CON EL FUTURO EN LA BOLSA

Luis Téllez Kuenzler, presidente de la BMV

CON EL FUTURO EN LA BOLSA

[Por Roberto Aguilar / Foto: Grace Navarro]

“Somos un país con una empresa petrolera muy importante y su listado en el mercado sería muy benéfico para todos, empezando por la industria petrolera misma” - Luis Téllez, presidente de la BMV.

Luis Téllez Kuenzler, economista egresado del ITAM, quien en marzo de 2009 se puso al frente del Grupo Bolsa Mexicana de Valores, busca desde entonces alternativas para impulsar el crecimiento de los mercados financieros del país. En esta entrevista exclusiva para Inversionista, explica los valores agregados que la Bolsa tiene para los participantes en el mercado, tanto nacionales como foráneos, y hurga en las causas de que el principal indicador, el Índice de Precios y Cotizaciones, haya tenido un desempeño volátil en estos últimos meses, algo que se puede revertir para finales de año, aunque el panorama internacional sigue siendo incierto…

¿Cuál ha sido el papel de la BMV para acercar a más personas físicas al mercado de valores?

Lo más importante es que el inversionista conozca la BMV. Muchos de los títulos que tienen los fondos de inversión (en los que hay más de un millón 200 mil cuentas abiertas, son títulos de renta fija que se negocian en el mercado, y por lo tanto ya hay un acercamiento muy importante por parte de los distintos inversionistas. Por el otro lado, como es sabido en las afores hubo un cambio en el régimen de inversión a finales de 2009, que permitió que los fondos de pensiones pudieran invertir en acciones individuales, y ahí también hay 24 millones de cuentas. No necesariamente se trata de 24 millones de personas, porque hay algunas cuentas que son dobles, pero de todas formas eso indica un número muy importante de mexicanos: todos los que cotizan en el IMSS y en el ISSSTE, que en sus estados de cuenta que reciben trimestralmente ven que ya tienen valores que se cotizan en la Bolsa y cómo han variado. Espero que en la mayoría de los casos tengan incrementos en su valor, aunque en algunos tendrán minusvalías, porque es el carácter de los mercados y es parte de la educación que se necesita. Entonces, la Bolsa ya está presente para muchos mexicanos que están participando en distintos instrumentos de ahorro, a través de los fondos de inversión para los individuos de ingresos medios y medios altos, y para todos los que cotizan en los sistemas de seguridad social.

¿Pero este acercamiento es suficiente?

Por supuesto que se requiere de un esfuerzo mucho más grande para tener mayor penetración, para darles a todos los ahorradores más posibilidades para entrar el mercado mexicano de valores, pero creo que en los últimos años se ha hecho un esfuerzo y hay resultados relativamente buenos respecto del acercamiento del mercado con el público en general.

Se necesita incrementar la oferta de valores para impulsar el mercado, y esto es algo que ha venido sucediendo en los últimos meses.

Sin lugar a duda hay una mayor actividad bursátil. El año pasado tuvimos seis ofertas públicas iniciales, este año tuvimos una oferta secundaria de Banorte por $800 millones de dólares; la oferta pública inicial de Grupo AeroMéxico, la de Interjet; la de Médica Sur, que es la primera empresa de hospitales con una oferta secundaria; y la de BanRegio, que es uno de los pocos bancos que están listados y que abren posibilidades de inversión a los ahorradores nacionales. Efectivamente, ha habido una mayor actividad, aunque sabemos que se necesita todavía más porque, como país, para que los inversionistas (y en este caso me refiero a los ahorradores de familias de ingresos medios, medios bajos y medios altos) tengan la posibilidad de acceder a instrumentos que ofrezcan un rendimiento más amplio que el que se tiene ahora en un marco de tasas de interés bajas. Esto se puede lograr al comprar acciones de una empresa que implica riesgos mayores: los inversionistas deben tener una parte de su cartera con un menor riesgo o sin riesgo, como pueden ser los bonos del Gobierno Federal, y por el otro lado tener una parte más agresiva, participando en acciones que ofrezcan un rendimiento más alto, de tal manera que la ganancia ponderada sea mayor. Esto a su vez implicará un crecimiento del mercado de valores, con una mayor oferta y opciones.

¿Qué planes específicos tienen para el Sistema Internacional de Cotizaciones (SIC), por medio del cual cualquier persona puede invertir en instrumentos globales?

