DIVERSIFICA TU PATRIMONIO

Inversión sobre ruedas

DIVERSIFICA TU PATRIMONIO

[Por Óscar Granados Bartolo]

La mejor inversión es quella que se hace en autos antiguos, cuya vejez es mayor a 30 años o en unidades cuya producción fue mínima.

La idea resultaba atractiva: comprar un Mercedes Benz 1932, que pertenecía a un antiguo cónsul alemán en México. “El precio ($50 mil dólares en los 80) era lo de menos –comenta Alberto Lenz, presidente de la Federación Mexicana de Automóviles Antiguos y de Colección (FMAAC)–. Más que hacerlo como una inversión, lo hice porque me gustaba el auto, el cual, vendí años después en $150 mil dólares, pero si hubiera esperado más hubiera obtenido $200 mil o hasta $300 mil dólares”.

La inversión en autos de colección, al igual que en otros bienes tangibles, son el resultado de la pasión, primero, y de un fin monetario después. “Un cuadro antiguo lo puedes ver, sabes que es una obra maestra y que vale una fortuna, pero ahí está colgado en la sala de tu casa. Poner tus recursos en un auto es diferente, porque lo disfrutas, lo manejas y lo llevas a pasear”, afirma Lenz , que también fue corredor de la Carrera Panamericana.

Calentando motores

A la par de la recuperación de la riqueza en el mundo, el interés en todas las formas de inversión revivió a partir de 2010, revela un análisis de Merrill Lynch-Capgemeni. Los últimos datos ofrecidos por la institución financiera muestran que las colecciones de lujo (por ejemplo, automóviles, barcos, aviones) son el principal segmento a invertir, ya que acaparan 29% de las inversiones denominadas de “pasión”. El resto de ellas está en obras de arte, joyas y otros artículos de valor considerable. Y no es para menos, pues la aversión al riesgo en los mercados financieros ha puesto los pelos de punta a aquellas personas que desean un rendimiento a mediano plazo en sus inversiones.

Es por ello que algunos inversionistas han llevado parte de su dinero hacia los bienes tangibles, con la idea de sentirse un poco más seguros. La tendencia es apostar por las obras de arte, objetos de lujo y autos antiguos.

Tan sólo en el Valle de México existen cerca de 7 mil autos catalogados como antiguos, y algunos de ellos cambian de dueño constantemente, afirma Alberto Lenz. Este tipo de inversiones refieren a las preferencias individuales, las cuales juegan un papel importante en las decisiones para conformar grandes patrimonios, ya que se toman en cuenta las variables emocionales, como valor estético, atractivo y estilo de vida.

Este tipo de inversiones sirve para preservar y apreciar el capital personal o familiar, también contribuye a la diversificación de la cartera o, incluso, para la captura de ganancias a corto plazo, expone el reporte Merrill Lynch-Capgemeni. “A veces las esposas no entienden a los hombres que gastan el dinero de la familia en un coche”, arguye Lenz.

Buena recuperación

La demanda de coches de lujo se recuperó ampliamente después de la crisis de 2008-09, sobre todo en las economías emergentes de Asia y Medio Oriente. Mercedes Benz, por ejemplo, vendió 15% más en 2010, una vez concluida la recesión, mientras que las ventas en China, incluyendo Hong Kong, subieron 112%. Las ventas en otros mercados emergentes, como India, Brasil y Rusia, también aumentaron considerablemente.

A partir de 2009, Ferrari logró un repunte de ventas en China de casi 50% (su mejor año), con lo cual se convierte en uno de los cinco principales mercados internacionales de la armadora, junto con Hong Kong y Taiwán. “Comprar un automóvil de colección se traduce en una inversión patrimonial, ya que se adquiere un bien, como lo son los inmuebles. Cuando se compra un vehículo antiguo no se es más rico ni más pobre, simplemente cambia la composición de nuestra riqueza en el tiempo”, asevera Alberto Calva-Mercado, director general de Acus Consultores, empresa especializada en asesoría financiera.

