LA VOLATILIDAD NO SE CREA NI SE DESTRUYE

Sólo se transforma…

LA VOLATILIDAD NO SE CREA NI SE DESTRUYE

[Por el equipo de Estrategia de Saxo Bank / Foto Dreamstime]

Los inversionistas deben centrarse en los segmentos que participan de los motores de la economía global, como el minero, el agrícola y el de transporte.

Determinar la dirección de los mercados puede parecer una tarea imposible, sobre todo en períodos como el actual, cuando las noticias económicas generan elevados niveles de volatilidad y en los que resulta comprensible que muchos inversionistas se sientan abrumados ante una realidad económica desafiante.

Hoy hay muchos inversionistas que están sufriendo graves tropiezos en los mercados, en parte porque esperan que la recuperación de la crisis suceda de la noche a la mañana y sin consecuencias en la situación macroeconómica, sin periodos de adaptación, reconstrucción, etcétera. Esos inversionistas creen que de un día para otro entraremos en un período de alzas continuas, pero no están viendo la realidad. Lo que hoy tenemos ante nuestros ojos es la incertidumbre, misma que plantea un escenario adecuado para las posiciones a corto plazo con un ojo puesto en la espiral descendente. Y hay que recordar que los ascensos del mercado de los meses pasados se fundamentaron en parte en las inyecciones de dinero a la economía. Pero cuando se abusa de una medicina, el organismo termina volviéndose más resistente a ella y es necesario aumentar la dosis, hasta que pierde efecto por completo.

Más bien hay que enfocar la atención en las grandes tendencias estructurales, las que puedan tener alto impacto de largo plazo en el valor de las inversiones, en lugar de darle demasiada importancia a cuestiones ligadas a temas de actualidad. Cuando el horizonte de inversión es de cinco, 10 o 20 años, la evolución de los últimos datos económicos o las discusiones políticas entre gobernantes de diferentes países pueden resultar temas de menor importancia, comparados con factores estructurales. Un ejemplo de esta clase de tendencias es el ascenso de una pujante clase media en los países emergentes, a medida en que se incorporan millones de familias, que anteriormente vivían en pobreza, a los mercados globales de consumo. Las oportunidades de negocio que esto implica para empresas de todo tipo resultan extraordinariamente atractivas, más allá de los vaivenes de cortoplacistas en los niveles de actividad económica.

EU: sin cambio de rumbo

El presidente de la Reserva Federal (Fed), Ben Bernanke, no mencionó, como algunos esperaban, una tercera rueda de alivio cuantitativo (QE3). Se limitó a decir que la Fed estaba lista para usar herramientas monetarias adicionales para ayudar a la economía, si resultaba necesario. La Fed sabe que los programas adicionales de alivio cuantitativo tendrán cada vez un impacto más marginal en la economía, y serán imperativos sólo si se advierte una recesión. No obstante, hay que recordar que el rendimiento de los bonos soberanos a 10 años está todavía por debajo del 2%, el abastecimiento de dinero en EU todavía está creciendo al 8.2% anual, y la inflación va a la baja, de manera que todos los factores importantes siguen soportando el objetivo de la Fed de estimular la economía lo más posible a través de herramientas monetarias. A todo esto se suma el que las elecciones de 2012 están a la vuelta de la esquina, por lo que no se ve en el panorama una acción de política consensuada que pudiera tener un impacto positivo.

Europa: cada vez peor

En la eurozona surgió el debate acerca de la conveniencia de querer un límite constitucional del gasto. Finalmente, las medidas de austeridad que se tomaron en varios países fueron aplaudidas desde el exterior, aunque ello no representó un freno a la volatilidad. Esto puso en evidencia que la recuperación continuará limitada por un sistema financiero débil, una situación macro difícil y una incertidumbre enorme respecto a la evolución económica. Cada vez se percibe mayor falta de claridad sobre los severos problemas estructurales de la Unión Europea (UE), y ante la situación de default en que se encuentra Grecia (considerando el fracaso de los tres paquetes de rescate).

El sector más perjudicado es el bancario, ya que posee grandes tenencias de deuda de los estados más complicados. Muchas entidades europeas y estadounidenses, como Deutsche Bank o JP Morgan, están cotizando por debajo de sus valores en libros, lo que indica una situación de pánico. Esta situación también ha impactado en las acciones de los bancos de los países emergentes, a pesar de no estar en la misma situación de sus colegas del primer mundo.

¿Regresamos a la guerra de divisas?

En el caso del mercado de divisas vale la pena revisar las medidas tomadas por el Banco Central de Suiza (SNB), a la luz de la definición que dicta que “un tipo de cambio fijo es el régimen de una unidad monetaria cuyo valor se ajusta según el de otra divisa de referencia o de una medida de valor como el oro”. El SNB estableció un tipo de cambio fijo para el cruce euro-franco suizo (EURCHF) en 1.20. ¿Será una tarea viable? ¿Tienen pensado inyectar dinero sin fin para fijar la tasa de cambio en esa cifra de 1.20? ¿Se verán ya sin incentivos los inversionistas con ello? No debemos olvidar que la tendencia viene marcada desde el comienzo de la crisis, cuando los inversionistas empezaron a recelar del euro y del dólar, destinando sus recursos al franco suizo, a la espera de revalorizaciones.

Recordemos también que los inversionistas que buscan una moneda fuerte, tras sufrir la falta de incentivos por las medidas del SNB, pueden dirigirse a otras economías también sólidas que tienden a ver su moneda apreciada en momentos de incertidumbre (el caso de las divisas de los países del norte de Europa), o a monedas como el dólar australiano, que ofrece buenas tasas de interés y que podría beneficiarse de la correlación que su moneda tiene con el mercado de materias primas.

Es posible esperar que las medidas aplicadas por el SNB no queden sin respuesta. Así como los suizos se pueden quitar de encima las consecuencias de una moneda apreciada, le están pasando la papa caliente a otras economías que sufrirán consecuencias igual de perjudiciales. Cuando estas economías empiecen a tomar también medidas, ¿veremos una segunda guerra de divisas?

En cuanto al oro, en el corto plazo no perderá su posición de cobertura para los inversionistas, y más si continúa apoyándose en las expectativas de un estímulo en el futuro próximo. No obstante, no debemos perder de vista que nada sigue una línea recta para siempre. Hoy que los mercados vuelven a bajar, la pregunta es si los operadores contarán con la suficiente confianza como para observar cómo el metal se impulsa por encima de los $1,900 dólares la onza.

En resumen, la tendencia para los últimos meses del año es de alta volatilidad, y por ello es adecuado colocarse en posiciones de corto plazo. Es necesario aceptar que ha habido un cambio de paradigma con respecto a la asignación de activos. Las materias primas y el sector de tecnología representarán una parte mucho más importante de nuestra colocación de acciones que en el pasado.

Los sectores más expuestos a los mercados emergentes son los más defensivos y los que tendrán mayor crecimiento. Aquí se encuentran los sectores y regiones que formarán parte del nuevo paradigma y que por lo tanto están relacionados con la tecnología, los materiales básicos, la salud y la energía. En definitiva, los inversionistas deben seguir centrándose en los segmentos que participan de los motores de la economía global, y por lo tanto deben incluir en sus radares acciones del sector minero, agrícola y de transporte.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s