CÓMO LISTAR TU EMPRESA EN BOLSA

Fortalece tu compañía

CÓMO LISTAR TU EMPRESA EN BOLSA

[Por Martha P. Bolaños / Ilustración Raquel Matus]

Listarse en Bolsa permite aumentar el valor de la empresa y acceder a nuevas fuentes de financiamiento con mejores posiciones.

Una de las opciones que tienen las empresas para proyectar su negocio al siguiente nivel de crecimiento es el financiamiento bursátil, a través del mercado de valores. Lo anterior es posible mediante la emisión de títulos de deuda o colocando parte de su capital en el mercado de acciones. Sin embargo, a pesar de que esta alternativa ofrece grandes ventajas, son pocas las empresas que participan, comparado con el universo de firmas que hay en el país. “El principal factor que explica esto es el desconocimiento del mercado –enfatiza Francisco Valle, director de Promoción y emisoras de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV)–, el segundo son los paradigmas que existen en las empresas familiares y el tercer obstáculo es la falta de institucionalización, es decir, hay empresas grandes e importantes que no tienen gobierno corporativo”.

Cuando una empresa se encuentra en el mercado de valores, ya sea con títulos de deuda como de capital, o ambos, significa que ha alcanzado un grado de madurez que la lleva a ser reconocida en el país, e incluso en el extranjero. Esto aumenta su valor en el futuro y le permite acceder a fuentes de financiamiento con mayor facilidad y condiciones más favorables.

Punto de encuentro

En el mercado de valores se reúnen los oferentes (o vendedores: empresas y gobierno), que recurren a él para satisfacer sus necesidades de financiamiento, y los demandantes (o compradores: inversionistas individuales e institucionales), que acuden en busca de productos financieros para invertir su capital e incrementarlo.

Lo que se intercambia son títulos de deuda y de capitales que emiten las empresas y otras entidades, y son puestos a la venta (colocados) por intermediarios bursátiles autorizados para operar en las llamadas ofertas públicas primarias (el momento en que las empresas obtienen los recursos de los inversionistas). A este proceso se le conoce como mercado primario.

Una vez que esos títulos están en manos de los inversionistas para su libre compra y venta, a través de intermediarios financieros, se convierten en mercado secundario.

Uno de los documentos que deben elaborar las empresas que desean llevar a cabo la inscripción de acciones y deuda es el prospecto de colocación. Este texto contiene la información corporativa, legal y financiera de la empresa y los valores a inscribir, y debe ser revelado con anticipación a la oferta pública, pues es de gran utilidad para el inversionista en la toma de decisiones.

Títulos de deuda

El mercado de deuda está representado por valores que comprometen a la empresa que los emite (emisora) a realizar pagos de tasas de interés en determinados plazos. Entre estos valores se encuentran certificados bursátiles, pagarés, bonos y papel comercial.

La tasa de interés que deben pagar estos títulos la determinan conjuntamente la emisora y el intermediario colocador y, dependiendo del instrumento, se ajusta de acuerdo a las condiciones del mercado. También hay títulos de deuda emitidos por instituciones bancarias (como los pagarés, aceptaciones, certificados de depósito y bonos) y por el Gobierno Federal (como cetes, udibonos y bondes, entre otros).

Las compañías que desean emitir títulos de deuda requieren de un intermediario bursátil (casa de Bolsa), de un representante común (casa de Bolsa o fideicomiso bancario) y de una calificadora de valores reconocida por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV). Esto debido a que el título que se desea emitir debe contar con al menos una calificación, que mida la probabilidad de que la entidad pague el valor de éste a su vencimiento y cumpla con el pago de intereses en los plazos establecidos.

