SE BUSCAN EMISORAS

Empresas medianas a la Bolsa

SE BUSCAN EMISORAS

[Por Roberto Aguilar Herrera]

Actualmente, en nuestro país hay ahorro doméstico concentrado en inversionistas institucionales que están dispuestos apoyar a empresas medianas que coloquen deuda en el mercado bursátil.

Durante la presentación de su oferta de deuda por $200 millones de pesos a un plazo de tres años, Jorge Bravo Anaya, presidente de Unirenta, firma dedicada al arrendamiento de transporte, equipo de cómputo y maquinaria, no dejó pasar la oportunidad de jactarse de ser una “empresa pequeña tirándole a mediana”. Y tiene mucha razón, porque su balance, aunque sano, no es lo suficientemente robusto como para acceder al mercado bursátil, y menos para recibir un rating alto de parte de las calificadoras, para que los inversionistas puedan sentirse más seguros con la compra de sus instrumentos.

No obstante, con los recursos que recabó del mercado, Unirenta pudo liquidar con anticipación $85 millones de pesos de deuda bancaria, la cual era mucho más onerosa con respecto al 6.44% que pagarán sus bonos en el primer periodo. El resto lo utilizará para financiar sus planes de expansión, que contemplan un crecimiento anual de al menos 25%, y para transmitir a sus clientes la reducción de su costo de financiamiento.

Recursos frescos

La mancuerna formada por i-Structure (despacho de ingeniería financiera) y HSBC México (que fungió como intermediario colocador de los instrumentos y como fiduciario) fue decisiva para planear, ofrecer y culminar la oferta de bonos. La operación de Unirenta consistió básicamente en crear un fideicomiso respaldado por cerca de mil contratos vigentes, que generan un flujo constante de recursos, que son administrados por HSBC México para garantizar el pago de los intereses y el monto principal de los certificados bursátiles. Además, HSBC firmó con Unirenta un contrato de derivados para cubrirse de los movimientos abruptos de las tasas de interés. El resultado de todo este proceso fue que tanto HR Ratings como Fitch Ratings otorgarán sus más altas calificaciones al programa de deuda de Unirenta, que espera recaudar el próximo año otros $100 millones de pesos.

De esta forma, Unirenta se sumó a una lista de 17 emisores de deuda en la Bolsa Mexicana de Valores, un segmento que actualmente cuenta con 210 oferentes y un volumen colocado, en lo que va del año, por más de $200 mil millones de pesos. Esta tendencia responde a la demanda del mercado por compañías nuevas y sectores que nunca antes habían estado en los mercados, lo que contribuye, del lado de los inversionistas, a una mayor diversificación de los portafolios.

Ampliar el mercado

El mercado nacional de deuda se enfrena al reto de cubrir una oferta creciente de recursos (entre $7 mil millones y $8 mil millones de pesos), y existe una ventana importante de oportunidad, pues los inversionistas institucionales, como las afores, no podrán seguirse fondeando sólo con bonos del Gobierno Federal, porque necesitan papeles corporativos de todo tipo para optimizar sus portafolios. “Independientemente de que estamos ante un escenario de tasas bajas y de que muchas empresas emitieron más deuda el año pasado para ampliar sus plazos y bajar sus costos, aún hay un mercado enorme y las afores exigen clientes nuevos –comenta Juan Claudio Fullaondo, director de Mercado de Deuda Bursátil de HSBC México–. Ya están los emisores constantes, que siempre son bien recibidos, pero quieren nombres nuevos y apoyar otros sectores de la economía”.

HSBC México es una institución que en los últimos años ha ocupado los primeros lugares en la colocación de emisiones de deuda. Su actividad en este rubro el año pasado sumó $3,073 millones de dólares, colocándose este banco de origen inglés en la segunda posición de nuestro país, donde Citigroup tiene el primer lugar apenas por una mínima diferencia. Hasta junio de este año, el dinamismo de HSBC continúa, con cerca de $1,500 millones de dólares colocados. De hecho, el nombre de este banco ha estado presente en transacciones como el crédito otorgado a Casa Saba para la compra de Farmacias Benavides, la asesoría en la fusión de las embotelladoras Arca y Grupo Continental, o la colocación de un bono en Libras y Euros para América Móvil.

Ingeniería financiera

El crecimiento de los inversionistas institucionales en el entorno doméstico es lo que impulsó la estrategia de negocios de HSBC para ampliar su presencia en el segmento de mercado y banca en México. “Hace 10 años no existía un mercado de deuda tan amplio, pero debido al cambio en la cultura del ahorro y gracias a la aparición de las afores, las condiciones cambiaron diametralmente –considera Alfonso Fierro, director de Mercados Globales y Distribución de HSBC México–. Antes, prácticamente todas las colocaciones eran fuera del país. Si alguien tenía la posibilidad de buscar recursos que no fueran bancarios, buscaban a JP Morgan, Merrill Lynch o Credit Suisse para hacer sus colocaciones de bonos en el mercado estadounidense. Pero hoy se tiene una cantidad de ahorro doméstico concentrada en fondos de pensiones, sociedades de inversión y compañías de seguros; entonces, lo natural para cualquier empresa pública es que pueda acceder a este tipo de fondos colocando deuda en el mercado doméstico”.

