan rendimientos por arriba de la inflación.

Es común que ante el desconocimiento de un tema surjan creencias que por lo regular terminan siendo erróneas. Por eso, para que puedas tomar decisiones financieras que realmente den un beneficio a tu portafolio, te presentamos algunos de los mitos más recurrentes al invertir en los distintos instrumentos financieros de los diferentes mercados. Aprende a identificarlos y evítalos.

INSTRUMENTOS DE DEUDA

No tienen riesgo

Los inversionistas que son totalmente adversos al riesgo por lo general canalizan sus recursos hacia estos instrumentos, pues perciben que están completamente a salvo. No obstante, debemos saber que todo instrumento financiero, por muy noble que parezca, lleva implícito algún tipo de riesgo. Y es que una cuenta de cheques o un pagaré bancario están expuestos a que el rendimiento que ofrecen sea menor al crecimiento inflacionario, con la consecuente pérdida de poder adquisitivo.

Es cierto que los instrumentos de deuda tienen uno de los menores grados de riesgo, pero no están exentos en su totalidad. Por una parte, tienen el riesgo de mercado, que afecta a las tasas de interés que paga el título ante los cambios en el ámbito nacional e internacional, así como el riesgo de la capacidad de pago de quien emite el papel (gobierno y empresas). Por ello, con respecto a este último punto, es importante observar con detalle la calificación de los papeles que emite el gobierno y las empresas, pues esto ayuda al inversionista a conocer su solvencia económica.

Tienen liquidez en cualquier momento

Algunos inversionistas creen que pueden usar a la inversión en productos indizados a los Certificados de la Tesorería de la Federación (cete) o en fondos de deuda como si fuera una cuenta de cheques. Sin embargo, realizar múltiples operaciones (ya sea en un fondo de deuda o en un producto relacionado al cete) resulta costoso, por lo que puede generar una minusvalía en vez de beneficiar al capital.

No obstante, en el mercado financiero existen productos para personas físicas y morales que tienen flujos de efectivo constantes, requieren de liquidez de manera recurrente y, al mismo tiempo, desean aprovechar un rendimiento atractivo en un muy corto plazo. Es posible lograrlo si se tiene una estrategia de inversión planificada y la puntual asesoría adecuada, con el objetivo de optimizar el uso del capital al menor costo posible, pues existen títulos de corto, mediano y largo plazo.

Tiene mejores rendimiento que con instrumentos bancarios

Algunos inversionistas tienen la creencia de que la tasa de interés o el rendimiento que ofrecen los instrumentos de inversión deben ser altos, pero lo importante es que esos rendimientos sean positivos en términos reales. Regularmente, las instituciones financieras sólo dan a conocer estos datos en términos nominales, es decir, sin descontar la inflación. Por ello, la responsabilidad del inversionista es mantenerse informado sobre las expectativas y evolución del crecimiento inflacionario y el comportamiento de sus inversiones, ambos en un periodo determinado (puede ser de seis meses o uno año), con el fin de conservar los niveles de poder de compra. Por ejemplo, se estima que la inflación en 2012 será de 3.5%, por lo que el instrumento en que se invierta debe estar por arriba de ese porcentaje, de lo contrario el patrimonio se vería afectado. Pero por otro lado, debe desconfiarse de la institución que ofrece un rendimiento del 10% en periodos cortos de tiempo, tal vez algunos meses, sobre todo bajo las actuales circunstancias económicas y financieras por las que atraviesa nuestro país.

MERCADO ACCIONARIO

Origina grandes pérdidas

Este es el pensamiento más frecuente que tiene un inversionista cuando se le invita a incursionar en la Bolsa de valores, debido a que el mercado accionario ha sufrido grandes pérdidas a lo largo de la historia. Efectivamente, se trata de un mercado de alto riesgo si se compara con el de deuda, pero es menos riesgoso al compararlo con el mercado Forex o el de commodities. Sin embargo, la inversión en Bolsa es riesgosa si no se toman en cuenta los siguientes puntos:

  • Es una opción de inversión de largo plazo (más de cinco años), por lo que no se puede invertir la colegiatura de los hijos o los recursos que se van utilizar en los próximos meses
  • El mercado puede presentar fuertes descensos en periodos cortos de tiempo –y no por ello hay que abandonar posiciones–, pero en el largo plazo puede dar rendimientos muy atractivos, superando a los que ofrecen otras alternativas de inversión.

Por ello, el inversionista requiere de cierto conocimiento sobre el comportamiento de las Bolsas. Podría comenzarse con una participación de 5 a 10% del capital, y si la experiencia es satisfactoria, incrementar ese porcentaje de participación.