“Para que una empresa pueda realizar una colocación, el mercado está exigiendo al menos una calificación BBB –señala Francisco Valle–. Ésta puede servir para identificar los puntos débiles en gobierno corporativo, estados financieros y procesos productivos”. El costo promedio de obtener una calificación oscila entre $20 y $30 mil dólares. Sin embargo, la suma a pagar más representativa es la dirigida al intermediario colocador, que realiza todo el proceso de operación en el mercado bursátil. Para la emisión de títulos de deuda la empresa no requiere de un tamaño específico: hay compañías que han hecho colocaciones de corto plazo de $10 millones de pesos.

Acciones

El mercado de capitales está integrado por acciones, que son títulos representativos del capital social de la empresa que los emite. Otros instrumentos son los Certificados de Participación Ordinaria (CPOs) sobre acciones y obligaciones convertibles.

En acciones, la forma de conseguir capital en el mercado es a través de la colocación primaria de las mismas, conocida como Oferta Pública Inicial (IPO, por sus siglas en inglés). Lo que se logre adquirir dependerá del número de acciones que se coloquen y su precio. En el mercado secundario, el precio lo determina la oferta y demanda de los inversionistas participantes.

Lograr esa colocación implica la participación de un equipo de trabajo integrado por profesionales especializados. Se debe contar con un intermediario colocador (casa de Bolsa), que es quien lleva a cabo la operación, con asesoría legal independiente y con un auditor externo.

En este sentido es importante relacionarse con las empresas adecuadas. Al respecto, Luis Tejado, director general de Proteak –una de las seis empresas que el año pasado realizó una colocación primaria de acciones en la BMV–, comenta su experiencia en este proceso: “uno de los cambios que tuvimos que hacer para apegarnos a los requerimientos de la Bolsa fue cambiar de auditores. Nosotros ya contábamos con socios y un gobierno corporativo sólido, eso no fue complicado. Sin embargo, a pesar de que teníamos nuestros documentos en orden, le dedicamos 12 meses a colocarnos en Bolsa”.

De acuerdo con la dirección de promoción y emisoras de la Bolsa, si la empresa se encuentra en línea con los temas que exige la regulación, la colocación podría llevar de seis meses a un año. Pero para una empresa que tiene rezagos importantes en sus áreas fiscales, contables y de planeación patrimonial podría llevar hasta dos años o más.

“Nuestro negocio requiere capital de manera intensiva –explica el director general de Proteak, empresa forestal dedicada a la plantación y comercialización de árboles de teca (madera preciosa)–, y para seguir creciendo necesitábamos recursos a largo plazo. Por eso recurrimos al mercado de valores. Colocamos poco más del 50% de la empresa y levantamos cerca de $900 millones de pesos”. Una parte de los recursos la utilizaron para realizar plantaciones nuevas (que van desde la colocación de un árbol hasta su maduración, en 20 o 25 años, de ahí la importancia de buscar una inversión a largo plazo), y la otra la destinaron a adquirir plantaciones maduras en Centro y Sudamérica. “Esto nos permitirá tener un importante crecimiento, pues en los primeros 10 años de vida la empresa alcanzó 2,700 hectáreas y en los siguientes cinco proyectamos llegar a 10 mil”, apunta Tejado, quien agrega que el proceso de colocación le significó a la empresa una inversión de entre 3 y 4% de los fondos levantados.

La participación en el mercado accionario permite obtener financiamiento de largo plazo con un costo accesible, sin que eso signifique que los fundadores pierdan el control de la compañía.

Francisco Valle explica que el costo de colocar acciones es accesible y competitivo con respecto a otras alternativas de financiamiento, porque trae beneficios adicionales difíciles de cuantificar, como despertar el interés de los inversionistas extranjeros, prepararse para fusiones o adquisiciones, realizar alianzas estratégicas, tener posicionamiento de marca (incluso los mismos clientes y proveedores ven a la empresa de manera distinta, porque se trata de una organización pública, transparente y listada en Bolsa).

