GANANCIAS AL OESTE DEL ATLÁNTICO

*Texto publicado en la edición impresa de la revista de marzo de 2012.

No hay que ir más lejos

GANANCIAS AL OESTE DEL ATLÁNTICO

[Por Matiana Flores / Foto María Elena Calvo]

Héctor Chávez López, director general de Casa de Bolsa Santander.

Ante un escenario de crecimiento moderado y tasas de interés bajas, las condiciones favorecen el desempeño de los mercados accionarios. En este sentido, Héctor Chávez López, director general de Casa de Bolsa Santander, expresa su agrado por la inversión en renta variable, especialmente en este lado del Atlántico.

¿Qué implicaciones tiene para los mercados financieros el que la Fed haya fijado una meta de inflación?

Más que la meta de inflación, la Reserva Federal (Fed) tiene que seguir promoviendo y facilitando el crecimiento económico porque, a diferencia del Banco de México (Banxico) que sólo se fija en la inflación, la Fed tiene los dos mandatos: crecimiento e inflación. Y es ahí en donde encaja su anuncio de estabilidad en tasas y en dejarlas en niveles mínimos hasta 2014. Ese mensaje es mucho más importante que haberle puesto un número (2%) a la inflación que, de alguna manera, nos está diciendo que hoy no es un tema que le preocupe y que, aunque todavía no está totalmente consolidado, seguirá impulsando el crecimiento. De hecho, la inflación en México puede ser un tema un poco más delicado, a diferencia de Estados Unidos.

¿El tema de la inflación es más delicado en México debido a la volatilidad en el tipo de cambio?

Al Banxico le gustaría tener más espacio para bajar las tasas de interés, considerando que el crecimiento de México, aunque es positivo –va a estar entre 3% y 4%–, podría ser mayor. Gran parte de la razón por la que los motores internos se están reactivando tiene que ver con el crecimiento del crédito. Entonces, si Banxico pudiera bajar un poco las tasas de interés, considerando que la Fed las va a dejar abajo más tiempo, le podría ayudar más a la economía mexicana. El problema es que la inflación cerró el año pasado arriba de lo que se anticipaba (3.8%), precisamente por la volatilidad que tuvo el tipo de cambio al final del año, y eso le ha reducido espacio para bajar las tasas. Que el Banxico termine bajando las tasas o no en este año depende del comportamiento del tipo de cambio y de la inflación.

La posibilidad de un QE3 y la permanencia de tasas de interés cercanas a 0% hasta 2014, ¿son un incentivo para que la gente invierta en el mercado accionario en los próximos dos o tres años?

El rally que se ha visto al principio del año en los mercados emergentes (incluido México) y en Estados Unidos tiene que ver con la posibilidad de una tercera ronda de estímulos económicos (QE3). Hay mayor consenso en que es una prioridad solucionar los problemas europeos y se ha asimilado que es muy importante proteger al euro. Y aunque se avanza lento, todavía puede haber volatilidad por sorpresas negativas. Hoy, los inversionistas son un poco más ávidos de riesgo, que aunado a un entorno en el cual las tasas de interés se mantendrán bajas y el crecimiento de este lado del Atlántico está mejor (EU y Latinoamérica), por lo que el mercado bursátil tiene mayores expectativas de rentabilidad.

No obstante, habría que tener cuidado cuando hablamos del mercado bursátil y sobre qué esperar. Es decir, los crecimientos registrados de 2006 y hasta antes de la caída de Lehman Brothers en septiembre de 2008, así como la recuperación que se registró posteriormente, son crecimientos demasiado elevados. Estábamos acostumbrados a tener tasas en EU de 4%, y en México de 8%, por lo tanto, podíamos esperar tasas en el mercado bursátil a 30%. Pero cuando las tasas son tan bajas y aún existen factores de riesgo y consolidación de la recuperación, no pueden esperarse ganancias elevadas. Ahora hablamos de tasas de entre 15 y 20%, cuando el costo de oportunidad es 0% en Estados Unidos y 4% en México (estamos hablando de tres a cuatro veces el costo del dinero). En ese sentido, la respuesta es sí. Creo que el mercado bursátil sigue teniendo atractivo, pero hay que moderar las expectativas del rendimiento que nos va a dar.

¿Cuál tendría mejores perspectivas, el mercado accionario mexicano o el de Estados Unidos?

