ACCIONES: CALCULA SU VALOR

Valuación por múltiplos

ACCIONES: CALCULA SU VALOR

[Por Matiana Flores]

Para evaluar si nos conviene o no invertir en un título, tenemos que considerar varios aspectos de la emisora y de la acción misma. Y es que a pesar de que la primera determina el valor de la segunda, en la realidad no siempre sucede así. La lógica del mercado se construye de diversas variables. Los múltiplos nos ayudan a determinar si una acción está cara o barata.

La razón por la que facilitan esta valuación es porque permiten estimar el valor de la compañía emisora y, en ese sentido, establecer el precio justo al que debería cotizar sus títulos en el mercado de valores. Además, los múltiplos permiten comparar las acciones de empresas similares, es decir, que operan en el mismo sector o actividad económica. Esto es posible porque se utiliza una variable común que permite estandarizar la información.

Algunas de las variables más empleadas para el cálculo de múltiplos son: utilidades, flujo de caja, valor en libros, ingresos, etcétera. En general, se toma la premisa de que el mercado fija el precio de las acciones de manera correcta. Pero en ocasiones hay valuaciones erróneas en los precios de ciertas acciones, en forma individual, pues pueden estar subvaluadas (baratas) o sobrevaluadas (caras). Es aquí donde los múltiplos ayudan a los inversionistas a identificar esos errores y corregirlos, capitalizándolos en su beneficio.

La recomendación es adquirir acciones cuyos múltiplos se ubiquen por debajo de su promedio histórico, mostrando una tendencia positiva.

Aprovecha oportunidades

Por ejemplo, si la acción de una empresa constructora (infraestructura) cotiza con un múltiplo Precio/Utilidad de 13.68 veces (la ganancia que se espera que genera en el tiempo esa acción), cuando el resto de las acciones del sector lo hace en 20 veces sus ganancias, significa que esa acción está subvaluada. La convergencia hacia el valor del promedio sectorial se dará tarde o temprano, lo que significa una oportunidad de compra para el inversionista. Si tú compras, pues, en 13 veces, y el mercado obliga a esa acción a reconocer el valor que tiene, tarde o temprano llegará a 20 y tú habrás ganado la diferencia, dado que seguramente la podrás vender más cara.

Es importante revisar los múltiplos a los que cotiza actualmente la acción de la empresa, pero el análisis debe extenderse a la valuación histórica de éstos. Se aconseja comprar acciones cuyos múltiplos se ubiquen por debajo de su promedio histórico y que muestren una tendencia positiva (principalmente para el caso del múltiplo Precio/Utilidad, ya que se trata de un indicador que sintetiza la información de riesgo, rentabilidad y crecimiento de una empresa). Eso es lo atractivo de los múltiplos: dan información rápida del valor de los activos (acciones) y se pueden comparar fácilmente.

Ahora bien, los expertos destacan que no es aconsejable utilizarlos para valuar empresas únicas, es decir, aquellas que no tienen otras compañías similares en su segmento de actividad (monopolio), o con ingresos muy bajos o incluso pérdidas. De todas formas es importante destacar que si bien hay empresas similares en términos de riesgo, crecimiento y rentabilidad, ninguna puede ser idéntica a otra, por lo que la utilización de múltiplos para evaluar empresas “comparables” puede tornarse un tanto subjetiva. Es necesario hacer un esfuerzo de análisis que permita dilucidar las diferencias que puedan existir entre dos o más firmas, diferencias que puedan afectar al múltiplo y, por lo tanto, influir en el resultado de la valuación de una acción.

Aquí vale la pena insistir en que los múltiplos son una herramienta de selección muy útil, pero que nunca deben usarse de manera aislada, sino como parte de un análisis más completo del contexto sectorial nacional e internacional (macroeconomía), así como del entorno en que se desarrolla la empresa y su situación interna (política de dividendos, oferta y readquisición de acciones, utilidades, expectativas, etcétera).

Con los múltiplos se puede prever el comportamiento del mercado. Hay una máxima que dice que cuando los múltiplos están cerca de máximos históricos, la probabilidad de una baja en el índice es mayor, mientras que, si están cerca de mínimos históricos, aumenta la probabilidad de un movimiento de alza.

