CONOCE LOS CICLOS DEL MERCADO

Identifícalos para ganar más en Bolsa

CONOCE LOS CICLOS DEL MERCADO

[Por Carlos Ponce]

El comportamiento bursátil es impredecible. Al igual que ocurre con los terremotos, por ejemplo, se puede vaticinar que en un futuro se producirá una sacudida, pero no cómo será ni cuándo. De lo contrario… todos serían millonarios.

Esta característica del mercado bursátil, de ser completamente incierto, hizo que los economistas de principios del siglo XX consideraran inútil analizar sus vaivenes. Pero todo cambió con la llegada de la ciencia estadística. Con objeto de anticipar desastres como los causados por la Gran Depresión de 1929, desde los años 50 empezaron a proponerse nuevos métodos para analizar el mercado accionario. Entre éstos destacan el análisis fundamental, basado en el estudio de las cifras de las empresas que cotizan en Bolsa (emisoras), cuyas acciones tienen un precio basado en parte en lo que las personas que quieren comprarlas ven en esas compañías, sus expectativas futuras y su capacidad de generar beneficios. El otro método es el análisis técnico, cuyo soporte son los datos (formaciones) que produce el propio mercado, como la cotización de la acción, el volumen de transacciones, etcétera.

Por último, están las múltiples teorías de ciclos, basadas en el hecho de que a un alza le sigue siempre una caída, y viceversa. Existen muchas: desde las que abarcan periodos de 64 años hasta las que “aseguran” que la Bolsa sube los viernes y baja los lunes. Frente a todos estos métodos predictivos, en los últimos tiempos aparecieron modelos basados en la física, como la teoría del caos o del camino aleatorio, que sostienen la imposibilidad total para predecir el comportamiento bursátil. Los que llevamos un tiempo operando en el mercado hemos visto que son varios los factores que intervienen en la Bolsa (fundamental, psicológico, estructural y técnico) y que cualquier suceso puede cambiar la tendencia de modo inesperado. Así que, ¿existe o no una forma de predecir lo que sucederá, de manera que podamos defender nuestras inversiones?

Los factores que intervienen

Un denominador común en la mayoría de las tesis sobre los ciclos es el tradicional “adelanto” que suele observar la Bolsa respecto al ciclo de la economía de un país. Este adelanto se estima en un rango de seis a 12 meses, es decir que la Bolsa anticipa lo que puede suceder en el terreno económico y en las empresas en un horizonte de tiempo de seis meses a un año.

También hay que atender el ciclo psicológico de los inversionistas, un elemento sin duda volátil pero ciertamente repetitivo, muy característico de la personalidad humana y que da lugar a reacciones emocionales no siempre muy acertadas. Entre estas están las salidas en masa del mercado cuando hay pánico, o la entrada igualmente masiva cuando existe un boom en la Bolsa y la gente se empieza a comportar de forma avariciosa, actuando irreflexivamente.

La situación que se apreciaba en la Bolsa a fines de marzo es que venía saliendo de una fase de Entusiasmo (ver diagrama). El mercado llevaba casi año y medio, después de la crisis de 2008 (finalizó en junio de 2009), con una recuperación muy fuerte en los precios de las acciones, y actualmente las valuaciones (múltiplos) están cerca de sus niveles históricamente más altos. Como siempre sucede, la mejora económica prevista se adelantó a los precios. No obstante, el ciclo podría alargarse más gracias a elementos psicológicos y fundamentales.

Uno de los más importantes (y que hemos venido mencionando desde el inicio del año) es “el factor Obama”. El presidente de Estados Unidos tiene poco más de un año para buscar su reelección en noviembre de 2012 y sabe que la mejora económica será la clave. Obama buscará a toda costa la reactivación económica para garantizar su estancia en la Casa Blanca, lo que podría generar mayor endeudamiento, en un escenario ya de por sí muy acotado por el inmenso déficit fiscal de Estados Unidos. Es una incógnita saber hasta dónde podrán Obama y la Reserva Federal seguir con la política de liquidez, lo mismo si en verdad podrá reelegirse. Hasta ahora, ningún presidente de ese país ha sido electo con una tasa de desempleo mayor a 7%, y en junio dicha tasa se situaba en niveles de casi 9%. Pero, se reelija el presidente demócrata o ganen los republicanos, la política de relajación fiscal provocará una mejoría económica, algo que siempre ha ayudado a los mercados accionarios.