En México nos hemos adelantado mucho: hoy los inversionistas mexicanos pueden adquirir no solamente acciones nacionales, sino títulos de cualquier parte del mundo a través de la BMV, porque listamos esos valores en el Sistema Internacional de Cotizaciones. Un ahorrador mexicano tiene la oportunidad de armar una cartera global desde su banco, desde su casa de Bolsa: puede tener distribuida su riqueza financiera con activos mexicanos, chinos, brasileños, americanos, alemanes, etcétera, y tener un portafolio muy bien formado. Eso va en la dirección correcta porque no debe de tener todo el riesgo en México (aunque generalmente hay un sesgo y la teoría económica tiene todo un desarrollo de por qué los mexicanos tenemos más activos mexicanos y los suecos tienen más activos suecos), pues siempre es conveniente tener una parte del portafolio en empresas de otros países para diversificar el riesgo geográfico, monetario, de la economía en su conjunto, el riesgo político inclusive. Lo que resulta muy interesante es que a través del mercado de valores mexicano las personas físicas pueden diversificar perfectamente su riesgo internacional y tener un portafolio con una parte de renta fija (como papel del gobierno mexicano, que es de muy alta calidad), con acciones mexicanas, y con papel brasileño, estadounidense, etcétera, y vamos a seguir incrementando la oferta.

Pero, ¿por qué es tan lento el crecimiento del mercado en nuestro país?

Lo que pasa es que en los países anglosajones la tradición del mercado de valores viene desde los siglos XVI y XVII, empezando por Holanda y Gran Bretaña, y siguiendo con los países escandinavos. También en Florencia en el siglo XVII hubo un movimiento importante de valores. En cambio, los países latinos en general no han desarrollado sus mercados, excepto por elementos que hayan contribuido a su desarrollo. Pongo algunos ejemplos. En España, cuando el gobierno socialista de Felipe González decide listar las empresas propiedad del estado, incluyendo las energéticas importantes como Iberdrola y Repsol, por decir dos de ellas, quedándose con algún tipo de acción de oro, o como se dice en inglés golden share, para tener cierto control. También se listaron algunos bancos nacionales. En la segunda parte del gobierno de François Mitterrand, hubo una ola muy importante de empresas estatales francesas que se listaron en Bolsa, más algunos de los bancos que nacionalizó en su primer gobierno. Echó marcha atrás y los llevó a la Bolsa, abriendo la oferta a los ciudadanos y ahorradores. No se diga en América Latina donde hay dos muy buenos ejemplos: la colocación de Petrobras en Brasil y la cotización de Ecopetrol en Colombia. Claramente estos son momentos que han marcado el cambio en la dinámica de los mercados de valores, y con ellos se puede ver cómo se van dando pasos importantes para alcanzar esa cultura bursátil.

¿Entonces qué cambiaría la dinámica del mercado de valores y abriría las posibilidades en el país a una inversión con mayores rendimientos?

Cambiaría con algo como lo que hicieron precisamente los brasileños y los colombianos. Somos un país con una empresa petrolera muy importante y su listado en el mercado sería muy benéfico para todos, empezando por la industria petrolera misma, pero se tienen que hacer una serie de cosas para poderla listar adecuadamente. Yo creo que tendría que haber competencia y una mayor apertura, porque México es el único país del mundo, fuera de la Península Arábiga, que sigue totalmente cerrado en este sector. Si esa empresa se listara habría una posibilidad muy importante de que todos los mexicanos compraran acciones, y al volverse tenedores de acciones de una emisora podrían eventualmente entrar a otras empresas, pues ya están en el mercado. Eso fue lo que sucedió con Ecopetrol, en Colombia (porque todo mundo habla de Petrobras, pero pocos de Ecopetrol). Hay momentos, entonces, sobre todo en los países de origen latino, con una tradición económica latina, en los cuales se dan ciertos eventos que producen estos cambios estructurales para que se puedan listar empresas simbólicas importantes, y que hacen que el gran público inversionista entre a los mercados.

¿Cuáles podrían ser los candidatos idóneos en México para impulsar el mercado?

La Comisión Federal de Electricidad y Petróleos Mexicanos serían dos grandes ejemplos. Además, la CFE no tiene por qué ser una sola empresa: podrían ser muchas compañías de generación de electricidad, que de hecho ya existen, sólo que tienen contratos de producción independiente. Puede haber muchas empresas privadas que se listen y que compitan en un mercado de energía. Incluso podrían posicionarse en zonas de distribución especificas. Ahí hay una oportunidad enorme: se generaría una alta riqueza y oportunidades de ahorro extraordinaria, pero lo que se requiere es un liderazgo político y una visión de país que muestre una nación creciente y dinámica.

En cuanto a las empresas medianas, que también podrían dinamizar al mercado de valores, ¿cuáles son los elementos que limitan la entrada de más empresas medianas?

