CÓMO SELECCIONAR ACCIONES PARA INVERTIR A MEDIANO PLAZO

[Por Andrés Cardenal, Sala de Inversión América]

Existe una confusión importante a la hora de diferenciar entre las características que son deseables para invertir en una acción en el mediano o en el largo plazo. Uno de ellos tiene que ver con la definición misma del horizonte planeado ya que el primero va desde algunos días hasta unos pocos meses, mientras que el otro se mide en semestres o años.

Sin embargo, muchas personas suelen cometer el error de prestar exclusiva atención a factores que son determinantes en el futuro lejano, pero que en períodos más cortos suelen ser poco influyentes. Cuando estas decisiones las toman operadores con un horizonte más cercano al mediano, se producen inconsistencias analíticas y los resultados terminan siendo decepcionantes porque no existe la coherencia necesaria entre las variables analizadas y el horizonte planeado. Un ejemplo común es poner el foco en cuestiones como la calidad del management o el valor de la marca a la hora de seleccionar activos para el mediano plazo. Estos factores son determinantes con el paso de los meses o los años, pero para evaluar el posible retorno en el día a día tienen una menor influencia.

Es mucho más relevante analizar la tendencia en las ganancias de una empresa, midiendo, por ejemplo, si los resultados fueron mejores a lo esperado o si los analistas están incrementando sus estimaciones. Cuando una compañía brinda sorpresas positivas, sus posibilidades de buenos retornos para el accionista son bastante más elevadas que en el caso de reportes poco estimulantes. Por eso, para pensar en el mediano plazo, conviene poner más atención a la tendencia actual de los resultados que a sus determinantes de largo plazo.

Otra equivocación habitual es la de buscar empresas que estén pasando un período transitoriamente malo y cuyos precios estén deprimidos para comprar barato en un horizonte de mediano plazo. Si la compañía está en una mala etapa, puede ser difícil determinar cuándo va a revertirse la tendencia. Además, si el inversor es muy impaciente no conviene anticiparse a las señales positivas dado que existe el riesgo de que la recuperación se demore más de lo pensado.

La estrategia de buscar activos a precios bajos a causa de factores transitorios puede ser muy exitosa para quienes tengan horizontes más largos y quienes hayan realizado un análisis profundo de los fundamentales del activo para determinar si la situación va a revertirse. Los operadores de mediano plazo, en cambio, podrían esperar a que se vean señales concretas de mejora en la evolución de la compañía, en lugar de tratar de capturar los precios mínimos.

El gráfico de precios, con todas las herramientas de análisis técnico que pueden aplicarse, suele ser un buen aliado de los inversores de corto y mediano plazo, ya que conviene observar la tendencia de los precios temporales para predecir sus movimientos. Cuando se piensa en esperar varios semestres o años antes de desarmar la posición, en cambio, se tiene enfrente el período suficiente como para que las curvas cambien notablemente su fisonomía.

Más sobre esta información en: http://www.saladeinversion.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s