EL TESORO DE LAS SMALL CAPS

EL TESORO DE LAS SMALL CAPS

[Por Matiana Flores]

Siendo el mercado accionario la inversión que mayores ganancias puede ofrecer, es también en el que hay más riesgo. No obstante, al interior de éste podemos encontrar distintos niveles de riesgo, asociados a las características de cada una de las acciones en las que se quiera participar. Y es que la exposición al riesgo depende de las perspectivas de cada sector, cada empresa emisora, mercado, estructura financiera, valuación (múltiplos), precio y bursatilidad o liquidez, entre otros factores.

Dentro de éstos, la bursatilidad es la facilidad con la que se puede comprar y vender una acción en el mercado. Así que, ¿cuál es su riesgo asociado? Que el inversionista no pueda hacer liquida su inversión en el momento que lo desee. De ahí la importancia de evaluar esta característica en la selección de los activos que se van a incluir en un portafolio.

Entre los factores que inciden directamente en la bursatilidad de una acción destaca el porcentaje de capital social (representado en el número de acciones que hay en el mercado) que una empresa pone a disposición del público inversionista, y que también es conocido como free float, o capital flotante. Un bajo free float tiene el efecto de que casi cualquier compra o venta de acciones (sin importar el volumen) magnifica los movimientos en el precio de la acción, ya sea de forma positiva o negativa. Ello implica que la cotización de estas acciones puede mostrar un comportamiento sumamente volátil.

Si multiplicamos el número de acciones de una emisora en circulación, por su precio de mercado, se obtiene su capitalización, o valor de mercado. De acuerdo con este concepto, en Estados Unidos utilizan la siguiente clasificación:

  1. Alta capitalización (Large Cap). El valor de mercado de las acciones en manos del público inversionista de una Large Cap es de al menos $5 mil millones de dólares. Generalmente son grandes compañías establecidas desde hace mucho tiempo, por lo que su ritmo de crecimiento o expansión ya no es tan dinámico como puede serlo en el caso de empresas de menor tamaño y con menos tiempo de operación. Este tipo de emisoras son preferidas por los inversionistas que buscan acciones que paguen dividendos y que sean “relativamente seguras” en el largo plazo.
  2. Mediana capitalización (Mid Cap). Su valor de mercado va de $1,000 a $5 mil millones de dólares. Ofrecen más potencial de crecimiento a largo plazo que las Large Cap. También son empresas con una trayectoria reconocida por el mercado, pero ponen mayor énfasis en el crecimiento del valor de la acción que en los dividendos, aunque algunas sí los pagan.
  3. Pequeña Capitalización (Small Cap). La capitalización de estas compañías es de $1,000 millones de dólares, o menos. Las pequeñas compañías tienen el potencial de crecer rápidamente porque son relativamente nuevas. Por esta razón no suelen pagar dividendos, o al menos no es una de sus prioridades, pues prefieren reinvertir sus utilidades para financiar su expansión y consolidación.

La clasificación de las emisoras de acuerdo con su capitalización puede variar entre los intermediarios financieros. Algunos brokers pueden considerar como Small Cap a una emisora con valor de mercado de hasta $2 mil millones de dólares.

En México, las emisoras se clasifican de acuerdo con su liquidez, a través del Índice de Bursatilidad Accionaria (IBA), como de alta, media, baja y mínima bursatilidad. El rango se obtiene midiendo la frecuencia, número de operaciones y volumen negociado mensualmente.

Una empresa puede listarse en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) colocando el 15% de su capital social, pero este porcentaje no representa la misma cantidad de acciones en circulación para una empresa grande que para una mediana o pequeña. De ahí que éstas últimas puedan tener un mayor riesgo para los inversionistas, pues pueden quedar “atrapados” en una inversión con falta de liquidez.

La BMV calcula distintos índices, el principal en el tema de la capitalización es el IPCCompMx, un indicador que refleja el comportamiento del mercado accionario mexicano al incluir en su muestra a las 60 empresas más grandes y líquidas del mercado (ajustadas por acciones flotantes). De ahí se derivan tres índices más:

  • IPCLargeCap. Contiene a las 20 emisoras con mayor capitalización que componen el IPCCompMx.
  • IPCMidCap. Está formado por las 20 firmas que siguen en el rango de capitalización de la muestra del IPCCompMx.
  • IPCSmallCap. Incluye en su muestra a las 20 empresas más pequeñas dentro de la muestra del IPCCompMx.

Valores ocultos

Invertir en Small Caps implica una mayor exposición al riesgo, como se mencionó, pero también muy buenas oportunidades para quienes se toman el tiempo de buscar y encontrar las mejores opciones de compra. Esto es así porque los analistas de las casas de Bolsa suelen centrar su atención en el desempeño de las acciones de las empresas triple AAA (blue chips), y muy pocos estudian a detalle la información de las empresas más pequeñas y poco bursátiles. Entre las ventajas de invertir en este tipo de activos están las siguientes:

  • Tienden a crecer más rápido que las compañías Large Cap, utilizando sus ganancias para expandirse, lo que finalmente se refleja positivamente en su precio y valuación.
  • Muchas tienen un valor no reconocido en el corto plazo, pero a largo plazo se puede reflejar en aumentos importantes en el precio de la acción.
  • Son títulos que los departamentos de análisis de las casas de Bolsa toman poco en cuenta, de tal modo que muchas veces encierran un valor oculto y pocos se dan cuenta. Esto les permite crear mucho valor para las carteras, pues pueden otorgar rendimientos por encima de los del mercado.
  • Invertir en Small Caps que pagan dividendos aminora el riesgo de invertir en un activo poco líquido.