El primero es el desconocimiento. En la comunidad bursátil, que no es únicamente la BMV, sino donde participan todas las casas de Bolsa y los bancos que tienen casas de Bolsa, necesitamos hacer del conocimiento de la gente las posibilidades que ofrece el mercado bursátil. El segundo elemento es la voluntad de los accionistas de estas empresas medianas para institucionalizarse, porque ese factor es esencial, y tercero, que una vez que conozcan y se institucionalicen esas compañías, el mercado irá siguiéndolas y tendrán que dar resultados positivos para que su acción o su papel valga, no se deteriore, y eventualmente puedan colocar más valores. Es una disciplina empresarial que ha hecho que las grandes economías del mundo crezcan, pues no han sido las economías dirigidas parcial o totalmente desde el estado las que han prosperado. Todas las economías que han crecido lo han hecho a través de una base empresarial disciplinada que da acceso a los mercados de capitales, y en ese sentido nosotros tenemos una gran oportunidad como país.

¿La estructura familiar de las empresas es un factor que impide este desarrollo?

Creo que como en todas las actividades de la vida hay un comienzo y después las cosas van evolucionando. Generalmente las empresas comienzan siendo familiares o de una persona que tuvo una buena idea o desarrolló un excelente trabajo, y estas compañías para crecer eventualmente necesitan más capital, porque las utilidades reinvertidas no alcanzan, pero no sólo requieren más capital sino deuda, y la combinación de ambos es lo que el sistema financiero en su conjunto ofrece. Los bancos dan préstamos, la emisión de deuda de otro tipo de crédito, que son bonos, y luego viene la emisión de acciones, que ofrece más capital. Pero a cada uno de estos instrumentos se puede acceder en distintas etapas, y esto es lo que en México está empezando a suceder cada vez más.

Persiste, sobre todo en coyunturas electorales, la tentación de aplicar impuestos a las operaciones bursátiles; ¿es esto viable?

Las empresas que están en Bolsa pagan impuestos, y son las que más tributan, porque sus números son totalmente transparentes, y quienes reciben dividendos de estas emisoras los tienen que acumular a su declaración anual. Sobre lo que no se paga es sobre las ganancias de capital de las acciones, y eso no sólo sucede en México, sino en muchas partes del mundo. Hay algunos países en donde, si el tenedor de la acción la mantiene por más de cinco años y tiene ganancias de capital, no paga impuestos: paga sólo si la mantiene únicamente por tres días, por ejemplo. Es muy variado. Creo que si queremos desarrollar el mercado mexicano, si queremos darle al inversionista de ingresos medios y medios bajos una posibilidad de estar en el mercado de valores y participar en este tipo de activos, un incentivo fiscal resulta muy adecuado, porque le permite tener mayores utilidades. Es con las ganancias de capital, es decir en cómo va subiendo el valor de la empresa, donde debe haber un estímulo para que el inversionista tenga mayores rendimientos.

¿Cuál es el balance de la alianza entre la BMV y el Chicago Mercantile Exchange?

Empezamos la relación en las operaciones sur-norte hace algunos meses y en agosto tendremos la operación norte-sur, donde hay una demanda muy importante de extranjeros por productos financieros mexicanos, y esto es sólo el comienzo. Realmente los mercados que más han crecido en el mundo en los últimos años son los de derivados, que representan, dependiendo del país y la moneda, hasta 70% del valor de algunos mercados. Son este tipo de instrumentos los que vamos a poder negociar con el Chicago Mercantile Exchange. Además, el CME permitirá cubrir financieramente cosechas mexicanas, es decir, fijar un precio para el futuro de las cosechas, principalmente de granos. Se abren infinidad de oportunidades.

¿Cómo se ve la BMV ante la creciente consolidación de los mercados bursátiles en todo el mundo?

Somos una Bolsa de tamaño medio. Tenemos una alianza con el Chicago Mercantile Exchange y con AlgorithmicsTM, una empresa que se dedica a toda la parte matemática del cálculo de riesgos en las contrapartes centrales, que es donde se liquidan todas las transacciones; es algo bastante complicado, pero en este aspecto técnico somos una institución muy sólida. También tenemos una asociación con la empresa más grande del mundo que hace transacciones fuera de Bolsa, que se llama ICAP. La Bolsa Mexicana de Valores no está sola: tenemos muy buenas asociaciones, y estamos en búsqueda de nuevas asociaciones que generen valor para nuestros accionistas, para las emisoras y los inversionistas. Además tenemos muy buena tecnología y a finales de este año la vamos a actualizar para estar a la altura de las mejores Bolsas del mundo, para que las transacciones se puedan hacer con cualquier lugar del planeta sin ningún problema.

 * Para conocer el pronóstico de Luis Téllez para la Bolsa a fin de año, consulta el artículo de portada de la revista impresa de agosto de este año. 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s