Según datos de la BMV, en 2008 se realizaron 127 colocaciones en el mercado de deuda, con un monto de $166,697 millones de pesos. En 2009, a pesar de que disminuyó el número de ofertas a 119, el monto creció a $221,621 millones. Para 2010 se alcanzó el nivel histórico de $250 mil millones.

Aunque la actividad se moderó este año, ahora se cuenta con la presencia de nuevos emisores, como la Sofom BNP Paribas, Caterpillar México, Credit Agricole CIB México, Grupo Autopistas Nacionales y, próximamente, los laboratorios Laindsteiner, además de empresas extranjeras que tienen presencia de negocios en México, como Gas Natural (la subsidiaria local de la firma española del mismo nombre), Molymet (compañía chilena que es la mayor productora mundial de molibdeno en el mundo) y BCI (una institución financiera también chilena).

“Hay dos grandes mundos: el de los corporativos AAA, que por su puro balance tienen acceso a los recursos, y el de las empresas medianas y pequeñas, que no pueden obtener las calificaciones necesarias para que los fondos de pensiones participen con ellas. Justamente a estás últimas se les apoya con ingeniería financiera, creando fideicomisos, estructurando cuentas, buscando garantías, y todo lo que haga falta para tener un papel de alta calidad crediticia, para ofrecérselo a los inversionistas y generar más mercado”, asevera Fullaondo.

Tendencia regional

La diversificación y la presencia de nuevos nombres no es algo exclusivo de México. El año pasado, según un reporte de Bank of America Merrill Lynch, la deuda corporativa representó 79% de la emisión total en América Latina, cifra que contrasta con el 50% registrado entre 2000 y 2005. En 2010, poco más del 60% de los nuevos participantes del mercado de deuda no contaba con el grado de inversión de manera independiente, pero a través de procesos de estructuración lograron calificar para colocar sus emisiones.

Sin embargo, aún hay mucho camino por recorrer para llevar las empresas medianas al mercado e impulsar su madurez y crecimiento, y al mismo tiempo encontrar mecanismos financieros tanto para que las personas físicas como los inversionistas institucionales compren esos títulos y diversifiquen sus portafolios. Por ejemplo, en América Latina las emisoras nuevas apenas representan 11% del total y 26% de los montos emitidos en promedio, mientras que en los mercados emergentes, principalmente de Asia, esos números ascienden a 25% y 35%, respectivamente.

Por eso el Gobierno Federal, a través de la Secretaría de Economía, diseñó un programa de institucionalización de empresas medianas, para que en un periodo más corto de tiempo puedan colocar deuda en los mercados. En esta iniciativa también participan la BMV, la Asociación Mexicana de Capital Privado y Endeavor. El proyecto está dirigido a empresas con ventas anuales de entre $50 millones y $250 millones de pesos, baja volatilidad en ventas, generación positiva de flujo de efectivo (al menos un año), credibilidad del equipo de gestión y un nivel de apalancamiento actual sano.

Alfonso Fierro, por su parte, opina que “una de las mayores lecciones de la crisis financiera más reciente es que, en la medida en que un inversionista está concentrado en pocas emisoras, mercados o monedas, se vuelve más vulnerable. Una mayor diversificación siempre será mejor para ejecutar una estrategia de inversión a nivel personal o institucional”.

HSBC México quiere aprovechar el dinamismo del mercado local de deuda, pero no sólo del lado de los emisores, sino también de los inversionistas institucionales. Cuenta con un grupo de empresas multinacionales con las que, además de ser sus clientes desde hace años, coincide en términos de presencia en las localidades donde operan. “Por ejemplo, una compañía europea tiene necesidades de refinanciamiento, pero por la situación que viven los mercados en ese continente se produce un efecto crowding-out (desplazamiento). Es cuando decide venir a México, y si consigue inversiones, es posible establecer una plaza al nivel de Londres, Nueva York o Hong Kong, para que empresas tanto locales como extranjeras puedan hacerse de recursos”, agrega Fierro. En esta tónica, ya hay ejemplos como el de la española OHL, la constructora que realizó la mayor oferta accionaria del año pasado, por $910 millones de dólares, y donde participaron siete afores.

Para las personas físicas, el crecimiento en la oferta de nuevos emisores también es algo positivo. Les permite mayor diversificación en sus inversiones y, al mismo tiempo, la posibilidad de encontrar opciones más rentables, porque las grandes empresas, con balances más sólidos, por lo general ofrecen tasas menores.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s