Ciclo sectorial

Patrones repetitivos de alza y baja en sectores empresariales, a través del ciclo de los negocios, le han permitido a los economistas, analistas e inversionistas durante décadas identificar los momentos en los que se puede clasificar el ciclo del mercado accionario. Ciertos sectores empresariales tradicionalmente suelen comportarse (avanzar o disminuir) a un ritmo diferente que los ciclos generales económicos y bursátiles. Estos desfases proporcionan “pistas” que contribuyen a la estrategia de inversión en Bolsa.

Por ejemplo, el sector financiero suele liderar el mercado de valores, y es uno de los primeros en caer cuando éste alcanza un nivel “máximo”. De igual forma, es uno de los primeros en crecer en la última fase de un periodo de bajas (“oso”o bear market). El sector del transporte también es uno de los primeros en reaccionar al inicio de un mercado alcista (“toro” o bull market), pero generalmente es de los que más sufren (bajan) ante las primeras señales de que una fase alcista se aproxima a su fin.

La variación a largo plazo de las cotizaciones da lugar a una tendencia primaria de la Bolsa, es decir, el rumbo que toma el mercado y que puede durar más de un año, abarcando toda la fase alcista o bajista de un ciclo bursátil completo. Por lo general, estos periodos coinciden con los ciclos con un adelanto de seis a 12 meses. La gráfica “Ciclos sectoriales dentro de ciclos económicos y bursátiles” ilustra el desfase entre los ciclos de mercado accionario y la economía del país. En el ciclo bursátil se identifica además el comportamiento que históricamente tienen los distintos sectores empresariales durante los tiempos de alzas y bajas.

 Fuente: Marketoracle.co.uk

Ciclo psicológico del inversionista

Una característica muy humana es que somos predecibles. Solemos comportarnos de manera similar ante estímulos parecidos. Incluso si eso nos lleva a errores que lamentamos, volvemos a caer en ellos más adelante. En las inversiones, de manera consciente o inconsciente nuestros sentimientos se mueven entre la ambición y el temor. Esto explica el porqué los participantes en Bolsa generalmente se vuelven muy optimistas (casi todos al mismo tiempo) cuando los mercados están al alza, y muy desalentados o temerosos cuando el ciclo de baja de un mercado se acentúa.

Pero una propuesta efectiva de inversión bursátil debe obedecer a metodologías integrales que consideren aspectos de selección fundamental de emisoras, distribución inteligente de portafolios y reacciones oportunas ante posibles cambios de tendencias (ciclos) del mercado, en las que la disciplina y la paciencia son indispensables. Esto quiere decir que hay que distanciarse de “corazonadas” y rumores y del “movimiento del rebaño” para tomar decisiones objetivas.

Muchos especialistas insisten en que el comportamiento típico de los inversionistas está ligado al conocido ciclo de la psicología del inversionista, cuyas características en cada etapa se describen en la gráfica “Ciclo psicológico del inversionista”.

Fuente: RMB Unit Trusts

Entre las fases que existen en este ciclo, que tiene que ver con lo emocional, destacan las siguientes:

1. Desinterés: Un mercado al alza generalmente inicia cuando el mercado está abajo y los inversionistas tienen poco interés por las acciones.

2. Duda y sospecha: Los participantes tratan de decidir si mejor debieron haber puesto el dinero invertido en un instrumento más seguro, como un fondo de deuda. Se preocupan por sus acciones y “prometen” nunca volver a invertir en acciones.

3. Precaución: El mercado comienza a mostrar señales de recuperación gradual. La mayoría de los participantes se mantienen cautelosos, pero los inversionistas prudentes se entusiasman aún más ante la posibilidad de ganar.

4. Confianza: Conforme aumentan los precios de las acciones, el sentimiento de desconfianza cambia hacia el optimismo, y finalmente a entusiasmo. La mayoría de los inversionistas compran sus acciones en esta etapa.

5. Entusiasmo: Durante la etapa de entusiasmo, los inversionistas prudentes ya están tomando utilidades y se salen del mercado accionario porque se dan cuenta de que el alza está llegando a su fin.

6. Avaricia: Al entusiasmo de los inversionistas le sigue la ambición, que frecuentemente va acompañada de numerosas ofertas públicas en el mercado accionario.

7. Indiferencia: Los inversionistas ven más allá de las valuaciones (múltiplos), que indican dificultad para mantener altos los precios.

8. Despido: Conforme el mercado baja, los inversionistas muestran una falta de interés que rápidamente se convierte en despido.

9. Negación: Llega la etapa de negación, en la que regularmente afirman su creencia de que el mercado definitivamente no puede caer más.

