VENTURE CAPITAL: GANAR-GANAR

FedEx: estudio de caso

VENTURE CAPITAL: GANAR-GANAR

[Por Jorge Madrigal]

Muchos proyectos fondeados con Venture Capital ayer, son empresas trasnacionales hoy.

El Venture Capital (VC) no es algo nuevo, lo que es relativamente nuevo es la forma organizada y abierta de manejarlo, cuestión que comenzó el siglo pasado después de la Segunda Guerra Mundial. Empresas que han sido fondeadas con este instrumento financiero tocan nuestras vidas todos los días, aunque en el momento en el que iniciaban su planteamiento haya parecido poco creíble. Muchos proyectos fondeados ayer con VC son empresas trasnacionales hoy, que comenzaron con una idea que generó empleos, soluciones y retornos sustanciales para sus inversionistas.

Existen varios ejemplos: los más sonados casi siempre son los de empresas que emplean tecnologías que en su momento son vanguardia, pero siempre se trata de compañías con propuestas de valor fuera de lo común. Tal fue el caso de FedEx, una empresa que revolucionó y sigue cambiando la manera de distribuir la información impresa y la paquetería. Este ejemplo es prototípico en la industria del Venture Capital porque en ese entonces (los años 60) la percepción era que se trataba de una industria en la que los ricos se volvían más ricos sin esfuerzo alguno y, de no haber sido FedEx un caso de éxito, tal vez el desarrollo de esta industria hubiera sido distinto, o habría tardado mucho más en concretarse. Afortunadamente tanto emprendedores como inversionistas lograron sacar adelante a FedEx, y con ello cambiaron para siempre la actividad comercial en el mundo.

Y es que hace 10 o 20 años a nadie se le hubiera ocurrido que podría tener en su escritorio una muestra de un material o una máquina que acababa de pedir, en menos de 24 horas. Fred Smith, el fundador de la compañía, se percató de que el mundo estaba volviéndose cada vez más interconectado y supo advertir con el timing perfecto que el servicio que proponía era absolutamente necesario. Aquí un poco de la historia de esta empresa, ejemplo del tipo de innovación que ha apoyado y debe apoyar el capital privado.

En la pista de despegue

En 1965, Smith cursaba una clase de economía en la Universidad de Yale, en Connecticut, Estados Unidos. Grandes sucesos ocurrirían ese año: comenzaría la Guerra de Vietnam, Aleksei Leonov se convertiría en el primer astronauta en caminar en el espacio y Gustavo Díaz Ordaz era presidente de México. Una de las tareas que Fred tendría durante ese curso sería la generación de un business plan. Escribió el de una empresa que consistía en un servicio integral de logística, que incluía la operación de una línea aérea enfocada en la entrega de paquetes y enlazada con una red terrestre para poder ofrecer un servicio completo, de un lugar a otro, en menos de 24 horas.

En esa época la paquetería de las empresas era administrada por el servicio de correo común, que tardaba de tres días en adelante, y los paquetes más grandes eran entregados por una mezcla de servicios: líneas aéreas de pasajeros y servicios de autobuses de carga. Ambas opciones eran poco integradas y especializadas para las necesidades de un mundo en el que el flujo de información crecía de manera exponencial y en el que un producto podía contar con componentes de países que eran fabricados en el otro lado del planeta. Hace algunos años, en una entrevista para la revista Newsweek, Fred comentó que su trabajo académico recibió una “C” como calificación, el equivalente a un siete.

Esta historia era la favorita de Jack Keigwin, mi profesor de entrepreneurship, en la Universidad de Jacksonville, porque hacía referencia a que algunas veces las ideas más innovadoras no son las que obtienen un 10 de calificación en una clase, pues en el momento pareciera que no tienen mucho sentido, pero perseguirlas puede volver a su creador en un magnate.

El plan que Fred entregó en 1965 le permitió hacer un análisis de la oportunidad que existiría en el mercado en un futuro próximo y lo que necesitaría para sacar ventaja de ella. En 1973, después de haber participado en la Guerra de Vietnam, Fred fundó FDX Corporation, hoy en día conocida como FedEx. La operación comenzó con ocho aviones, transportando pequeños paquetes, en un radio de entre 35 y 45 ciudades, con un eslogan que rezaba que mandar mercancía por FedEx era como enviar mercancía en camiones que volaban a 550 millas por hora. La industria en Estados Unidos, especialmente la de hardware, requería servicios de entrega integrados. Los bancos de inversión como Merrill Lynch y Goldman Sachs estaban necesitados de servicios de envíos y entrega que no podían cubrir con el correo tradicional, por lo que se convirtieron en sus clientes casi de manera automática.

Mucha de la tecnología que requería la idea de Fred ya existía para ese entonces. Los instrumentos necesarios, aviones y camiones, ya estaban inventados, lo que no había en el mercado era un servicio que permitiera a las compañías y bancos tener sus envíos de paquetería plenamente cubiertos.

Inversionista líder y sindicación de inversiones

La compañía comenzó operaciones con $4 millones de dólares que Smith había recibido en herencia. Ante la oportunidad, comenzó a planear el siguiente paso. En ese entonces la compañía operaba de una manera básica y el área de operación era aun pequeña. Se necesitaba crecer la red de manera exponencial. Ante esa posibilidad, se presentaban diversas oportunidades y obstáculos:

1)    Se requerían $16 millones de dólares, sin contar los nuevos aviones y la construcción de un nuevo centro de operaciones.

2)    El pronóstico indicaba ganancias de entre $7 y $14 millones de dólares anuales para los siguientes tres años.