Invertir sólo en empresas AAA

La mayoría de los inversionistas prefiere incluir en su cartera de inversión emisoras AAA, que son altamente bursátiles, es decir, se caracterizan por ser líquidas, estables y de continuo crecimiento. Por lo regular, estas emisoras forman parte del Índice de Precios y Cotizaciones (IPC), el indicador líder del mercado accionario mexicano. Sin embargo, hay empresas de mediana bursatilidad que pueden dejar atractivos rendimientos en el mediano (cinco años) y largo plazo (10 años en adelante). Las herramientas que ayudan a decidir su compra, venta o conservación, así como el mejor momento para hacerlo, son los análisis fundamental y técnico. La Bolsa Mexicana de Valores (BMV) tiene el Índice de Mediana Capitalización (IMC30), formado por las 30 series accionarias de mediana capitalización y que pueden dejar rendimientos considerables. En términos anuales, al 24 de enero de 2012, algunas de las emisoras de mediana bursatilidad que obtuvieron buenos rendimientos fueron: COMERCI, KOF y ASUR, con porcentajes de 60.3%, 32.7% y 27%, respectivamente.

Invertir en empresas mexicanas es más seguro

Algunos inversionistas piensan que adquirir títulos de emisoras internacionales –como parte de la diversificación– resulta difícil y poco seguro. No obstante, gracias al Mercado Global de la BMV pueden adquirirse acciones de empresas de clase mundial e integrarlas a sus carteras de inversión con facilidad y seguridad, gozando de rendimientos competitivos.

Hacer esto da la ventaja de diversificar geográficamente la posición en acciones en diferentes países y con ello reducir el riesgo de una nación o de una región. Además, gracias a la tecnología, es posible conocer de manera casi inmediata estados financieros, situación económica y financiera, y casi cualquier noticia que involucre al corporativo del que se poseen los títulos. Es importante señalar que no por que las acciones sean una herramienta de inversión de largo plazo, uno deba quedarse invertido por 10 o 15 años. Es necesario llevar un seguimiento recurrente de cada emisora, pues tal vez habrá un momento en el que sea necesario abandonar alguna posición con el objetivo de mejorar la estrategia de inversión.

DIVISAS

Siempre deben integrarse en la cartera de inversión

Con los años se ha difundido la idea de que acumulando dólares pueden obtenerse abultadas ganancias en el corto plazo, y aún hay personas que sienten la necesidad de integrar divisas con la expectativa de obtener rendimientos. Sin embargo, en los últimos 17 años no se ha presentado una drástica devaluación y el peso ha tenido un comportamiento pero estable (con algunos altibajos) con respecto al dólar. Por ello, quien decida invertir en dólares debe hacerlo con una visión de cobertura ante la adquisición en el extranjero de un bien (compra de una casa) o servicio (vacaciones), más que como una forma de inversión.

Es mejor invertir en dólares que en pesos

De igual manera, en las décadas pasadas resultaba más atractivo invertir en instrumentos denominados en moneda extranjera que en los locales, derivado del diferencial de tasas de interés entre México y EU, que llegaban a ser superiores a 5%, aunado a la ganancia cambiaria que se originaría por una posible depreciación del peso. Sin embargo, este contexto ha ido cambiando, y aunque algunos inversionistas lo percibieron, otros aún continúan reproduciendo la antigua creencia.

Cabe recordar que, después de la crisis de 2008 –consecuencia de la crisis hipotecaria de EU–, este país mantiene su política de tasas de interés cercanas a cero, y todo indica que seguirá así por la crisis de deuda soberana en Europa y su efecto en el crecimiento global.

Sólo se puede invertir en dólares comprándolos en un banco o casa de cambio

La evolución en la forma de hacer transacciones ha permitido el surgimiento de tres formas adicionales para invertir en instrumentos denominados en monedas extranjeras:

  1. Invirtiendo a través de fondos de cobertura, cuya cartera está integrada por cuentas de cheques en dólares o en fondos de deuda que incorporan títulos denominados en dólares, como los UMS.
  2. En el mercado de derivados (MexDer) negociando futuros y opciones, los cuales pueden adquirirse a través de una casa de Bolsa.
  3. Comprando y vendiendo divisas directamente en el mercado internacional de divisas (Forex), en distintas plazas financieras del mundo, utilizando a un intermediario con cobertura internacional. Cabe señalar que quien opera en el Forex debe poseer un conocimiento muy especializado y estar dispuesto a participar en un mercado altamente especulativo, donde se obtienen grandes utilidades o pérdidas en cuestión de segundos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s