¿Qué impacto económico tendrán los Juegos Olímpicos de Londres 2012?

[Por Matt Bolduc, Equity Analyst de Saxo Bank]

Fuente: Saxo Bank.

Costo de organización de los Juegos Olímpicos, incluídos los gastos en infraestructura.

Es bien sabido que los países anfitriones de los Juegos Olímpicos suelen gastar grandes cantidades de dinero en la organización y promoción de los Juegos Olímpicos. Los gobiernos, que regularmente son los defensores de las candidaturas olímpicas, afirman que el evento más importante del deporte a nivel mundial arroja grandes beneficios, tanto para la economía como para los ciudadanos. Los Juegos de Londres 2012 no están alejados de esta realidad y los gastos ya superan los £9 mil millones de libras esterlinas. Si bien los costos son fáciles de estimar, los beneficios a menudo se reflejan en valores blandos y en un incremento de la construcción de edificios. La prensa ha criticado el nivel de financiamiento público que requiere recibir los Juegos Olímpicos en plena recesión, sin embargo, cabe argumentar que dicho acontecimiento ha servido para proporcionar un impulso keynesiano a la economía del Reino Unido cuando más lo necesitaba.

Por ejemplo, la construcción de la villa olímpica en el área Este de Londres le ha otorgado un buen empujón al sector de la construcción en Gran Bretaña. 95% de los contratos concedidos para la construcción de la villa, cuyo valor se calcula en £6 mil millones de libras, fueron otorgados a constructoras con sede en el país anfitrión.

¿Cuál es el impacto real?
Cuando pensamos en los Juegos Olímpicos partimos de la idea de que éstos son capaces de generar un boom económico masivo para la economía local. No obstante, la realidad es que los efectos son extremadamente menores. Por ejemplo, si contrastamos los costos de Londres, que ascienden a £9 mil millones de libras, con el crecimiento anual de la economía del Reino Unido, tendremos una equivalencia de aproximadamente el 0.7% del PIB; un gasto que se contabiliza en aproximadamente 5 años y que, por lo tanto, representa un impacto mínimo en la economía británica.

Los estadios: ¿una mala inversión?
Existen ya muchos estudios que pretenden valorar los beneficios económicos y sociales que surgen de la organización de macro-eventos como los Juegos Olímpicos. Si bien todos estos estudios se topan con dificultades al determinar el impacto directo de éstos acontecimientos, algo que han dejado muy claro es que la construcción de nuevos estadios y sedes es una mala inversión. Esto se debe a que una vez que finaliza el evento pasan al abandono y, en muchos casos, inclusive el gobierno se ve obligado a gastar millones de dólares en su mantenimiento. Por ejemplo, la ciudad de Montreal tardó más de 30 años en pagar una cantidad de $6 mil millones de dólares (a valor de hoy) debido al enorme gasto realizado durante los Juegos de Montreal 76. A cambio, como recompensa recibieron un estadio olímpico obsoleto que actualmente se encuentra en desuso.

Por otro lado, la investigación académica apunta a que regularmente las expectativas previas al evento sobre el posible crecimiento del PIB y las repercusiones en materia económica son superiores al impacto real posterior al evento. Un ejemplo perfecto es el Mundial de Fútbol de Qatar 2022, un acontecimiento por el cual se gastarán $70 mil millones de dólares en infraestructura, incluyendo la construcción de cinco nuevos estadios de vanguardia, de los cuales dos ya han sido construidos. El costo por residente es de aproximadamente $35 mil dólares debido a que se trata de un país pequeño, que cuenta con sólo 2 millones de habitantes. ¿Se convertirá Qatar a partir de entonces en un nuevo centro turístico? Probablemente no. Considerando el gasto que mencionamos, para que Qatar obtenga un rendimiento sobre la inversión del 5% necesitaría generar ingresos anuales adicionales procedentes de ésta inversión por $3,500 millones de dólares, una cifra difícil de alcanzar.

Otros Dos Ejemplos:
Beijing 2008
China gastó $40 mil millones de dólares en los cuatro años previos a los Juegos de Beijing 2008, es decir, alrededor del 0.3% del PIB anual de China. De esta cantidad, $2 mil millones de dólares fueron directamente destinados a estadios e instalaciones. Gran parte de la inversión estuvo vinculada a la productividad de la economía en partidas como vivienda, carreteras, sistemas de tránsito e infraestructura que poco tuvieron que ver con los Juegos Olímpicos. A pesar de esto, la mayoría de los analistas indican que los beneficios más importantes para China giraron entorno a un incremento de su imagen pública así como un fortalecimiento de su llamado “poder blando”.

Atenas 2004

Uno podría argumentar que el elevado costo de los Juegos Olímpicos en Beijing es resultado de la fuerte inversión en infraestructura que tuvo que hacerse debido a que China es una economía en crecimiento. Esto, sin duda, tiene un impacto positivo. No obstante, pese a que se trata también de una economía en crecimiento, el mismo argumento no puede ser utilizado para el caso de Grecia.  En primer lugar, el PIB de Grecia es cerca de 1/15 del PIB del gigante asiático, por lo que el gasto de la organización de los Juegos Olímpicos, el cuál ascendió a $15 mil millones de dólares, representó cerca de 7% de su PIB en 2004. Una cifra proporcionalmente más elevada que la de China. A pesar de que Atenas sí invirtió en infraestructura, los beneficios de dicha inversión no fueron tan evidentes como en el caso de China. Por otro lado,  Grecia es un país con una población de 4 millones de habitantes, lo que eleva considerablemente el costo per cápita en comparación con China. Adicionalmente, Atenas ya era un atractivo turístico consolidado, por lo que los posibles beneficios tras el evento son cuestionables. Esto, ciertamente, podría aplicar de igual forma para el caso de Londres 2012.

Los macro-eventos resultan emocionantes tanto para ciudadanos como para políticos, sin embargo, los costos económicos suelen superar a los beneficios. Londres no será la excepción. No obstante, no está todo perdido para los ciudadanos y los inversionistas de Reino Unido, ya que los mercados locales de renta variable de los países anfitriones de los Juegos Olímpicos suelen tener resultados muy positivos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s