10. Miedo, pánico y desinterés: La preocupación se empieza a arraigar; le siguen el pánico, el desinterés y el desprecio. Los inversionistas empiezan a detraer el mercado y vuelven a prometer nunca más invertir en acciones.

¿En qué momento estamos?

Enfocándonos en la psicología del inversionista, podríamos decir que estamos en una fase cercana al desinterés o la negación del mercado. El mercado viene de un movimiento de alza importante, en los meses anteriores, y ahora los participantes tienen precaución. Es probable que se frene el ciclo para tener algo de indiferencia y después menor apetito. Los inversionistas ven algunas valuaciones altas. Tomando esto en cuenta, la estrategia que se puede adoptar depende mucho del perfil del inversionista. El ciclo como tal pudiera ser importante bajo dos enfoques:

  • Estrictamente patrimonial. Aquí el inversionista podría decir: “no me preocupo demasiado porque si hago una buena selección de valores a largo plazo, eventualmente los buenos precios regresarán”.
  • Estrategias de momento (timing). Cuando el mercado esté en los momentos más bajos de interés y los inversionistas sientan cero apetito, ahí es precisamente cuando este perfil puede comprar, para después vender en el momento en que los demás participantes están entusiasmados. El desinterés se da cuando las valuaciones llegan a niveles muy atractivos, cuando ya se pasó por un periodo de miedo y de pánico, mientras que la parte alta del ciclo, después de un entusiasmo desbordante, se da con valuaciones muy altas. Entonces habría cierta coordinación de ánimos y de ciclos con las propias valuaciones del mercado.

En estricto sentido, a un inversionista patrimonial o de largo plazo no le sería relevante la teoría de los ciclos del mercado, entendiendo que decida consolidar su inversión en un momento alcista. Lo que sí resulta muy importante es ligar este conocimiento de los ciclos con la propia evolución histórica del Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV). Si se observa cualquier gráfica de largo plazo del comportamiento del mercado (más allá de los ciclos, que van y vienen), se verá claramente una tendencia alcista franca. Esto se debe a la naturaleza ganadora del propio índice, porque a lo largo del tiempo el inversionista no ve el mismo grupo de empresas representadas en él (puesto que se ajusta cada año y cambia a las compañías que lo conforman, de tal forma que el IPC de hoy no es el mismo que el de hace cinco, 10 o 15 años), pero aún así, siempre termina ofreciendo excelentes rendimientos con el paso del tiempo. El propio índice se encarga de autorregularse.

En cambio, alguien que invierte con plazos más cortos debería disminuir lo más pronto posible su exposición al mercado accionario. Pero no se trata de una receta general: la agresividad de participación o de disminución de exposición por indicadores de ciclo depende de cada inversionista.

Señales de un ciclo bursátil completo

Según los teóricos de los ciclos bursátiles, un ciclo completo tiene una duración de cinco años en promedio (a excepción del que se desarrolla en la tercera fase del ciclo de Kondratieff, que tiene una fase alcista de seis o siete años, debido a que el exceso especulativo se prolonga mucho más tiempo y, correspondientemente, la fase bajista posterior es mucho más fuerte). Se ha observando la presencia de estos ciclos en la evolución de los mercados desde 1871. Las cotizaciones de la Bolsa, en general, se mueven según tendencias, las cuales se clasifican en tres grupos:

  • Primarias. Duran como mínimo un año y pueden dar lugar a una variación de las cotizaciones de hasta 50%.
  • Secundarias. Una tendencia primaria alcista está compuesta de tres o más tramos de alza, interrumpidos por dos o más tramos bajistas. Cada uno de estos tramos secundarios tiene una duración de entre uno y 12 meses. Obviamente, cada piso de una corrección secundaria queda por encima del piso de la corrección anterior. Lo mismo aplica, pero de manera inversa, para una tendencia primaria bajista.
  • Menores. A su vez, cada tendencia secundaria está compuesta de movimientos o tramos menores, los cuales tienen una duración máxima de un mes.

Tendencia primaria alcista: Bull market

Fase

Características / Señales

I
Acumulación

–La economía está en el peor momento del ciclo económico corto y las empresas tienen pérdidas. La tasa de inflación llega a niveles muy bajos.

–Los inversionistas que perdieron dinero en la fase bajista anterior no quieren saber nada de la Bolsa. El volumen es mínimo. Los inversionistas institucionales más conocedores (Warren Buffet, George Soros, Carlos Slim, etcétera) comienzan a comprar.