Para Alberto Lenz, la mejor inversión es aquella que se hace en autos con una antigüedad mayor a 30 años, o en unidades cuya producción fue mínima. Por ejemplo, un Mercedes Benz 300 SL Alas de Gaviota de 1957, del cual sólo se produjo una cantidad mínima alrededor del mundo (menos de 2 mil vehículos), vale una fortuna: su precio alcanza los $600 mil dólares en el mercado. Otro ejemplo, un Ford Cabriolet Deluxe V-8 de 1935, con un precio original de $625 dólares, ahora ronda los $30 mil dólares y su costo se incrementará en con el paso del tiempo, si el auto se conserva original a lo largo de los años.

Cuestión de clase

El pasado siempre deja una marca, es inevitable. Los autos, al igual que las personas, tienen una historia. Incluso, algunos han dejado huella porque pertenecieron a personalidades públicas, lo cual puede influir en su precio de venta. “Le decimos ‘el pedigrí’ –explica Lenz–, es decir, son los antecedentes del coche. Si fue de Porfirio Díaz o Francisco I. Madero o de un presidente o de un corredor de autos, el vehículo vale más por la persona que lo usó”.

Elvis Presley solía pasearse en un Ford Thunderbird 1957 (rojo, por cierto). Se hicieron 22 mil, 27 mil y 22 mil unidades al año en todo el mundo en 1955, 1956 y 1957, respectivamente. “Ese auto nuevo valía $5 mil dólares. Actualmente vale, dependiendo del estado y de su antiguo dueño, entre $25 mil y $30 mil dólares. Puede parecer poco, pero ese precio se debe a que se hicieron bastantes y aún conservan muchas unidades. No obstante, si se trata del que Elvis utilizó, entonces vale una fortuna”.

Estos autos, señala el presidente de la Federación, se comercializan en las exposiciones, subastas, así como en los clubes deportivos. “En México se dejaron de hacer estas subastas, porque la inseguridad las inhibió. Ahora la compraventa se hace en las muestras o en los foros donde se van a pasear los autos”.

Deportivos y de lujo

El mercado interno de vehículos en México es poco dinámico y desarrollado. Comparado con economías equivalentes, en nuestro país se vende un auto nuevo por cada 147 personas; en Brasil, un auto nuevo por cada 78 habitantes, indica Adolfo Albo, economista en jefe de BBVA Bancomer.

A pesar de eso, la venta de autos considerados de lujo, así como los deportivos, tuvieron un repunte importante a lo largo de 2011. De acuerdo con cifras de la Asociación Mexicana de Distribuidores Automotores (AMDA), en el país se registraron ventas de 36 mil 410 unidades de lujo durante 2011, lo que significó un alza de 9.7 % respecto a las obtenidas en 2010.

En cuanto a los vehículos deportivos, la AMDA contabilizó la comercialización de 7 mil 774 automóviles de esta categoría, 17% superiores a las registradas el año previo.

Los mexicanos, a diferencia de otras nacionalidades, prefieren poner sus centavos en vehículos sencillos, pues la posibilidad de venta es mucho mayor, refiere Raymundo Tenorio, director de la licenciatura en Economía de la Escuela de Negocios del Tecnológico de Monterrey.

Uno de los modelos de lujo con mayor demanda en 2011 fue el Camry de Toyota, cuyo precio en el mercado es superior a los 300 mil pesos. Dicho auto incrementó sus ventas 12.1%, al pasar de 3 mil 717 unidades a 4 mil 167 en dicho periodo.

Entre los más solicitados en el segmento deportivo estuvieron el Cooper S de Mini cuyas ventas se incrementaron %71.1 y el León de Seat, que registró un alza de 24.2%, ambos con respecto al año pasado.

Marcas como Jaguar vieron reducida su colocación de autos en el país, pues sólo se comercializaron 54 vehículos, lo que representó una baja de 43.8%. La misma suerte corrió Lincoln, ya que presentó una merma de 26.1% al cierre de 2011, con 2 mil 580 unidades en el mercado nacional.

De acuerdo con los analistas de Finanzas Prácticas de Visa, una gran parte de la depreciación del auto tiene lugar tan pronto como se saca del concesionario, por lo tanto, la ventaja principal de comprar un auto usado es que lo estás comprando después de que el precio ya ha bajado considerablemente.

Los autos usados no responden a una inversión de largo plazo, por lo que el proceso de comparar y negociar es más un arte que una ciencia, destacan. “Con un auto de colección no sucede lo mismo, porque el valor se lo da el tiempo”, comenta Lenz, quien ha heredado la pasión de su padre y ahora la pasa a su progenitor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s