Los múltiplos más utilizados

– Precio/Utilidad

Indica cuántas veces está dispuesto a pagar el mercado por las utilidades anuales de una empresa. Nos proporciona información del riesgo y la rentabilidad de una compañía. Así, por ejemplo, cuando una acción tiene un múltiplo Precio/Utilidad de 10 veces (10 veces la utilidad que el inversionista va a recibir en los siguientes años), quiere decir que la compañía percibe ganancias anuales de $1 peso por cada $10 del precio de la acción, y que tomaría 10 años recuperar la inversión inicial (si permanecieran constantes en el tiempo los precios y las utilidades actuales). Entre más alto sea el múltiplo, hay más riesgo, porque se tendría que esperar más tiempo para recuperar la inversión.

Este múltiplo se obtiene dividiendo el valor actual de mercado de una acción (precio) entre las utilidades de los últimos 12 meses de la empresa (o de las estimadas para los siguientes 12 meses), divididas por el número de acciones emitidas. Obviamente el múltiplo no es estático: fluctúa a diario con las variaciones del precio de la acción. Para su cálculo casi siempre se toma la última cotización, pero también se toma el precio promedio del año, cuando se trata de un activo muy volátil.

Aunque se suelen tomar como más positivos los múltiplos bajos (porque eso significa que las empresas tienen posibilidad de crecer), las emisoras que esperan una expansión importante y utilidades mayores, y que por consiguiente registren múltiplos Precio/Utilidad más elevados, pueden ser una franca recomendación de compra, precisamente por esa capacidad de generar ingresos.

También, si el múltiplo Precio/Utilidad de una acción se ubica sustancialmente abajo del promedio del sector, podría implicar que el valor justo o real de una compañía no ha sido identificado por el mercado, y que hay una buena oportunidad de compra para su acción.

– Precio/Valor en libros

Indica el número de veces que los inversionistas están dispuestos a pagar por encima del valor contable de una acción. Por ejemplo, si un título tiene un precio de $21 pesos, y su valor en libros es de $10 pesos, significa que su múltiplo Precio/Valor en libros sería de 2.1 veces, un múltiplo relativamente caro, puesto que el referente debería ser igual a uno.

Este múltiplo compara el precio de la acción de una empresa en el mercado con respecto a su valor en los libros de contabilidad (activos menos pasivos). Aquí hay que tener en cuenta que si el valor de mercado de una empresa (la cotización de su acción) es mayor a su valor en libros, ello puede deberse a que el primero incorpora un activo intangible: el poder de la marca. Es posible entonces que no se encuentre necesariamente sobrevaluada con respecto a otras empresas de su mismo segmento. Con todo, el múltiplo P/VL es una medida del valor creado por la misma empresa para sus accionistas, porque es igual al valor presente de los pesos que los accionistas esperan recibir por invertir en el negocio. Las empresas que cotizan con un descuento respecto al valor libro de empresas comparables se consideran subvaluadas.

–Valor de la Firma/EBITDA. Se obtiene dividiendo el Valor Empresa (Capitalización Bursátil + Deuda Financiera Neta) entre el EBITDA (beneficio antes de intereses, impuestos, provisiones y amortizaciones: Earnings Before Interest, Taxes, Depreciation and Amortization en ingés). El EBITDA es un indicador del flujo de caja generado por la firma antes de todos los gastos discrecionales, y es un factor clave, pues así se obtiene una imagen fiel de la situación real de una empresa.

El múltiplo VF/EBITDA, entonces, señala cuánto tardaría una emisora en cubrir el precio que los inversionistas pagan por su acción, pero tomando en cuenta lo que ésta debe a sus acreedores y accionistas. Es similar al múltiplo Precio/Utilidad, pero añadiendo estos factores. En el ejemplo que mencionábamos anteriormente, en el que la compañía tiene utilidades anuales de un peso mientras que su acción cotiza en $10 pesos  (y consecuentemente tendrían que pasar 10 años para recuperar el costo de la acción), se suma un elemento adicional: si la emisora tiene pasivos que le significarían destinar 50 centavos del peso generado por utilidades para pagar sus deudas, ello lleva a que el inversionista deberá esperar 20 años para recuperar su inversión (múltiplo VF/EBITDA de 20). Obviamente este múltiplo, en una empresa que no tiene pasivos, será más atractivo.

Anuncios

Un pensamiento en “ACCIONES: CALCULA SU VALOR

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s