“El costo para cada empresa es diferente y depende de cómo se encuentra su organización y estructura –apunta el director de promoción y emisoras de la BMV–. Pero tomando como referencia las colocaciones que se hicieron el año pasado (que fueron de entre $900 millones y $6 mil millones de pesos), los costos totales representaron de 3 a 6% del monto colocado.

¿Sólo los grandes?

Se tiene la idea de que sólo las grandes empresas pueden incursionar en el mercado de acciones, pero esto es cierto sólo en parte. Efectivamente, sólo las compañías con un capital contable superior a 20 millones de udis (más de $90 millones de pesos) pueden participar.

“Las pequeñas empresas pueden entrar a Bolsa, pero no necesariamente vía una IPO o una colocación de acciones, sino a través de una cadena de financiamiento –señala Francisco Valle–. La cadena natural parte del crédito bancario, seguido del financiamiento por medio de los fondos de capital privado. El siguiente paso es el acceso al mercado bursátil a través de la emisión de deuda de corto plazo, seguido de la emisión de deuda de largo plazo, que se puede agrupar con bursatilizaciones. Una vez que la compañía tiene una estructura más sólida, finaliza esta cadena con una IPO y el listado de acciones”.

Para las empresas que no cumplen con los requisitos mínimos que exige la ley para listarse se creó un modelo de transición gradual. Primero, se encuentra la Sociedad Anónima Promotora de Inversión (SAPI), a través de la cual la compañía se entrena y puede beneficiarse de costos más bajos y menos requisitos. Superada esa fase, las empresas se convierten en SAPIB (“B” de bursátil), que incluye más beneficios y responsabilidades. La empresa con esta clasificación tiene tres años para convertirse en SAB (Sociedad Anónima Bursátil) y ser representada en Bolsa.

La BMV tiene un programa de facilidades para apoyar a la pequeña y mediana empresa, que consiste en no cobrarles cuota de listado ni mantenimiento el primer año, siempre y cuando la compañía nunca haya tenido valores registrados y tenga un capital contable menor a $500 millones de pesos”.

Como vemos, hay opciones para todo tipo de compañías. En realidad, el escaso número de empresas participantes también se debe a que el grueso de ellas están bajo el mando de un empresario tradicional, que muestra resistencia por asociarse y rendir cuentas a otros: alguien que no desea desprenderse de una parte de su capital y perder el control absoluto.

En cuanto a la decisión de entrar al mercado con deuda o capital, eso depende de las necesidades y características de cada empresa: se tiene que definir si se quiere obtener financiamiento endeudándose (emitiendo títulos de deuda) u obtener dinero fresco sin apalancamiento, vendiendo una parte del capital contable (colocando acciones), sin perder el control de la compañía. El director de promoción y emisoras de la BMV apunta que para el empresario el término Bolsa es igual a acciones, e igual a pérdida de control. “En especial para las empresas familiares, a las que no les gusta compartir el poder ni rendir cuentas a otras personas con las que van a participar en el negocio. Por eso, para muchos es más fácil y accesible entrar al mercado de deuda que al accionario. De ahí que del total de las empresas que están en el mercado de acciones, 20% primero accede a deuda y posteriormente a capital”.

Bolsa: una realidad

El costo para cada empresa es diferente y depende de cómo se encuentra su organización y estructura, pero oscila entre 3 y 6% del monto colocado.

Claro, también hay responsabilidades. Las empresas que emiten tanto acciones como títulos de deuda tienen la obligación de hacer pública su información corporativa y financiera con reportes trimestrales y anuales, estados financieros auditados, convocatorias, acuerdos de asambleas y de eventos relevantes no sólo para sus tenedores, sino para el mercado en general. De ahí el término de empresa pública.

Deben cubrir gastos de inscripción y de mantenimiento por concepto de asesoría, comisiones del intermediario y cuotas de inscripción y mantenimiento en el mercado.

