¿TU EMPRESA ESTÁ LISTA PARA EL COLAPSO DEL EURO?

* Texto publicado en la edición impresa de febrero de 2012.

7 pasos para un plan de contingencia

¿TU EMPRESA ESTÁ LISTA PARA EL COLAPSO DEL EURO?

[Por Nuno Fernandes* / Fotos Dreamstime]

Muchas compañías no han tomado medidas ante la posibilidad de fragmentación de la eurozona. Conoce cuáles son los principales aspectos que debes tomar en cuenta ante un escenario así de pesimista.

El 5 de diciembre, Standard & Poor’s advirtió de la posible recalificación masiva de 15 países de la eurozona, incluyendo seis naciones AAA (Alemania, Francia, Austria, Países Bajos, Finlandia y Luxemburgo). Esto era inimaginable hace apenas un año.

En mi opinión, el euro sobrevivirá y no habrá mayores conmociones en los próximos meses. Incluso, vislumbro una probable resolución de la incertidumbre actual en los primeros meses de este año. Ésta probablemente consistirá en medidas a corto plazo –incluyendo una garantía masiva o reserva de liquidez por parte del Banco Central Europeo– y medidas a mediano plazo –consolidación fiscal e iniciativas de competitividad–.

No obstante, los líderes empresariales deben darse cuenta de que existe la amenaza real de que el euro pueda derrumbarse, lo que conduciría a varios países a regresar a sus antiguas monedas (también conocido como riesgo de “redenominación”). Algunos directivos prefieren ignorar este problema y argumentan que no tienen un plan de contingencia preparado, lo que constituye un mal manejo del riesgo. A pesar de que las posibilidades de que ocurra ese evento son bajas, las consecuencias pueden ser severas.

Esto lo hemos visto en el pasado, cuando muchos consejos de administración y compañías quedaron atrapados, por sorpresa, tras el colapso de Lehman Brothers y el congelamiento del mercado de crédito, lo que precipitó una recesión en todo el hemisferio oeste. Las empresas tienen el compromiso con sus accionistas por no quedar completamente fuera de lugar como consecuencia de una crisis potencialmente amenazante. No deben ignorar los escenarios pesimistas, que aunque son poco probables, pueden resultar devastadores.

Prepárate para un escenario pesimista

Entonces, ¿qué pasos deben seguir las empresas para estar preparadas, en caso de que el euro colapse?

Para empezar, hay que analizar las consecuencias legales de una ruptura de la eurozona respecto a los contratos comerciales que están pendientes de pago con los países pertenecientes a la Comunidad Europea. En general, el impacto no tiene por qué ser inmensamente negativo, ya que algunas empresas se beneficiarán mediante coberturas naturales.

Más allá de los impactos directos, las empresas tienen que considerar algunas otras implicaciones dentro del riesgo de la redenominación. Deben controlar no sólo las exposiciones directas, sino también algunas indirectas.

Yo recomendaría los siguientes siete pasos como base para la planificación de un plan de contingencia sólido:

  1. Manejo de una compactación de liquidez. Los préstamos interbancarios han disminuido drásticamente durante este año y una caída del euro no haría más que comprimir aún más la liquidez. La pregunta es si la compactación de créditos llegará a otras partes fuera de Europa. Debes preocuparte de los balances de las empresas en todo el mundo. ¿Están las compañías preparadas para fondear sus operaciones de los próximos 12 meses sin acceso a préstamos bancarios o bonos mercantiles? ¿Son capaces de sostener ininterrumpidamente el fondeo de sus operaciones en caso de que los acuerdos se escindan?
  2. Concéntrate en las inversiones que puedan salvaguardarte en tiempos difíciles. Algunas empresas están mejor posicionadas que otras. Si generan más de la mitad de sus ventas fuera de Europa, es decir, a partir de los mercados emergentes, tienen más seguridad que otras. Esto puede involucrar desinvertir en algunos activos que no sean fundamentales. Recordemos que cuando todos están vendiendo, ser vendedor no es precisamente la mejor opción.
  3. Asegúrate de que las empresas tengan un balance sólido y controlen el vencimiento de sus pasivos. Si tienen que transferir una cantidad sustancial de deuda en los próximos meses, ¿qué pasos deben seguir si las condiciones económicas empeoran, es decir, si se presenta un total congelamiento de los mercados de crédito? Deben preparar un flujo ininterrumpido de fondos para continuar con las operaciones del negocio.
  4. Control de la exposición a monedas extranjeras. Si son principalmente exportadoras hacia la euro zona, ¿qué procedimientos deben establecer para enfrentarte a la incertidumbre monetaria? Aquí vale la pena reconsiderar los programas de cobertura de divisas. Con los países tratando de escapar del euro, veremos algunas devaluaciones masivas (30 a 60%), que harán que los productos importados eleven sus precios. No hacer nada puede significar que tus utilidades, al convertirlas a una moneda común, se desplomen sustancialmente. Sin embargo, ten mucho cuidado con la cobertura del mercado de derivados. Una parte importante de los Derivados de Incumplimiento Crediticio (Credit Default Swaps – CDS) parece poco factible como cobertura. De hecho, después del recorte de 50% de la deuda griega, los tenedores de bonos se siguen quejando de que se trata de un “evento crediticio” que debe conducir hacia la liquidación de pagos bajo un contrato de CDS. El problema aún no se soluciona, pero existen presiones políticas para finalizar con la validez de los CDS como herramienta de crédito y cobertura.
  5. Incorporar una reconversión de divisas en tu planeación estratégica. Esto representa enormes implicaciones en el balance, en especial para las empresas exportadoras. Esperar algo mejor ha dejado de ser una opción. ¿Qué harías si ocurre una devaluación masiva (relativa al dólar, la libra esterlina, el franco suizo o el yen) de divisas readoptadas por los países de la periferia europea, después de que abandonen el euro?
  6. Vigila la cadena de suministro. Las pequeñas empresas pueden ser golpeadas desproporcionalmente si dependen de las exportaciones hacia del viejo continente.
  7. Evalúa cómo una recesión en Europa afectaría a tu balance. Asegúrate de colocar reservas de efectivo en inversiones seguras. Además, toma en cuenta la debilidad de la economía y las restricciones en el gasto del consumidor, que pueden derivarse de la crisis y que afecten el desempeño de las empresas. Los patrones de consumo ya no serán los mismos.

El buen manejo del riesgo significa la planeación de escenarios poco probables. La apuesta por un colapso del euro es pequeña, sin embargo, las consecuencias pueden ser devastadoras, y tú no quieres que te atrapen fuera de lugar.

* Nuno Fernandes es profesor de Finanzas del IMD y dirige el programa de Finanzas Estratégicas en el IMD.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s