II
Liquidez

–Habiéndose reducido substancialmente la tasa de inflación, el gobierno intenta reanimar la economía con una política expansiva. La combinación de poca inflación y expansión monetaria da lugar a tasas de interés muy bajas. A pesar de esto, la economía continúa en depresión.

–La baja en tasas reduce la rentabilidad de la renta fija y esto propicia migración hacia la renta variable. Como los “expertos” compran antes, la oferta es menor, dando como resultado que las cotizaciones suban más rápido.

III
Fundamental

–La inflación continúa baja y también las tasas. La economía mejora. Las utilidades de las empresas aumentan (primero las de bienes de consumo). Cuando ya trabajan a plena capacidad, aumentan las ventas de las de bienes de inversión (equipos industriales, construcción, etcétera).

–Conforme las noticias confirman la recuperación, corre la noticia de que la Bolsa está ganando mucho. Los medios de comunicación comienzan a fijarse en la evolución bursátil.

–Una masa creciente de dinero se dirige a Bolsa, provocando un alza sostenida y general de precios.

IV
Inversión de la Tendencia Primaria:
Fase Especulativa

–La economía está en un boom. Casi todas las empresas trabajan a plena capacidad. La inflación comienza a mostrarse como peligro creciente.

–La Bolsa lleva tres o más años subiendo. Muchos “enterados” ya dedican sus ahorros a la Bolsa, esperando obtener la plusvalía que obtuvieron quienes entraron mucho antes. La rentabilidad por dividendo es menor.

–En esta fase, todos los medios siguen la evolución de la Bolsa. Muchas personas (incluso con pobre cultura financiera) se sienten atraídas a comprar acciones (algunas, después de algunas ganancias, se convencen de que son expertos financieros).

–Los verdaderos expertos comienzan a vender, al identificar que las utilidades de las empresas son anormalmente altas y hay amenazas de una alta inflación.

–Esto provoca que las acciones de las mejores empresas, muestren una creciente resistencia a subir. Es cuando el “experto” se lanza a comprar acciones, en la peor situación económica, provocando que las cotizaciones comiencen un alza sorprendente.

 Tendencia primaria bajista: Bear market

Fase Características / Señales

V
Bajada Fuerte

–Cuando el dinero “fresco” que entra a Bolsa comienza a disminuir y el mercado ya lleva un tiempo oscilando bruscamente, existe una fuerte baja en volúmenes de operación y comienzan las dudas sobre la continuidad del proceso alcista.

–Estas dudas se resuelven, normalmente, con la venta acelerada de las carteras.

–La caída se hace vertical y más fuerte en las acciones de empresas con mayor bursatilidad (“no vendes lo que quieres, sino lo que puedes”) y en empresas con problemas.

–Gran parte del público no cree que una nueva tendencia bajista ya ha comenzado: lo toma como una baja transitoria. En consecuencia, no vende, sino que, quizá, todavía compra un poco más.

–Los medios de comunicación, en general, caen en el mismo error de perspectiva (el viejo error de pensar que “tanta gente a la vez no puede estar equivocada”).

VI
Goteo

–La inflación es alta y el gobierno comienza una política monetaria restrictiva. Las tasas, que ya habían empezado a subir debido a la elevada demanda de crédito, suben todavía más por esa política monetaria. La inflación comienza a bajar, pero las ventas de las empresas caen: la recesión es ahora evidente.

–Los inversionistas sufren un enorme desencanto. No obstante, se resisten a vender porque confían en volver a las cotizaciones en las que compraron (para entonces vender y “quedar tablas”).

–En la medida en que algunos vayan necesitando el dinero, por el contexto de crisis económica, irán vendiendo, provocando así el lento y largo descenso de las cotizaciones conocido como “goteo”. Estas ventas sin esperanza se prolongarán hasta la primera fase del nuevo ciclo alcista (la de Acumulación). En este momento estarán proporcionando la contrapartida a los inversionistas institucionales expertos (Buffet, Soros, Slim), quienes empiezan a comprar, iniciándose así un nuevo ciclo.

* Carlos Ponce B. es DGA de Análisis y Estrategia en Ixe Grupo Financiero. Puedes escribirle a cponce@ixe.com.mx o seguirlo por Twitter en @CarlosPonce_Ixe
Anuncios

2 pensamientos en “CONOCE LOS CICLOS DEL MERCADO

  1. Ciclos del Mercado es un excelente articulo los felicito,por dar temas de valor! Considero que los nuevos inversionistas es lo primero que deben conocer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s