Además, las empresas que realizan emisiones y colocaciones deben ofrecer al público inversionista análisis de potencial de crecimiento, manejo óptimo de la empresa y proyectos atractivos, entre otras cosas. Asimismo, la empresa que cotiza en Bolsa adquiere el compromiso de maximizar su valor con el objetivo de optimizar la inversión de los accionistas que decidieron participar como socios.

Por su lado, la BMV a través de las tres áreas que integran la Dirección de Promoción y Emisoras se ha dado a la tarea de incrementar el número de empresas listadas. En la actualidad hay 136, y este año esperan listar 10 más. Sus actividades van desde asesorar sin ningún costo a las compañías sobre cómo acceder al mercado de valores, dar a conocer las bondades que ofrece, tanto en deuda como acciones, y evaluar si cumple con las características requeridas por la regulación. Avanzado el proceso también apoyan a la empresa designándole un ejecutivo de emisoras.

Dependiendo del tipo de valor que desea listar la entidad, la aprobación puede darse de dos maneras: a través de la Dirección General de la BMV o por medio del Comité de Listado de Valores, cuyos integrantes son externos. El apoyo continúa una vez que ya están listadas, pues hay un ejecutivo que atiende al emisor para resolver cualquier duda sobre el proceso.

“Hace 10 años hubiera sido inconcebible que una empresa con las características de Proteak colocara en el mercado mexicano, pues no existía la robustez suficiente –concluye Luis Tejado–. Ahora, gracias al dinero que hay en las afores (más de $30 mil millones de pesos), se puede invertir en IPOs. Hoy colocar acciones de una empresa es factible. Considero que al buscar recursos para realizar los proyectos de inversión, la salida natural es la colocación de la empresa en el mercado de valores”.

Ventajas reales

  • Aumenta el valor de la compañía
  • Mejora la imagen y proyección de la empresa
  • Flexibiliza las finanzas de los accionistas, se les otorga una salida para poder vender parte de su empresa
  • Fortalece la estructura financiera
  • Ayuda a optimizar los costos financieros, ya que se pueden diversificar
  • Permite consolidar y reestructurar pasivos
  • Contribuye a modernizar la planta productiva
  • Pueden financiarse proyectos de inversión a largo plazo

Para listar valores en el mercado

Una vez integrados los paquetes de información, que incluyen la preparación de un prospecto de colocación, las empresas deben realizar los pasos listados a continuación:

  • A través de un intermediario, solicitar simultáneamente a la CNBV y a la BMV la inscripción al listado, anexando la información financiera, económica y legal de la empresa.
  • Definir las características de la emisión y oferta pública.
  • Depositar los valores que amparan la emisión en la S.D. Indeval.
  • Realizar la oferta pública.
  • Inscribirse a Emisnet (BMV).

Requisitos para cotizar acciones

Para que una empresa pueda emitir acciones debe contactar una casa de Bolsa, que es el intermediario especializado para llevar a cabo la colocación. A partir de ahí empezará un proceso para poder contar con las autorizaciones de la BMV y de la CNBV.

  • Las empresas interesadas deberán estar inscritas en el Registro Nacional de Valores (RNV).
  • Presentar una solicitud a la BMV, por medio de una casa de Bolsa, anexando la información financiera, económica y legal correspondiente.
  • Cumplir con lo previsto en el Reglamento Interior de la BMV.
  • Cubrir los requisitos de listado y mantenimiento de inscripción en Bolsa.
  • La empresa requiere un historial de utilidad operativa positivo de los últimos tres años. La regulación permite hacer excepciones siempre y cuando la Bolsa determine que tiene potencial de crecimiento
  • Capital contable de 20 millones de udis.
  • Colocar al menos 15% del capital social. Esto va ligado a que la empresa tenga buena liquidez en el mercado de compraventa y una adecuada formación de precio.
  • Tener distribuidos 10 millones de títulos al menos.
  • Se debe de colocar un mínimo de 200 accionistas. En la práctica generalmente se supera, ya que en las últimas colocaciones se han sumado hasta seis mil inversionistas.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s