UNA COMIDA DIARIA DE NEGOCIOS

Cómo sobrevivir a…

UNA COMIDA DIARIA DE NEGOCIOS

 [Por Dr. Gonzalo Solis]

El vino tiene ventajas y desventajas.

 

 Si el evento fuese ocasional, esa comida inevitable de negocios cada mes o quincena, el riesgo sería menor, pero si solemos cerrar negocios en mesas bien aderezadas con viandas y bebidas, lo mejor será seguir estos consejos.

Iniciar, por ejemplo, con un desayuno con pan en diversas variedades, mantequilla y mermelada, podría provocar la ingesta del 20% de todas las calorías que necesitamos en el día. Para el almuerzo ya deberíamos de moderarnos. ¿Cómo lograrlo? Cuando te ofrezcan la carta de entradas, selecciona algo ligero, como una ensalada César o un poco de germen de trigo con salsa de queso y nuez o almendras. Además de que estarás recibiendo un platillo excelente a la vista y al paladar, serán poquísimas las calorías de ingesta. La puedes acompañar con una copa de vino, que te ayudará a una buena digestión.

Sin caer en los productos light, lo adecuado es pedir a continuación una sopa minestrone o un caldo de verduras, cuyo contenido de vitaminas y oligoelementos antioxidantes te proporcionará una digestión sencilla.

Para combinar la línea alimenticia con la carga calórica, como plato fuerte puedes pedir un pescado al vapor con arroz cocido, o un sushi. Si vas a consumir carne, marida el vino sin olvidar que éste tiene sus ventajas y desventajas. Las primeras son obvias, y dentro de ellas están los taninos, sustancias que son capaces de disminuir la aglomeración de grasas dentro de las arterias y de disminuir los riesgos de enfermedades vasculares, cardíacas o cerebrales.

La desventaja es que si tomas más de dos copas, las calorías sobrantes van a acumularse al paquete de grasa abdominal, generando no sólo sobrepeso, sino un factor de riesgo cardiovascular.

Muy pocos ejecutivos pueden decir no al postre y ésta es la parte más peligrosa de la misión, porque se acercan dos cosas importantes: la primera, cerrar el negocio adecuadamente, y la segunda que las calorías totales no excedan las 800. Pero no tienes que sacrificarte: si en vez de pedir una rebanada de pastel de chocolate o cualquier otra sofisticación dulcísima, optas por un pastelillo de frutas o un strudel de manzana, obtendrás el placer del postre sin tantas calorías adicionales.

Tampoco hay que olvidar que el colofón del evento es el café o té, que preferiblemente debe ser endulzado con Splenda. No uses aspartame ni azúcar: Splenda es un producto derivado del cambio químico a la molécula de la glucosa, que no impacta en el número de calorías.

Cuestión de hábitos

Para evitar el desagradable aumento de talla, producto de una agenda llena de comidas en restaurantes, hay que tener los hábitos adecuados, como tomar de 1.5 a dos litros de agua durante el día (sin incluir jugos, leche u otros líquidos), además de realizar ejercicio físico mínimo durante 40 minutos al día, de preferencia cardiovascular. También hay que seguir las reglas básicas que guían el consumo de alimentos adecuado al nivel de tus necesidades. Estas medidas son tres: cantidad, calidad y horarios de alimentación.

  • Cantidad: además de que no es bien visto comer mucho, la dificultad para las funciones digestivas es mayúscula, por lo que hay que ser educados y moderados.
  • Calidad: consumir alimentos de los que no conocemos su procedencia, frescura, modo de preparación e higiene, puede poner en riesgo la salud.
  • Horarios: son fundamentales, y posiblemente es a lo que menos caso le hacemos. Si crees que una reunión es más importante que comer y dejas pasar tu hora de alimentación, el estómago secretará ácido clorhídrico, junto con otras enzimas digestivas, que si no encuentran alimento sobre el cual actuar, lo harán contra la pared del estómago o del duodeno. Además, si eres reactivo al estrés, la combinación puede provocar una gastritis erosiva o una úlcera péptica.

No dejes de ir al restaurante que te guste ni dejes de agendar comidas de negocios. Sólo sigue estos consejos y recuerda que tu mejor inversión es la salud.

Menos calorías

[Por Lorena Maldonado]

Para aumentar un kilo de peso se requieren siete mil calorías extra, lo que significa que por cada semana, con un consumo de 3,500 calorías diarias extras, se puede aumentar medio kilo. Por eso, ten mucho cuidado con las porciones, pues en los restaurantes sirven raciones mayores a lo recomendado. Mejor pide platillos para compartir, o divide tu orden en dos y la segunda parte ¡guárdala para la cena!

Suma lo que consumes

Tiempo

Alimento

Calorías

Entrada Totopos 15 por pieza
Antojitos mexicanos en miniatura Ninguno menor a 50
Verduras en vinagre De 5 a 10
Ensalada César 65 por plato
Germen de trigo con salsa de queso y nuez o almendras De 20 a 25 por ración
Vino (2 oz) 26
Plato fuerte Caldo de verduras De 70 a 85
Pescado al vapor con arroz cocido 185
Postre Pastel de chocolate 145
Pastel de tres leches 167
Pastel de frutas o strudel de manzana 106
Sobremesa Café o té De 15 a 20 por taza
Pan en diversas variedades De 7 a 10
Mantequilla 20 por ración
Mermeladas 50 por ración

 

Total por comida

De 417 a 760

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s