Van de la mano, aunque yo diría que el mercado mexicano tiene mejores expectativas porque su coeficiente beta (volatilidad de una acción con respecto al índice de referencia) siempre ha sido más elevado que en EU, pero sin olvidar que existe el riesgo cambiario. El tipo de cambio hoy no preocupa: si vemos la parte fundamental de la balanza comercial en México, las finanzas públicas y la política monetaria, constatamos que la economía está bastante sólida. ¿Y qué pasa? Que el tipo de cambio es muy líquido pero hay veces que –como lo que ocurrió en diciembre– se cierra un poco y se seca el mercado, y de repente tiene mucha volatilidad. Por eso llegó a niveles de $14 pesos, aunque un mes después ya estaba de regreso a los $13 pesos por dólar. ¿Y por qué está de regreso? Precisamente porque se reconoce que México está muy fuerte. De hecho, el tipo de cambio podría apreciarse todavía un poco más. Entonces, cuando uno habla del mercado bursátil estadounidense, hay que verlo en la moneda. Si uno considera que a lo mejor el tipo de cambio todavía se puede apreciar un poco, eso se le añade al rendimiento si se ve al mercado bursátil mexicano en dólares.

Adicionalmente, las expectativas de crecimiento de las empresas mexicanas son positivas. Algunas están muy enfocadas al mercado interno y de alguna manera tienen más protección que el mercado estadounidense en su conjunto. Ahora, dentro del mercado mexicano habría que tener mucho cuidado, porque a diferencia de otros momentos –cuando hay un mercado alcista y todo sube– todavía estamos saliendo de una recesión y no todos los sectores de la economía van al mismo ritmo y no todas las empresas tienen las mismas perspectivas. Desde hace un par de años, algunos sectores tienen muy buenas expectativas y otros no, por eso ha sido muy amplia la diferencia de rendimientos entre las emisoras que componen el IPC, principalmente.

¿Cuál es el futuro de la zona euro?

Los costos de una ruptura del euro serían catastróficos para los países del euro, pero también para todo el mundo. El problema es que todavía no hay un consenso de cómo se repartirían las pérdidas. Ahora, no basta con decir que “sería demasiado grave y no va a pasar”. Si no se ponen de acuerdo por supuesto que podría suceder. El problema es que están en un proceso de negociación muy complicado, que está tomando demasiado tiempo, y cuanto más tardan el mercado se desespera y apuesta en contra. Eso es lo que genera la volatilidad.

Probablemente estén buscando los momentos políticos adecuados. La repartición de costos debe quedarle claro a los votantes que mantienen a los gobiernos. Ahora bien, el acuerdo implica que la zona del euro va a estar en recesión durante mucho tiempo, y mucha gente cree que no aguantará. Si se rompe el euro, en los países comunitarios de todos modos habrá devaluaciones, falta de inversión, etcétera. Eso lo sabemos en México: la devaluación es un shock inmediato, que obliga a tomar ajustes que se reflejan directamente en desempleo, pérdida de poder adquisitivo, etcétera. Ahora vemos más apoyo por parte de organismos como el FMI para participar en la solución, y por lo tanto nuestro escenario base es que sí llegarán a un acuerdo.

¿La recomendación entonces es invertir preferentemente en activos denominados en dólares y pesos?

Si analizamos este tema con cuidado podemos ver que el año pasado, en el peor de los momentos, el euro seguía estando entre $1.35 y $1.40 dólares, cuando pensábamos debía estar debajo de $1.30. Al final de 2011 y principios de 2012 retrocedió $1.20 y no más. Si Europa se pone de acuerdo daría más tranquilidad y disminuiría la aversión al riesgo, pero esto implicaría que entrara en una recesión. Como tendencia de mediano plazo habría que estar más en dólares o en pesos. En cuanto al peso, vemos el tipo de cambio en $13 y pensamos que todavía podría apreciarse un poco más. Por lo tanto, no recomendaría euros en este momento ni en el mediano plazo.

Y a largo plazo, ¿Europa tiene activos atractivos?

En ese caso ya no se trata del euro, sino de buscar el activo adecuado. A lo mejor, por valuación, hay sectores específicos en los que valdría la pena estar. Aquí lo importante es evaluar la historia de la emisora. Yo sigo diciendo “el euro no”, pero eso no significa que en Europa no haya un bono que haya sido castigado de más porque está correlacionado con el mercado español o con la deuda griega. Algunos corporativos son muy buenos, pero pueden tener un spread muy alto porque la empresa está ubicada en determinado país, y lo mismo puede ocurrir con el mercado de capitales. Pero allí hay que ser muy específico e ir sector por sector, y emisora por emisora, para evaluar si esa inversión sería recomendable. Pero en términos generales yo tendría una baja exposición a la zona del euro.