3)    El modelo estaba probado. La primera fase del negocio demostraba que las entregas en menos de 24 horas eran funcionales tanto económica como operacionalmente.

Smith y su equipo entendían que obtener el fondeo no solo sería complicado, sino que corrían el peligro de que los cálculos estuvieran equivocados y que acabaran necesitando más dinero para salir adelante. Cuando se emprende en un mercado que no existe, es difícil saber con exactitud cuánto dinero se requerirá.

En el mundo de los inversionistas ángeles, como en el de los fondos institucionales de Venture Capital, existen dos términos esenciales. El primero es el de la sindicación de inversiones. Es muy común que un emprendedor requiera una suma alta para la expansión de su negocio, por lo que sería demasiado arriesgado que un solo inversionista aportara la totalidad de la ronda de capital. Por tanto, los inversionistas suelen organizar “sindicatos”, que es una inversión en conjunto. Para organizarlos, y aquí entra el otro término, se identifica a un inversionista líder, quien toma la batuta del deal (como se le llama comúnmente a cada transacción que se realiza en el mundo de las inversiones privadas). Éste se encargara de evaluar la oportunidad de la inversión, negociar un acuerdo con el emprendedor o empresa, invitar a inversionistas afines a él y en muchos casos aporta una parte mayor del capital requerido.

Si FedEx tenía que conseguir esos $16 millones de dólares para capital de trabajo, más lo que se requiriera adicionalmente, necesitaba un inversionista Líder lo suficientemente conocido para poder invitar a otros a participar y lo suficientemente audaz como para aventurarse en esta inversión.

En 1973 Smith hizo contacto con Charles Lea, vicepresidente de New Court Securities, que fue durante mucho tiempo el brazo de inversiones en Venture Capital del grupo financiero Rothschild en Estados Unidos (como hemos mencionado, las familias adineradas de todo el mundo han invertido por siglos en negocios innovadores siglos). Lea observó la agilidad con que la empresa se estaba adaptando, aunque también le preocupó la falta de mayor experiencia en el equipo de administración, que el producto fuera algo tan novedoso y que pudiera aun no ser tan bien recibido. Sin embargo, se dio cuenta que con una fuerte inyección de capital la empresa podría crecer al punto de generar $100 millones de dólares anuales, lo que le abriría las puertas a una colocación de acciones en la Bolsa de valores.

New Court Securities se convirtió en el inversionista líder, guiando la ronda de capitalización. Lea invitó a participar a la manufacturera de aviones General Dynamics y a Prudential Insurance, parte del conglomerado financiero Prudential Financial. Pero los costos eran tan altos, que en los primeros 26 meses de operación FedEx perdió $29 millones de dólares. Para 1975 las cosas mejoraban ligeramente: la compañía reportó ventas de más de $43 millones, pero aun así las pérdidas sumaron $11 millones. Su primer año con números negros fue 1976: $3.6 millones de dólares en ganancias.

El año de 1978 sería uno de los más importantes para FedEx, pues realizó su colocación en Bolsa. Sus acciones tuvieron una ganancia cercana al 55% tan solo en ese primer año en el New York Stock Exchange (NYSE).

Sus primeros grandes clientes fueron IBM y la fuerza aérea de Estados Unidos. Transportaban sangre, órganos y medicamentos que debían ser entregados con urgencia. Apenas un año después lograron triplicar el número de ciudades a las que distribuían, a 130 en total.

A partir de ese momento la empresa no paró de crecer y, aunque tuvo ligeros altibajos, se ha mantenido como líder en su industria, convirtiendo a aquellos que le apostaron a su descabellada idea (con “calificación de 7”) en inversionistas ampliamente satisfechos.

Actualmente FedEx es una de las 150 empresas más grandes del mundo. Su experiencia es un ejemplo de lo que invertir en Venture Capital puede retribuir. También, de que el apoyo de las VC no sólo se puede dar en el sector de tecnología. Por último, demuestra que los fundadores de proyectos novedosos pueden convivir con este tipo de inversiones sin perder el control de mando: Fred Smith, a sus 66 años, sigue siendo director y presidente de la compañía que fundó.

Un trabajo académico que recibió 7 de calificación, se convirtió en una de las 150 empresas más grandes del mundo.

FedEx Corporation

  • Capitalización de mercado de $29.1 mil millones de dólares
  • 8.5 millones de paquetes entregados a diario
  • 19.5 millones de paquetes por mes
  • Envíos a más de 220 países en el mundo
  • 275 mil empleados
  • 684 aviones propios

Mecanismos de salida

Cuando hablamos de inversión en Venture Capital tenemos que hablar también de la salida de esa inversión, es decir, el momento de tomar las utilidades. ¿Cuál es la estrategia para lograr esto? La salida menos común en las transacciones de VC, pero la más aplaudida, es cuando la empresa se lista en Bolsa. Es difícil de conseguir, sin embargo en México algunos fondos han logrado esta hazaña, tal es el caso de Nexxus Capital con la emisión de acciones de Genoma Lab (LAB B) en 1998.

 

Plan de vuelo

1965    Fred Smith realiza el business plan como un trabajo universitario.

1973    Comienza la operación de FedEx: 8 aviones, 45 ciudades.

   Recibe apoyo de una firma de Venture Capital por $91 millones de dólares.

1975    Tiene ventas por más de $43 millones de dólares y pérdidas de $11 millones.

1976    Primer año en números negros. Alcanza 130 ciudades.

2011    Una de las 150 empresas más grandes del mundo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s