Las Small Caps en la BMV

En la BMV están listadas 136 empresas con 157 series accionarias (algunas emisoras tienen más de una serie, y en ese caso se debe sumar el valor de cada una para obtener su capitalización). De éstas, 26 acciones son de alta bursatilidad, 25 de media y 106 tienen baja o mínima.

Atendiendo a la clasificación de Estados Unidos en cuanto al valor de capitalización, encontramos que al mes de agosto cotizaban en la BMV 66 emisoras que se ubican como empresas de baja capitalización (Small Cap), 47 de mediana capitalización (Mid Cap) y 23 de alta capitalización (Large Cap). Sin embargo, no todas las Large Cap son de alta bursatilidad, como podría esperarse. Por ejemplo, Liverpool (LIVEPOL C-1), que acaba de ser incluida este año dentro de la muestra de acciones con las que se calcula el Índice de Precios y Cotizaciones (IPC), es de baja bursatilidad. De igual manera ocurre con las acciones de baja capitalización, según la clasificación estadounidense (aunque en la mexicana tenemos alta, media, baja y mínima bursatilidad). En la tabla “Algunas acciones Large Cap” podemos ver algunos ejemplos de emisoras de alta capitalización pero de bursatilidad media o baja. ¿Por qué ocurre esto? Parte de la explicación vendría por el lado del porcentaje de acciones que mantienen bajo su control los dueños de las empresas, y de ahí también se desprende que sólo el 16.7% de las emisoras de la BMV entren dentro de la clasificación de Large Caps.

Stock picking

Algunos expertos señalan que invertir en el índice IPCSmallCap (ya sea a través de un fondo de inversión Small Cap o de un Exchange-traded Fund [ETF] que replique este índice) es prácticamente lo mismo que hacerlo en el IPCCompMx, o incluso en el mismo IPC, porque la BMV en su conjunto se ubicaría como una Small Cap. Manuel Royo, investigador del ITESM Chihuahua, señala que “muchas acciones de la Bolsa tienen baja bursatilidad, así que suele ser más factible invertir en el IPC si se quiere incorporar esas emisoras de baja capitalización en una mezcla de activos”. En su estudio Buscando Eficiencia en la Bolsa Mexicana de Valores, el ITESM Chihuahua, destaca algunos factores que explican la baja capitalización de nuestro mercado bursátil:

  • Síndrome del “emperador azteca”, que lleva a los dueños de empresas mexicanas a mantener y conservar el control de sus compañías, concentrando en sus manos un elevado porcentaje del capital social.
  • Bajo número de emisoras, y por tanto, escasas opciones para los inversionistas.
  • Escasa difusión.
  • Reducido número de formadores de mercado (Market Makers). Son brokers o intermediarios que siempre deben dar un precio de compra y uno de venta en firme. Esto brinda liquidez al mercado.
  • Poca cultura financiera de los mexicanos, lo que inhibe una participación más activa en el mercado accionario, factor que se suma a la oferta limitada de emisoras.

Aun cuando la renta variable es la inversión que más valor aporta a las inversiones a través del tiempo, los inversionistas particulares (personas físicas) e institucionales (afores, aseguradoras, etcétera) concentran su interés en el mercado de deuda. “Tanto la Bolsa como las empresas que cotizan pueden incidir en mejorar la liquidez del mercado encaminando sus esfuerzos hacia variables como el tamaño de la horquilla (diferencia entre el precio de compra y venta de una acción) y el número de operaciones –señala Manuel Royo–. Por su parte, las empresas pueden hacer un esfuerzo orientado a mejorar la comunicación, la transparencia corporativa y la cobertura del valor por parte de los analistas. Los esfuerzos realizados tendrían, sin duda, efectos benéficos en el aumento del número de operaciones y en la eficiencia de los precios del valor cotizado”.

El objetivo de los índices Mid Cap y Small Cap es mejorar la liquidez, la visibilidad y el seguimiento de las compañías de mediana y pequeña capitalización dentro de los principales mercados bursátiles del mundo. El tema de la liquidez, para un experto en Small y Mid Caps, es una oportunidad para obtener buenos beneficios, teniendo presente que la inversión debe hacerse con un horizonte de largo plazo, de entre tres y cinco años, y que la conformación de las carteras debe seguir un enfoque de stock picking (elección de valores). Es decir, debe privilegiarse el análisis fundamental de las emisoras. Se deben buscar empresas de calidad infravaloradas por el mercado.

En el mercado mexicano hay algunas emisoras que están en el IPCSmallCap y también forman parte del MSCI SmallCaps Latinoamérica, calculado por Morgan Stanley Capital International:

  • Grupo Herdez (HERDEZ).
  • Desarrolladora Homex (HOMEX), que se incluye en el cálculo de Mid Cap.
  • Promotora y Operadora de Infraestructura (PINFRA); también se incluye en el cálculo de Mid Cap.

Russell 2000 (RUT)

El Russell 2000 es un índice ponderado de las acciones estadounidenses negociadas en los mercados NYSE, AMEX y NASDAQ. Es un subíndice del Russell 3000, que integra a las acciones de las compañías más grandes de Estados Unidos. Este indicador es un punto de referencia para los mercados de capitalizaciones más pequeñas en la Unión Americana. Si quieres invertir en las Small Caps de ese país, puedes hacerlo a través del ETF iShares Russell 2000 (IWM), o por medio de los mutual funds.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s