¿Qué sectores no tienen buenas perspectivas en México?

El sector vivienda sigue estando muy mal, estuvo muy castigado el año pasado y lo peor es que a pesar de que se ve barato, este año tampoco va a tener un buen desempeño por temas propios: está cambiando la forma en que los subsidios del Infonavit se canalizan a las empresas y se está promoviendo más la construcción vertical que la horizontal; también hubo cambios de criterio en el manejo de la contabilidad, provocando que las empresas usen mucho de su caja para construir, pero no están vendiendo al mismo ritmo, entonces no están teniendo un flujo de efectivo positivo.

Los sectores que están muy enfocados a la parte externa tampoco están gustando todavía.

El sector de telecomunicaciones es muy grande pero está en un proceso muy complicado de regulación para TV Azteca, Televisa, América Móvil y Iusacell. Esto genera incertidumbre sobre quién va a salir beneficiado y quién no. Si bien América Móvil, por el peso que tiene puede atraer mucho capital de fuera, es una empresa en la que hay que estar, no pensamos que vaya a dar demasiados rendimientos.

Las emisoras de consumo –sobre todo las tiendas departamentales–, de bebidas y las financieras (que aprovechando la solidez del mercado pueden dar crédito) presentan buenas expectativas. La infraestructura también tiene buenas expectativas por el tema del cierre de sexenio, dado que el gasto público puede beneficiar a empresas como ICA o OHL.

Se ha manejado la posibilidad de que los bancos coticen en la BMV…

Ese es un tema del que se ha hablado mucho, ya hoy cotizan las matrices; pero es cierto que los inversionistas no quieren riesgo global, sino riesgo México; y para operar y para invertir en el sector financiero mexicano lo único que hay es Inbursa, Banorte, Compartamos, Financiera Independencia y Bolsa, que no es un banco. Es cierto, hay demanda de los inversionistas, y por ello todas las casas estamos evaluándolo aunque no hay un compromiso fijo ni un calendario, y la salida al mercado implica un tiempo de preparación importante y que las condiciones del mercado sean las adecuadas. Es bueno para el banco, y ya se hizo en Brasil y en Chile. Obviamente se le está dando a los inversionistas locales la posibilidad de invertir en un banco que ellos conocen, porque conocen el mercado en que opera. A veces el inversionista local no conoce como están las cosas en España pero si saben que la economía local está bien y tienen una buena imagen de un banco que además cotiza en el mercado, nada más esa parte, pues sí puede haber mayor interés que comprar la matriz. Es un vehículo para el cual los inversionistas locales, e incluso los extranjeros, pueden tener  más claro que están apostándole a la historia macro del país o la del mercado interno –las condiciones financieras de cada país son distintas-.

¿Cuáles son las medidas cautelares que debe tomar un inversionista para proteger su patrimonio?

Es un poco el resumen de lo que hemos estado diciendo: cuando las economías se desapalancan, se entra en periodos de crecimiento bajo y normalmente los bancos centrales bajan los rendimientos en tasas. De todos modos, aunque suene contra intuitivo, cuando creces poco y la tasa está baja hay que invertir en el mercado accionario. Si hay poco crecimiento con inflación y la tasa sube, entonces ya no es muy claro. Pero en el escenario que estamos viendo hoy de desapalancamiento, en donde los bancos centrales están comprometidos más con el crecimiento que con la inflación, y las tasas permanecerán bajas, entonces sigue siendo una opción para el inversionista repartir su dinero en una proporción mayor a renta variable que a bonos.

Pero en esos procesos de desapalancamiento y de bajo crecimiento no les va igual a todas las empresas, por lo que hay que ser mucho más selectivos respecto a la moneda y al sector en donde se invierte. Se pueden hacer dos cosas:

  1. Invertir en los índices e irse al promedio, diversificando el riesgo vía ETFs, con todo lo que representa un país. Así es más fácil entender si la cartera va bien con sólo seguir las noticias
  2. La otra es invertir en acciones específicas.

Pero en cuanto al patrimonio total, el peso no debería estar en Europa, porque va a haber bajo crecimiento. Hay regiones en este lado del Atlántico –como México y Estados Unidos– que tienen mejores perspectivas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s