ACUDE SÓLO CON LOS EXPERTOS

Medicina alternativa

ACUDE SÓLO CON LOS EXPERTOS

[Por Lorena Maldonado*]

Es muy común que algunas personas nos recomienden recurrir a chochos, terapia con agujas o tomar tés, cuando nuestros esfuerzos por mantener la salud en óptimas condiciones no tienen los resultados esperados.

La homeopatía, acupuntura, herbolaria y quiropráctica, entre otras, pertenecen a la rama de la medicina alternativa, misma que utiliza técnicas o recursos que remplazan las terapias o procedimientos convencionales, practicados por un doctor y apoyados con medicamentos.

Una de las ventajas de la medicina alternativa es su enfoque holístico, es decir, que toma en cuenta la sanación tanto del cuerpo como de la mente. Otra es la atención personalizada, ya que se dedica mucho tiempo para tratar a una sola persona, creándose un vínculo de confianza entre paciente y terapeuta.

También se le considera de carácter preventivo, ya que se tratan tanto a las personas con algún padecimiento como aquellas que desean mantener un equilibrio en su salud.

Sin embargo, en muchas ocasiones la medicina alternativa carece de evidencia científica o estudios clínicos que sustente sus resultados. A continuación te presentamos las opciones de medicina alternativa más populares:

Acupuntura

Se trata de una práctica milenaria que se originó en China. Consiste en insertar agujas finas en puntos específicos del cuerpo para mejorar la salud y el bienestar.

Las investigaciones han demostrado que la acupuntura reduce nauseas y vómitos que se producen después de una cirugía o una sesión de quimioterapia. También aminora el dolor en espalda y cabeza y, en términos generales, puede ayudar a disminuir las molestias derivadas de tratamientos contra cáncer, fibromialgia, partos, osteoartritis y artritis reumatoide.

Los investigadores no comprenden en su totalidad el efecto de la acupuntura, sin embargo, una de las razones podría ser el efecto que causa esta práctica en la actividad de las sustancias químicas que regulan la presión arterial y el flujo de la sangre.

Herbolaria

Al igual que la acupuntura, a esta disciplina se le considera una práctica de antaño. Actualmente, la mayoría de los tratamientos farmacológicos se derivan de las plantas y se pueden encontrar en diversas presentaciones tales como tabletas, cápsulas, polvos, infusiones o extractos.

Estas son algunas de las hierbas más recurridas:

  • Eucalipto. Sirve para tratar padecimientos de las vías respiratorias.
  • Hierba del sapo. Se utiliza para controlar el nivel de colesterol en la sangre, así como para prevenir y disolver parcialmente los cálculos biliares y renales.
  • Albahaca. Ayuda a los trastornos digestivos y nerviosos. Es estimulante, antiespasmódico y favorece la secreción láctea.

Aunque normalmente pueden adquirirse con relativa facilidad y sin requerir una receta médica, es recomendable tomarlas con precaución y bajo la supervisión de un especialista, ya que estos remedios pueden contener en algunas ocasiones otros ingredientes, como polen, o pueden interactuar de manera negativa con otros tratamientos farmacológicos.

Los expertos aconsejan no tomar este tipo de tratamientos naturales cuando se tienen padecimientos graves, como cáncer, epilepsia, glaucoma, Parkinson, problemas relacionados con el sistema inmunológico o con la tiroides, o de manera previa a una intervención quirúrgica. Además, se debe disminuir o erradicar el consumo de alcohol, ya que puede potencializar los efectos de algunas hierbas, y recuerda: no se debe tomar más de la dosis recomendada de cualquier producto o suplemento herbal, porque puede causar intoxicación.

Homeopatía

Sus orígenes datan desde la época de Hipócrates, el padre de la medicina. Sin embargo, fue hasta 1755 que se reconoció como un tratamiento alternativo, cuando Samuel Hahnemann descubrió que la corteza de un árbol de Perú producía en las personas sanas los síntomas de la malaria, pero que a la par proporcionaba enormes beneficios para la recuperación de los pacientes que sufrían de esa enfermedad.

La homeopatía se basa en el principio similia similibus curantur que se traduce en “lo similar se cura con lo similar”. Consiste en aplicar dosis mínimas de aquellas sustancias que en cantidades mayores producirían en la persona síntomas parecidos a los que se trata de combatir, estimulando al sistema inmunológico y combatiendo la enfermedad.

La medicina homeopática se elabora con plantas, minerales o productos animales y se puede encontrar en forma líquida, chochos, geles, cremas, polvos y jarabes. Cuando se comienza el tratamiento homeopático es necesario evitar el consumo de sustancias que pueden eliminar los efectos del tratamiento, como alcohol, café, menta (incluso en pasta de dientes y enjuague bucal).

La medicina homeopática puede tratar una amplia variedad de padecimientos, sin embargo, no se pueden tratar padecimientos que requieren del suministro de hormonas (insulina) o que ponen en riesgo la vida del paciente.

Demasiado bueno para ser verdad

El mundo de la medicina alternativa es basto y ofrece diversas opciones para el cuidado de la salud. No obstante, este tipo de medicina no está exenta de charlatanes. Se pueden identificar cuando el seudo terapeuta ofrece curas rápidas, sin esfuerzo y garantizadas, por ejemplo, “bajar de peso sin dieta, ni ejercicios“, “hacer crecer el cabello como por arte de magia”, “borrar por completo manchas o cicatrices”, etcétera.

Este tipo de personas poco confiables ofrecen productos milagrosos para un gran número de enfermedades: colesterol alto, hipertensión, hígado graso, obesidad y disfunción eréctil, entre muchas más.

Se presentan con la idea de que sus productos “han sido reconocidos por la ciencia médica” y utilizan palabras como “cura milagrosa”, “producto exclusivo”, “ingrediente secreto” o “remedio antiguo”. Promocionan sus productos a través de testimonios, resultados de investigaciones o sitios web no verificados.

En el caso específico de la acupuntura y homeopatía, los especialistas que la practican deben contar con título, cédula profesional y documento de especialización legalmente expedidos y registrados por las autoridades educativas competentes.

Si estás interesado en la medicina alternativa, debes comenzar por buscar organizaciones o grupos especializados que ofrezcan un servicio serio y profesional, averigua la experiencia y preparación del terapeuta que te atienda, y no dejes de lado la recomendación de boca en boca.

* Lorena Maldonado es periodista especializada en temas de salud. Si quieres contactarla, escríbele a loreinmc@gmail.com
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s